2 de abril de 2010 21:15 PM
Imprimir

Alertan que la Argentina no cubrirá un 20% del cupo de carnes premium

Con meses de demora, comenzó a adjudicarse el 60% de la Cuota Hilton que faltaba. Sin embargo, frigoríficos aseguran que no podrán cumplir con la totalidad del cupo que permite exportar cortes con preferencias arancelarias, dado que falta hacienda y restan apenas 90 días para que venza el plazo.

En estos momentos, la situación en la industria cárnica es una verdadera olla a presión. Al cierre de exportaciones decretada por el secretario de Comercio, Guillermo Moreno, que busca inundar el mercado de cortes cárnicos y hacer retroceder los precios –que subieron un 30% en lo que va del año-, hay que agregarle la problemática que enfrentan los frigoríficos para cumplir este año con la Cuota Hilton.  
Este cupo de exportación sin aranceles consiste en 28.000 toneladas anuales de carne vacuna sin hueso de alta calidad que la Unión Europea otorga a países productores, siendo la Argentina el más beneficiado, dado que maneja cerca de la mitad de toda la Hilton. Si bien los cortes que originalmente integran la cuota son más, los que actualmente se liberan son tres: bife angosto, lomo y cuadril.

Se trata del negocio más jugoso para los frigoríficos y productores, que anualmente totaliza unos u$s330 millones.

El dato a destacar es que, según confirmaron empresarios a este medio, este miércoles llegaron los primeros telegramas a los frigoríficos y productores con la asignación definitiva de la cuota, es decir, unas 16.800 toneladas que todavía no tenían dueño.

Es un hecho destacable, dado que desde el 5 de febrero la ONCCA venía "pateando" este trámite. El Gobierno había fijado como fecha límite el 19 de marzo pero, por orden de Moreno, la asignación había quedado stand by hasta ayer.

Sin embargo, que se resuelva este demorado proceso, no es garantía de que el cumplimiento de las exportaciones no esté en riesgo.

Sucede que, desde que se abrió el nuevo ciclo (que comenzó en julio de 2009 y finaliza a fines de junio de este año), de la Argentina salieron únicamente 7.365 toneladas, menos de las 11.200 toneladas habilitadas mediante cuatro adelantos que dio la ONCCA. De este modo, la industria ya acarrea un remanente de poco más de 3.800 toneladas.

Esto implica que, en nueve meses únicamente se pudo enviar el 26% del cupo total que compran los importadores europeos.

Por lo tanto, en sólo tres meses deberá completarse el faltante.

Pasando en limpio: esto equivale a más de 20.600 toneladas –es decir, las 16.800 toneladas que acaban de asignar, más las 3.800 toneladas ya adjudicadas mediante los adelantos pero que no pudieron salir del país por problemas con la entrega de los pre ROE y los ROE, dos pasos burocráticos que regulan las exportaciones-.

Un dato no menor es que, solamente en logística, se requieren 20 días, por lo tanto, las empresas disponen de poco más de dos meses reales para procesar, empacar y poner en el barco su cargamento.

En diálogo con este medio, Miguel Schiariti, presidente de la Cámara de Industria y Comercio de Carnes de la República Argentina (Ciccra), destacó que "el atraso es preocupante" y que "con toda la suerte, la Argentina va a poder exportar 15.000 toneladas".

De confirmarse estas proyecciones, esto implicaría que la Argentina, en total, para el ciclo 2009/10, estaría exportando únicamente 22.400 toneladas, un 20% menos del nivel del cupo que otorga la Unión Europea.

Esto implica que quedarían desiertas poco más de 5.500 toneladas.

El dato cobra relevancia si se tiene en cuenta que, hace pocas semanas, el Gobierno festejó la decisión del Viejo Continente de ampliar en 1.000 toneladas el cupo para la campaña próxima.

"No se puede llegar a término. Incluso hay empresas que recién ahora están logrando los ROE que quedaban del cuarto anticipo", explicó el directivo de una cámara que pidió reserva.

Al respecto, recalcó que, además de problema de tiempos, hay un tema de escasez: "Para cumplir con este faltante se necesita más de 1 millón de cabezas".

Lo preocupante es que, actualmente, si falta algo en el país es ganado. Según confirmaron fuentes del sector, por mes se están faenando 150.000 novillos pesados.

Cabe destacar que, de cada animal, apenas un 15% se destina a la Hilton. El resto va como exportación común o para el mercado interno.

Para el directivo de la cámara, "es un hecho que la Argentina este año no va a cubrir la cuota. Puede bajar el nivel de incumplimiento si el ministro de Agricultura consigue lo que le prometió a la Mesa de Enlace, como la autorización inmediata de los ROE".

Con respecto a las consecuencias que puede traer no cumplir con la cuota, el empresario se mostró desconcertado: "La verdad es que no sabemos. Hasta ahora no hay antecedentes de que, faltando tres meses, no hayamos cumplido con el 60% del cupo".

Además, no ocultó su preocupación por el reclamo de los importadores alemanes, que días atrás se comunicaron con el embajador argentino en ese país, Guillermo Nielsen, para reclamar por las demoras.

Un conflicto de difícil resolución
Sin embargo, no todo el conflicto está relacionado con los cortes premium.

La industria está inmersa en un grave conflicto, marcado por la falta de stock bovino, suba de precios al consumidor y pérdida de mercados internacionales.

La cronología de los hechos marca que, tras la liquidación de 10 millones de cabezas en apenas tres años, comenzó la escasez en el mercado, con lo cual, ante el juego de oferta y demanda, los precios se recuperaron. Dada la mayor rentabilidad, muchos productores hoy por hoy prefieren retener animales y no volcarlos al mercado.

Así, con un mercado que tiene menor oferta y los mercados externos cerrados, la actividad de los frigoríficos es muy baja.

En diálogo con este medio, Pedro Apaolaza, presidente de CARBAP, destacó que "las plantas están trabajando muy por debajo de su capacidad y está provocando que prácticamente todas tengan un exceso de personal. Por eso hay suspensiones o despidos".

Al respecto, el secretario general del Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Carne, Silvio Etcheun, alertó "de 173 plantas frigoríficas en todo el país, 2.640 trabajadores se encuentran ´parados´ o despedidos".

Schiariti, de Ciccra, aportó otros números, pero que igualmente muestran que la actividad frigorífica está en problemas: "Según nuestras estimaciones, hay 70 plantas con problemas y unos 2.000 empleados complicados".

"Cuando se cierran las exportaciones, los empleados de frigoríficos que dependen de esta actividad están en serias dificultades, porque el 65% de la plantilla está afectada a tareas como el empaque y sólo el 35% trabaja en faena o mantenimiento", explicó el directivo.

En lo que respecta al mercado interno, Apaolaza estimó que "este año se van a faenar 4 millones de cabezas menos que el año pasado" y, por lo tanto, "van a faltar unas 600.000 toneladas para consumo".

Además, proyectó que, "cuando empiecen las heladas, va a profundizarse el desabastecimiento", por lo cual, "va a haber nuevas subas de precios en las carnicerías, del orden del 10 al 12%".

De este modo, ratificó que, hacia fin de año se mantendrá débil el nivel de consumo per cápita, cercano a los 55 kilos, uno de los valores más bajos en años.

Juan Diego Wasilevsky

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *