20 de octubre de 2016 01:02 AM
Imprimir

Estiman los efectos que el tratado de libre comercio con EE.UU. tendría en el sector vacuno español

La asociación Amigos de la Tierra ha dado a conocer un informe en el que estima que las pérdidas para el sector agroalimentario español de aprobarse el Tratado de Comercio e Inversión entre EE.UU. y la UE. El informe encargado a los Servicios Técnicos de la organización agraria COAG expone también la amenaza que representa […]

La asociación Amigos de la Tierra ha dado a conocer un informe en el que estima que las pérdidas para el sector agroalimentario español de aprobarse el Tratado de Comercio e Inversión entre EE.UU. y la UE. El informe encargado a los Servicios Técnicos de la organización agraria COAG expone también la amenaza que representa el TTIP para la seguridad alimentaria europea ya que las intoxicaciones alimentarias por la bacteria E.coli son un 5.300% más frecuentes en EE.UU. que en la UE.

En el informe, se afirma que, en un escenario de eliminación de barreras arancelarias y no arancelarias, las importaciones de EE.UU. podrían dispararse un 33.505% en carne de ave, un 3.983% en carne de porcino, un 966% en carne de vacuno, un 901% en leche en polvo y un 988% en queso

En el caso de España, el análisis apunta a un impacto especialmente negativo en los sectores de vacuno de carne, porcino, leche, frutas, hortalizas y cereales.

Específicamente en el caso de la en el vacuno de carne, se vería gravemente afectado en caso de formalizarse el Tratado. A pesar de que EEUU es un destacado importador tanto de carne de vacuno como de bovinos vivos, sus principales proveedores a nivel internacional de este tipo de productos son países que también permiten la utilización de métodos de producción prohibidos en la UE (Australia, Canadá, Méjico y Nueva Zelanda), como los promotores del crecimiento o las harinas cárnicas, por ejemplo. Esto hace que, como en EEUU, tengan costes de producción menores que los europeos.

Según Amigos de la Tierra y COAG, este informe demuestra una vez más la grave amenaza que supone el TTIP para la seguridad alimentaria, la agricultura y la ganadería europea. Es urgente avanzar hacia unas políticas económicas que garanticen el derecho a una alimentación sana y justa, que beneficie a los consumidores y trabajadores y proteja el medio ambiente.

Fuente:

Publicidad