9 de noviembre de 2016 01:43 AM
Imprimir

Alerta “roja” por un nabo que desarrolló resistencia a un herbicida poderoso

Así lo calificó Aapresid que encontró un biotipo que sobrevive al 2,4-D en la provincia de Buenos Aires. Las pruebas fueron de la Uncpba.

En el centro y sudeste de la Provincia de Buenos Aires se confirmó la aparición de Brassica rapa (L.), comúnmente conocida como nabo, resistente al potente herbicida 2,4-D, según comprobaciones realizadas por la Asociación Argentina de Productores en Siembra Directa.

El nabo es una maleza que se encuentra naturalizada en todas las provincias de la Argentina y en general está presente en potreros, rastrojos, banquinas y áreas marginales. Es una especie originaria de Europa y Asia y es considerada de importancia a nivel mundial por provocar reducciones de productividad en cultivos y campos de pastoreo. Pertenece a la familia Brassicaceae que está conformada por aproximadamente 350 géneros y 3000 especies de distribución cosmopolita.

Según Aapresid, en el centro y sudeste de la provincia de Buenos Aires, durante los últimos dos años se han observado controles erráticos en tratamientos realizados con 2,4-D, esta situación ha provocado sospechas de la presencia de un biotipo resistente en el partido de Azul.

 

 

Estudio

Con el objetivo confirmar esta resistencia, el Grupo de Investigación de Terapéutica Vegetal de la Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires, inició ensayos exploratorios para la evaluación y determinación del índice de resistencia del biotipo.

En condiciones de invernadero se realizaron bioensayos de dosis respuesta. Para esto se recolectaron semillas de la maleza de lotes donde se registraron fallas de control y se sembraron en macetas. Las plantas crecieron hasta el estado de roseta 6 hojas y posteriormente fueron aplicadas con 2,4-D sal dimetil amina CS 60 % a dosis de 0, 50, 100, 200, 400, 800, 1600, 3200 y 6400 g ea/ha. Como testigo fue utilizado un biotipo sensible obtenido en la misma localidad.

Se observó que las plantas del biotipo resistente sobrevivieron a dosis de hasta 800 g ea/ha mientras que las del biotipo susceptible sólo hasta 200 g ea/ha.

El índice de resistencia calculado a partir del peso seco final a los 42 días desde la aplicación resultó de aproximadamente 5.

Como antecedentes se destaca que en nuestro país hay registros confirmados de resistencia múltiple de esta especie a glifosato e inhibidores de la ALS, y específicamente en Azul hay biotipos resistentes a la EPSPs y ALS que fueron confirmados por este grupo de trabajo. Se alerta que dichos biotipos podrían cruzarse con el biotipo resistente a 2,4D denunciado.

Los denunciantes son los ingenieros agrónomos Víctor Juan, Soledad Ciolli, Horacio Saint André, Federico Núñez Fré y Ricardo Fernández, integrantes del grupo de investigación de Terapéutica Vegetal FAA-Uncpba.

Fuente:

Publicidad