9 de noviembre de 2016 03:01 AM
Imprimir

España : Uso de fertilizantes ¿Cuánto se abona en esta época del año?

Agronews charla con José Ángel Cortijo, técnico y responsable de la Zona Norte en Fertiberia, quien responde a cuestiones que muchos agricultores se hacen en una época como ésta en la que algunos preparan el uso de fertilizantes en sus terrenos.

Tras las cosechas más importantes -o rentables- del año, muchos agricultores que ya están rematando su remolacha, miran de reojo al cereal de invierno. Una preparación, la de la tierra, a la que se deja por un tiempo respirar para recuperar los minerales invertidos en la germinación de sus cultivos. En esa tarea son muchos quienes dudan sobre si es conveniente abonar el terreno o ahorrar costes y hacerlo ya cerca de la siguiente campaña.

 

 

El uso de fertilizantes en este caso se convierte en una pieza clave y por ello, Agronews ha charlado con Fertiberia, una de las empresas que no solo los produce y distribuye, sino que, a mayores, ofrece análisis de suelo para saber qué necesidades o carencias tienen los terrenos de aquellos que lo solicitan.  José Ángel Cortijo, técnico y responsable  de la Zona Norte en la compañía ha incidido precisamente en la importancia de realizar estas analíticas.

 

– ¿El agricultor ha tomado más conciencia a la hora de usar fertilizantes?

 

– En los últimos cinco años sí he observado un cambio en este comportamiento. Nosotros intentamos transmitir al agricultor que debe saber su composición y deben ser capaces de descifrar qué es lo que puede dar ese terreno. Para eso están los análisis de suelo.

 

– En Castilla y León la orografía da lugar a diferentes tipos de suelos ¿Eso incide en el tipo de abono a usar?

 

Sería una cuestión amplia de responder; pero sí, hay provincias más demandantes de analíticas que otras. Por ejemplo Burgos, León, Valladolid o Zamora son aquellas que más las solicitan. En Burgos y Valladolid pinches donde pinches se obtiene un suelo básico pero en León, Zamora o Salamanca, según la zona de la provincia, podemos obtener desde suelos básicos hasta ácidos o  neutros. Es importante saberlo porque algunos agricultores suelen tener su explotación repartida en varios lugares.

 

“Si a los agricultores se les preguntase si todos los tractores son iguales dirían que no, si se les pregunta por abonos, dudo que dijesen lo mismo”

 

-Cuando se habla de abonos y tipología -complejos, blending- ¿Los agricultores los conocen bien?

 

-En ello trabajamos. Deben conocer que no todos los abonos son iguales y desgraciadamente en el sector no se le da suficiente importancia a la hora de escoger el abono. Muchos se piensan que todos son bolitas de color y que todos realizan lo mismo. Si preguntasen a un agricultor si todos los tractores son iguales, responderían con rotundidad que no. Probablemente si se les pregunta lo mismo por los abonos, dudo que contestasen eso.

 

-¿Por qué?

-Porque falta mucho por trabajar en este campo. Saben que son distintos en las formulaciones que se usan o en el nombre, pero la composición y el comportamiento de las materias primas aún es un talón de Aquiles.

 

 

El uso de fertilizantes, una “inversión”

 

Uno de los aspectos al que, casi en primer lugar, se le da prioridad es el que afecta al bolsillo. Ahí Cortijo es claro, entiende que sea un factor que pueda incidir a la hora de tomar decisiones sobre el fertilizante a usar pero no quiere que se vea como un gasto, sino como una “inversión”:

 

 

– ¿Hay agricultores que priorizan el ahorro a la rentabilidad que pueden obtener volviendo a abonar?

 

– La verdad es que sí.  Hasta cierto punto, es lógico que la primera pregunta sea “¿Cuánto me voy a ahorrar?” pero si el gasto en fertilizantes se hace de forma adecuada, esto es, realizando una analítica previa que permita conocer las necesidades del suelo, es un gasto amortizable y repercute en la explotación.

 

Siendo honestos ¿Eso se da con frecuencia?

 

– Hombre, si el agricultor pone su dinero en productos no solubles al 100 por cien, con equilibrios bajos o no adaptados al suelo que se está aplicando, costará más.

 

-En este punto, la divulgación por vuestra parte será primordial ¿No?

 

-Sin duda, desde el servicio agronómico nuestro se dan charlas y se asesora en todo lo que necesiten los productores, hacemos todo aquello que el cliente considere, incluidos análisis previos del suelo de forma gratuita. Tenemos nuestro propio laboratorio y eso permite que podamos no sólo analizar sino interpretar los datos con un técnico experto; saber qué es lo que le pasa. Por tanto, la información que se desprende del análisis nuestro se vuelve aún más útil.

 

 

EN TRES DATOS

  • Durante un ensayo realizado por AIMCRA, se observó que hasta un 70 por ciento de las mediciones no cumplían las proporciones de nitrógeno, fósforo y potasio que deberían tener las “blending”
  • Para que el abono de mezcla fuese tan rentable como el complejo debería costar 82 euros por tonelada menos. El estudio dictaminó que se distribuye de manera más homogénea en un terreno el abono complejo.
  • Según el MAGRAMA en el primer semestre de 2016 el consumo de abonos ha caído un 14,5 por ciento, produciéndose menos de 2,1 millones de toneladas

 

De utilidad son también los últimos datos aportados por el Ministerio de Agricultura que, a tenor de lo registrado en el primer semestre de este año, no son halagüeños para el sector de fertilizantes en España. Un descenso de más del 14 por ciento en consumo de fosfatados y nitrogenados que, a excepción de los potásicos, también repercute en el nivel de ventas de estos productos.

 

 

– ¿Preocupa saber  algo así?

 

De estos datos me da temor sobre todo desde lo agronómico, esto es, que el agricultor pierda miedo a dejar de abonar de fondo. Estamos en plena campaña y muchos siembran sin abonar, por campañas de marketing de otras compañías o por comodidad. El cultivo que está siendo abonado de forma correcta tiene mayor rendimiento. En un sector en el que, si no se controlan los medios, no se tiene nada asegurado.

 

– Y repercute en el suelo…

 

– Es que se agotan las reservas que tiene sin un abono previo. Es mucho más barato mantener un control adecuado con rotaciones y abonado que tomar la decisión de no usar fertilizante. Si ´se ha abonado para sacar 3.000 kilos y se sacan 4.000 eso sale de las reservas del suelo y por tanto no hacerlo sería una temeridad no corregir el agotamiento.

 

– Por lo tanto, ¿la solución está en poner fertilizante para corregir los excesos de uso?

-No es bueno ni abonar mucho ni abonar nada; se tiene que encontrar un equilibrio en la producción media que el agricultor tenga en mente. Y ahí es donde debe trabajar.

 

Cortijo concluye recordando a los agricultores, sean de donde sean, una cosa: “Su mayor herramienta de trabajo es el suelo, deben conocerlo bien”. En definitiva, no aprovecharse de él más allá de lo aprovechable. Que no es poco.

Fuente:

Publicidad