15 de octubre de 2016 09:56 AM
Imprimir

Alejandro Figueroa, de Nidera: “Estamos viendo la inversión genuina del productor en la tierra”

El country manager de la empresa en la Argentina destacó el crecimiento de las áreas sembradas con maíz, trigo y girasol; advirtió sobre la falta de inversión en infraestructura

La actividad agropecuaria fue uno de los segmentos que supo capitalizar el impulso de las medidas económicas dispuestas por el Gobierno. La baja de cinco puntos en las retenciones a la soja y la eliminación de ese impuesto para otros cultivos cambió el marco y la ecuación para los diferentes actores de la cadena del sector, que ve un repunte a corto plazo. Así lo entiende Alejandro Figueroa, country manager de la semillera Nidera: “El productor reaccionó muy rápidamente. Estamos viendo señales tempranas no solo este año sino para el año que viene”.

Para el ejecutivo, los signos de la reactivación se perciben en “la demanda de insumos, semillas, fertilizantes y productos para la protección de cultivos” que creció frente al año anterior pese a las dificultades climáticas. “Vemos señales sumamente positivas de inversión en la actividad”, afirma.

Para Figueroa, el nuevo escenario impulsó a los productores a cambiar sus cultivos. “Se incrementaron los cultivos de maíz, trigo y girasol, que si bien es un cultivo más modesto en términos de superficie es típico y tradicional de la Argentina, versus la soja requieren más fertilizantes. Estamos viendo esa demanda que es inversión genuina del productor en la tierra”, analiza.

No obstante, advierte sobre los temas pendientes para el sector: infraestructura y tecnología. “Son temas que a futuro podrían condicionar el crecimiento. Los privados invirtieron en activos, y el Estado tomó debida nota, con el Plan Belgrano y otras iniciativas desde el punto de vista vial y ferroviario para facilitar el tránsito de la producción hasta las plantas de molienda y los puertos”, analizó.

Para Figueroa, el segundo factor está vinculado con el uso de la tecnología, tema candente hoy con el debate de la Ley de Semillas. “Está en plena discusión, y en este ámbito de pluralidad y de distintas miradas se va a llegar a un acuerdo razonable. La industria, el Gobierno y los productores están poniendo sus argumentos pero el objetivo principal es no comprometer la productividad de Argentina en el futuro. Si nos quedamos atrás tecnológicamene pierde el conjunto del país de acá a tres, cinco y siete años”, concluyó.

Fuente:

Publicidad