11 de noviembre de 2016 12:23 PM
Imprimir

Demoran ley para frutas de carozo y pepita

Establece un sistema de trazabilidad obligatorio, busca detectar si la fruta comprada al productor va a exportación o mercado interno.

Frente a la crisis que atraviesa el sector de la pera y la manzana pero también las frutas de carozo como cerezas y durazno, la diputada María Emilia Soria (FPV, Río Negro) pidió a los legisladores de la comisión de Agricultura “una señal urgente para los productores”.

 

La crisis frutícola que castiga al Alto Valle llegó a su máxima exposición pública cuando este año miles de personas se agolparon en Plaza de Mayo en la Ciudad de Buenos Aires para recibir alguna pera o alguna manzana gratis de mano de los agricultores patagónicos.

 

Las quejas de los productores vienen de hace mucho tiempo y subrayan el enorme poder de las empresas exportadoras, así como de los supermercados donde el kilo de fruta puede ser “30, 40 o 50 veces más alto que el que se le paga al productor”, señaló la diputada a El Enfiteuta.

 

La legisladora propone un sistema de trazabilidad para saber si el producto queda en el mercado interno o se vende en el exterior, como una forma de tener referencia para establecer un precio más junto al productor.

 

Los fruticultores sostienen a su vez que las empresas les pagan 1,30 peso por kilo de fruta, pero no al contado sino “en 12 cómodas cuotas”, mientras tanto los pequeños agricultores del Alto Valle constatan precios en góndola de entre 35 y 50 pesos el kilo.

 

En la comisión de Diputados, legisladores del oficialismo pidieron “más tiempo” para estudiar la mejor forma de implementar la iniciativa. Argumentan que el sistema de trazabilidad ya existe, pero solo lo cumple un 30% de los productores debido a que los más pequeños no pueden afrontar los gastos que el sistema requiere.

Fuente:

Publicidad