21 de noviembre de 2009 07:28 AM
Imprimir

Tucuras : Contra una nueva invasión

Los grupos CREA del sudoeste bonaerense advierten sobre la peligrosa presencia de las tucuras

Esta vez la advertencia llega justo a tiempo. Los productores de los grupos CREA del sudoeste bonaerense solicitan que se realicen aplicaciones generales de insecticidas para controlar en forma urgente el desarrollo de las tucuras. El objetivo es evitar los importantes daños de la campaña pasada.

"Las tucuras ya están en estado de saltonas y pueden verse daños en pasturas y lotes de girasol, soja y maíz", avisa Diego Raimondi, asesor del grupo CREA Pringles II. El riesgo de no hacer nada es enorme. Si prevalecen las altas temperaturas, la semana que viene podrían comenzar a observarse perjuicios mucho más serios. Las condiciones de sequía, la siembra directa y el calor conforman condiciones ideales para un desarrollo explosivo de la plaga desde mediados de primavera y hasta el otoño. El problema es que la falta de humedad impide el desarrollo normal de algunos de los enemigos naturales de la plaga. Los hongos y parásitos que eliminan un porcentaje significativo de los huevos que luego se convertirán en tucuras.

Es importante recordar que la plaga incluye 35 especies distintas y que son polífagas, por lo que devoran todo lo que se cruza en su camino, como campos naturales, pasturas cultivadas y cultivos agrícolas. En la campaña pasada, fue un verdadero drama, como recuerdan los productores.

En estos últimos años, la especie predominante es la tucura de alas manchadas, que puede trasladarse rápidamente a velocidades superiores a los 30 kilómetros por hora. También, es considerada la más dañina por su poderoso aparato masticador.

En este caso, los chacareros del sudoeste bonaerense piden la asistencia del Estado porque aseguran que la falta de lluvias los dejó sin reservas. "La situación financiera y económica de los productores es muy delicada por las constantes sequías; no pueden hacer controles sin la ayuda del Estado", plantea Raimondi, quien asegura que los costos para combatir la plaga son muy inferiores a las pérdidas que podrían generarse si el control no se realiza.

El asesor de CREA dice que el costo del tratamiento es de 25 pesos por hectárea y la superficie que lo necesita es de 2,3 millones de hectáreas. El peligro es que si la plaga avanza se afectará la cadena forrajera y esto provocará una caída de los índices reproductivos y una disminución de la producción de carne por hectárea. Además de grandes pérdidas en los lotes de soja, maíz y girasol. Y no hay que olvidar que un ataque de tucuras sobre un cultivo agrícola en implantación puede diezmarlo y obligar a la resiembra.

"Es fundamental hacer las aplicaciones ahora; luego será tarde", insiste Raimondi. El año pasado, el gobierno de la provincia de Buenos Aires realizó tratamientos con insecticidas durante febrero. Pero para ese entonces, las tucuras ya habían acabado con buena parte de los forrajes y los cultivos de granos gruesos. La idea es que no vuelva a pasar lo mismo.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *