31 de marzo de 2010 09:10 AM
Imprimir

Continúa la investigación sanitaria forestal

Con el objetivo de preservar el medio ambiente se realizan tareas experimentales, inéditas en la región.

Autoridades de la provincia, financiadas por Nación, investigan para frenar las plagas que afectan actualmente a pinos, álamos y sauces.

La dirección provincial de Regulación, Fiscalización y Sanidad -dependiente del ministerio de Desarrollo Territorial- informó que trabaja en el programa Sanitario Provincial mediante relevamientos a campo para determinar la situación sanitaria de las plantaciones de pinos y álamos en la Provincia. Las plagas que están bajo control son “Sirex noctilio” en pinos y “Taladrillo de los forestales” en alamedas.

Estas acciones, incluidas en el Plan Productivo Provincial, se encuentran en etapa experimental ya que no se han realizado tareas semejantes a nivel regional. Hay que destacar que para llevar a cabo este programa se cuenta con la colaboración de la Coordinación de Política Forestal, la dirección de Sanidad Vegetal y las Agencias de Producción, dependientes de la subsecretaría de Producción y Desarrollo Económico. Este trabajo, se realiza con financiamiento del ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, y pretende establecer un mapa sanitario de esas dos plagas para poder planificar las acciones de control y fiscalización para la próxima temporada.

Control de la avispa sierra del sauce

Dentro del mismo programa, el viernes pasado, en la zona de influencia del río Agrio en la localidad de Loncopué, se tomaron muestras para evaluar la efectividad de los productos que se emplean para controlar el avance de la avispa sierra del sauce (Nematus oligospilus), cuyas larvas se alimentan de las hojas de los sauces. El objetivo del ensayo es tener una herramienta de control efectivo, de fácil aplicación por parte de los afectados (municipios, productores ganaderos y prestadores turísticos entre otros) y que sea inocua para el medio ambiente.

Los productos utilizados son orgánicos porque evitan la contaminación de los cursos de agua. El problema que causan las poblaciones de avispas es que su crecimiento aumentó tanto que actualmente defolian por completo a las plantas atacadas y eso produce, al menos, tres problemáticas relacionadas: En primer término, el ganado se queda sin la única sombra con la que cuentan; por otro lado, también se produce un impacto negativo para el turismo que no puede disfrutar de espacios verdes con sombras, y por último; el ataque recurrente debilita las plantas hasta matarlas, lo que produce la pérdida del efecto protector de riberas que tienen las raíces de los sauces.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *