20 de octubre de 2016 03:32 AM
Imprimir

Se disparó la industria del juicio

En el último mes las demandas iniciadas contra el régimen de ART se incrementaron un 45% según un informe de la Unión de Aseguradoras de Riesgos de Trabajo. La industria pesquera sufre el problema con aumento de la alícuota de cobertura.

Según datos de un informe realizado por la Unión de Aseguradoras de Riesgos del Trabajo (UART) en el último mes la cantidad de juicios iniciados contra el régimen de ART ascendió a 14.333 demandas.

La cifra representa un 45% más que los juicios presentados en septiembre de 2015 y una suba del 32% en comparación con agosto pasado. Con esa proporción de aumento, las aseguradoras del sistema proyectan que 2016 culminará con más de 122.140 nuevos juicios, alrededor de 15% más que los iniciados durante el año pasado.

La industria pesquera no es ajena a este problema que impacta fuertemente en los costos laborales de las empresas. Si bien no hay números específicos en el sector, el pasivo que esto genera en las compañías es “muy importante”, dijo Fernando Rivera, presidente de CaIPA.

Solo en el caso del sistema de riesgos del trabajo y, pese a que las demandas se sustancian contra las aseguradoras, el incremento de la industria del juicio se traslada a los montos que las empresas pagan por la contratación de seguros de accidentes y enfermedades vinculadas al trabajo.

Si bien en promedio el costo de la cobertura alcanza el 3,4% de la masa salarial, según el informe, la industria pesquera paga más del 800% de ese monto. Rivera reconoció que a partir de este mayor nivel de juicios las alícuotas que perciben las aseguradoras de riesgo también se dispararon. “Hace 10 años la empresa que pagaba 12% hoy está abonando 20% de alícuota, y aquella que pagaba el 14% está cerca del 25% y son pocas las aseguradoras que quieren trabajar con nosotros”, reconoció el dirigente.

El Gobierno busca corregir este desequilibrio y en junio trabajó en la elaboración de un proyecto de ley para modificar el régimen de ART que incentiva la litigiosidad. En paralelo Provincia ART, una de las prestadoras de servicios en la pesca, intenta implementar mayores controles.

Está en etapa borrador la confección de una declaración jurada a ser completada por los tripulantes cuando terminan una marea, en la que informarían cualquier accidente o enfermedad durante el trabajo en alta mar.

Los armadores vienen detectando un pico de demanda a las aseguradoras cuando terminan las zafras de calamar y langostino. “Repentinamente, como si se tratara de una maldición, oficiales y marineros que trabajaron durante la temporada sin problemas, sufren enfermedades y dolencias repentinas”, confió un armador consultado.

Otra preocupación que afecta al sector pesquero es que las demandas se presentan directamente en los tribunales capitalinos, ya que el reclamo ya no es a la empresa armadora sino a la aseguradora.

“En Capital hay jurisprudencia favorable que incentiva la industria del juicio”, reconoce Rivera. El dirigente se refiere a que los montos de las indemnizaciones se actualizan a una tasa activa –en la provincia de Buenos Aires es pasiva- y en CABA se aplica el fallo Méndez, que establece la liquidación por incapacidad hasta los 75 años, mientras que en jurisdicción provincial se aplica el fallo Vuotto, que determina que la incapacidad concluye con la jubilación.

El relevamiento de la UART destacó que si se analiza la cantidad de juicios iniciados en relación con la cantidad de trabajadores cubiertos por el sistema, se observa una tendencia creciente durante los últimos años, registrando un valor máximo en 2016, donde se ha llegado a una demanda cada 133 trabajadores

Fuente:

Publicidad