20 de octubre de 2016 13:32 PM
Imprimir

Las exportaciones de carne vacuna no logran despegar

En el acumulado de los primeros nueve meses del año crecieron apenas 235.000 toneladas respecto del año anterior.

En septiembre las exportaciones de carnes bovinas sumaron 13.600 toneladas peso producto, equivalentes a poco más de 20.000 toneladas peso res, lo que representa un 3% menos que el mes anterior.

La caída registrada se debió principalmente a la baja en el rubro de las carnes congeladas, donde lo que pesó fue la finalización de los contratos con Israel y un retroceso de China, que verificó el volumen menor desde febrero último. En consecuencia, las carnes congeladas tuvieron una baja del 11% que arrastró a las exportaciones de carnes argentinas en su conjunto.

En este contexto hay que tener que en el acumulado de los primeros nueve meses del año las exportaciones de carnes bovinas sumaron 176.000 toneladas, casi un 10% más que en igual lapso de 2015. “La media de los primeros nueve meses de 2016 supera a la de ese lapso de 2015, pero anualizada arroja un total de apenas 235.000 toneladas, la mitad del promedio de nuestras exportaciones de carnes bovinas entre los años 1970 -2013”, detallaron desde el Consorcio de Exportadores de Carnes Argentinas (ABC).

Mario Ravettino, presidente de la entidad que nuclea a los frigoríficos exportadores, detalló: “Con leves oscilaciones, las exportaciones de carnes bovinas se encuentran estancadas en 20.000 toneladas peso res, lo que significa una pérdida de la participación de nuestro país en el mercado mundial de carnes bovinas, que por el momento no tiene visos de revertirse”.

A su vez, respecto de la Cuota Hilton de acuerdo con la Comisión Europea, al 30 de septiembre de 2016, se certificaron 6.196 toneladas dentro del contingente Hilton, lo que representaría el 21% del total correspondiente a los tres primeros meses del ejercicio 2016/17.

Además en septiembre se certificaron 1.854 toneladas, un nivel similar al del período precedente, lo que revela que se mantuvo un buen ritmo de ejecución, pese a que a la fecha aún no se ha formalizado su distribución.

Otro dato a destacar en el negocio cárnico es que la faena y la producción de carne continúan en baja por un proceso de retención de vientres.

“La carne vacuna es un producto escaso, por la liquidación del período 2007-2010 y por la fase de retención en marcha que restringe la oferta”, señaló el analista Ignacio Iriarte.

“Se sabe que hay mucha hacienda en los feedlots y mucho ganado atrasado en el campo que en algún momento de las próximas semanas comenzará a salir, pero por ahora prevalece la retención y el mercado sigue firme”, manifestó el especialista.

Además evaluó que “si la ganadería argentina no estuviera en una fase de retención y se enviara a faena todo lo que se produce anualmente, la situación sería bien diferente”.

“Con un stock de 53 millones de cabezas y una tasa de extracción del 25% la faena sería de 13,3 millones de cabezas, o sea 1,7 millones por encima de la prevista para este año”, analizó.

Esto supondría una producción de carne de 3 millones de toneladas, 400 mil superior a la producción prevista para este año.

Fuente:

Publicidad