2 de noviembre de 2016 14:20 PM
Imprimir

¿Por qué es importante la bioseguridad en la sala de incubación?

La restricción del uso de antibióticos es ya una realidad que afecta también a las salas de incubación y por ello, es la bioseguridad una de las herramientas claves para garantizar una producción segura y viable tanto en la incubación como en el nacimiento de los pollitos. Para la producción de pollitos, las operaciones de limpieza y desinfección […]

La restricción del uso de antibióticos es ya una realidad que afecta también a las salas de incubación y por ello, es la bioseguridad una de las herramientas claves para garantizar una producción segura y viable tanto en la incubación como en el nacimiento de los pollitos.

Para la producción de pollitos, las operaciones de limpieza y desinfección en las salas de incubación se presentan como uno de los primeros puntos críticos a valorar dentro del correcto manejo de las incubadoras. Es de importancia señalar que, el correcto manejo de los residuos de la incubación es fundamental para el control de diversas enfermedades.

fig7

Asimismo, es necesario contar con sistemas de verificación de resultados de los procedimientos de limpieza y desinfección, así como de registro de los productos utilizados y del personal encargado de ello.

 

 

La bioseguridad y el personal de la sala de incubación 

De todos es sabido que dentro de la implantación de los programas de bioseguridad, el papel que juegan los veterinarios, técnicos y operarios es de trascendental valor.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

La concienciación de la importancia de las buenas prácticas higiénicas, de la limpieza y desinfección en todo el proceso productivo, así como la formación continua e implicación de todo el personal, es la base del éxito en la implantación de los programas de bioseguridad en las plantas de incubación.

Los procedimientos dentro de los programas de bioseguridad deben cumplir tres premisas: sencillez, claridad y accesibilidad, para que todos los empleados, de cualquier nivel de preparación o tecnificación, puedan encontrarlos útiles.

Los empleados deben conocer claramente los procedimientos de seguridad y esto debe incluir el uso de ropa y calzado exclusivo para cumplir con las normas básicas, que no mínimas, de bioseguridad.

fig8

 

La limpieza y desinfección en las plantas de incubación 

Una vez que sacamos los pollitos de las bandejas después de su nacimiento, debemos retirar de las mismas todo el plumón y los residuos de incubación que pudieran quedar.

A continuación, debemos realizar un lavado en profundidad de las máquinas, el techo, las paredes, los marcos de extractores y ventiladores, el suelo y las bandejas y carros de incubación.

Cuando el lavado de los equipos se produce a alta presión y a temperatura templada es mucho más efectivo. Además, es imprescindible retirar toda la materia orgánica posible producida en cada nacimiento antes de aplicar el desinfectante.

Posteriormente se aplicará un segundo lavado para retirar el detergente que se recomienda se efectúe también con agua a alta presión, y en el caso de que aún se detecte algo de materia orgánica, también se podrá utilizar agua caliente.

fig9

Después del paso anterior, se procede a desinfectar el equipo, las máquinas, las distintas superficies de la sala, las bandejas y los carritos de los pollitos, así como las distintas estructuras que forman parte de los equipos de ventilación y extracción de la sala.

En cuanto a la aplicación del detergente y desinfectante, se debe respetar el tiempo de actuación así como el modo de empleo y la dosis recomendada por el fabricante.

Cabe señalar que los productos a utilizar en las salas de incubación deben ser de fácil manejo para los empleados y activos en aguas duras y a cualquier temperatura.

Por otro lado, los productos empleados deben ser seguros en su uso, es decir, no deben presentar por ejemplo los inconvenientes del formaldehído. Como sabemos, después de la puesta en marcha de la Directiva Europea en julio del 2014, no podemos emplear productos desinfectantes en base a formaldehído, puesto que se le ha asociado directamente como cancerígeno.

Asimismo, los productos empleados deben ser efectivos frente a virus, bacterias, hongos, esporas y coccidios. En las incubadoras podemos encontrar microorganismos como salmonellas, estafilococos, pseudomonas, bacterias colibacilares u hongos responsables de aspergilosis o candidiasis que pueden ocasionar graves problemas sanitarios, por ello, es de vital importancia que el producto elegido para la limpieza y desinfección sea efectivo contra estos microorganismos.

Fuente:

Publicidad