2 de abril de 2010 11:34 AM
Imprimir

Críticas al nuevo peso de faena

Las entidades rurales dicen que el mínimo de 280 kg provocará más escasez de carne

Ante la vigencia del nuevo peso mínimo de faena, que a partir de ayer se fijó en 280 kilos, las entidades dijeron que éste generará una escasez temporal de carne y que no logrará incentivar la producción. El cambio en el peso de faena fue anunciado por el Gobierno la semana pasada y su objetivo es aumentar cada dos meses 10 kg el mínimo, hasta llegar a los 320 kilos en febrero de 2011. "Esta medida permitirá aumentar el volumen de carne disponible en el mercado en forma marcada", dijeron al momento del anuncio desde el Ministerio de Agricultura. Las entidades intentaron frenar su aplicación, sin éxito, en la reunión que mantuvieron con el ministro Julián Domínguez la semana pasada. "El nuevo peso de faena tiene una consecuencia negativa: restringe la oferta de carne. Porque el productor que tiene un novillito ahora no puede venderlo hasta que le pone la cantidad de kilos fijada, con lo cual va a disminuir por un tiempo la oferta de carne y eso va a afectar los precios", explicó el presidente de la Rural, Hugo Luis Biolcati. Con esta apreciación coincidieron desde Confederaciones Rurales Argentinas (CRA). "La medida contraerá la oferta en el corto plazo, perjudicando el consumo de carne, generando mayores presiones inflacionarias y trabando el ingreso [en el consumo] de los sectores más postergados de la sociedad", indicó la entidad. Otro aspecto negativo, señalado por Biolcati, es que el aumento del peso mínimo de faena subirá los costos de producción de los ganaderos, un aumento que no todos están en condiciones de afrontar. "Obligan a criar el animal hasta un punto que incrementa mucho los costos, cuando, con el cierre de las exportaciones, no hay un panorama claro de cómo se va a poder vender ese animal más pesado", estimó el presidente de la Rural. Según Alfredo Rodes, director ejecutivo de la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap), el nuevo peso de faena impone una nueva restricción a los productores y no logrará aumentar la producción en el largo plazo. "Una mayor producción de carne se consigue con incentivos y no con restricciones. Si los hubiera, el productor no lo dudaría y llevaría a sus animales al máximo peso", señaló Rodes. Según él, entre las medidas que harían falta para estimular la producción se pueden citar la aplicación de incentivos fiscales para el engorde y la apertura total de las exportaciones. "El mercado exportador siempre fue el que traccionó a la ganadería argentina. Por eso tenemos la calidad ganadera que tenemos. La exportación funciona como un incentivo que deriva en un alto estándar de calidad para la ganadería que también se aprovecha acá. Si el incentivo se sigue cortando, van a caer la calidad y la cantidad de nuestra producción", dijo Rodes. "La semana pasada hablamos durante horas con el ministro de Agricultura, Julián Domínguez, sobre las consecuencias negativas de subir el peso de faena y de otras medidas necesarias para estimular la producción, como la apertura de las exportaciones. Pareciera que no nos hubiera escuchado, que nos están tomando el pelo o tal vez que el ministro no tiene poder para cambiar las cosas", lamentó Biolcati. "Se nos está acabando la paciencia. Llamamos por teléfono al ministro para preguntarle qué pasaba con las medidas que nos prometieron y nos dijo que estaba trabajando en eso. Me hizo acordar a Carlos Cheppi, que se la pasó meses trabajando y nunca sacó nada para el sector", recordó el presidente de la Sociedad Rural. 320kg
Peso fijado para 2011
Si bien el nuevo peso es de 280 kg, el Gobierno piensa llevar este límite a 320 kg para febrero de 2011. 16,1%
Cayó la faena de carne
Según Ciccra, éste es el porcentaje en el que bajó la producción entre enero de 2009 y enero de 2010

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *