20 de noviembre de 2016 01:13 AM
Imprimir

¿Puede la revolución digital transformar el agro?

El Ciclo AgroTIC cierra el año con un seminario que reunirá a especialistas provinciales, nacionales e internacionales. A partir del eje "Revolución digital, desarrollo y producción", el evento propone una mirada contextual para comprender el rumbo de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) aplicadas a la producción.
AgroTIC es un ciclo de capacitación y discusión sobre el potencial de las tecnologías de la información y la comunicación en el desarrollo agropecuario de la provincia de San Luis. Lo articulan el INTA, el Ministerio de Ciencia y Tecnología del Gobierno de San Luis, la Universidad Nacional de San Luis, la Universidad Católica de Cuyo y la FISAL. Casi 600 personas ya han participado de las distintas actividades del Ciclo durante el año 2016.
El seminario de cierre se realizará el próximo 25 de noviembre desde las 8.30 horas en el Salón Blanco de Terrazas de Portezuelo.
La Ministra de Ciencia y Tecnología Provincial, Alicia Bañuelos, y el Rector de la UNSL, Félix Nieto Quintas, serán los encargados de abrir la jornada con un panel sobre innovación y conocimiento.
Luego, tres especialistas descubrirán algunas claves de lo que se viene. María Garrido, de la Universidad de Washington hablará sobre TIC y desarrollo sostenible; en tanto que Olga Cavalli, presidente del capítulo argentino de la Internet Society explicará cómo la “internet de las cosas” puede simplificar pero a la vez eficientizar las prácticas del agro. Cerrará Marcelo Bosch, coordinador de promoción de áreas emergentes en el INTA, con algunos avances en agrobiótica y tendencias de prospectiva tecnológica para el sector.
La entrada es libre y gratuita pero requiere de inscripción previa en https://goo.gl/forms/rVybKeQbwiOQCkdc2
 
AgroTIC: de la internet del consumo a la internet de la producción
Pasar de la internet del consumo a la internet de la producción implica avanzar hacia un segundo nivel de discusiones: poner en foco el aporte real y concreto que estas tecnologías pueden aportar a nuestro mundo, a nuestras sociedades, no sólo para que nuestra vida sea más fácil y cómoda, sino para progresar hacia sistemas de producción, consumo y distribución más innovadores y eficientes, pero al mismo tiempo inclusivos y ambientalmente responsables.
Tensiones e interrogantes como éstos son los que impulsaron a un grupo de organizaciones nacionales y provinciales con presencia en San Luis – en el centro oeste argentino – a organizar AgroTIC, una plataforma para la difusión de diversos desarrollos tecnológicos – tanto actuales como potenciales – vinculados a la agricultura y la ganadería en tiempos de internet, las comunicaciones inalámbricas y el Big Data, a la vez que promover la discusión crítica sobre sus posibles aplicaciones en el semiárido central argentino.
El Ciclo de AgroTIC surge entonces como una estrategia de articulación de alianzas interinstitucionales e interdisciplinarias para la construcción y aplicación de conocimiento y la generación de nuevos proyectos.
Cinco instituciones unieron esfuerzos para dar forma a AgroTIC: el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), el Gobierno de San Luis – a través de su Ministerio de Ciencia y Tecnología -, dos centros académicos con amplia presencia en la región – la Universidad Católica de Cuyo (UCCuyo) y la Universidad Nacional de San Luis (UNSL) – y la Fundación para la Investigación Social Argentino Latinoamericana (FISAL).
Articular con otros actores interesados en la generación de conocimiento aplicado y la innovación tecnológica – y las posibles redes de cooperación de allí derivadas – dio lugar a la constitución de una alianza socio-técnica (Garrido, Lalouf y Thomas, 2011) con el fin de consolidar en forma funcional la capacitación como herramienta de intercambio, construcción de conocimiento e impulso de futuras iniciativas de continuación de la propuesta.
Una alianza socio-técnica es una coalición que se conforma como resultado de un movimiento de alineamiento y coordinación de elementos heterogéneos tales como artefactos, ideologías, regulaciones, conocimientos, instituciones, actores sociales, recursos económicos, condiciones ambientales y materiales (Thomas, 2009). En este sentido, las TIC se configuran como tecnologías de la información y la comunicación para la gestión de la información, pero también como un eje vertebrador en la construcción de conocimientos conjuntos entre diferentes actores sociales.
Las primeras interacciones del grupo de instituciones que dieron forma a AgroTIC tuvieron como objetivo identificar las necesidades del sector productivo e interpretar diferentes escenarios de aplicación de este tipo de tecnologías. A partir de aquí se fueron definiendo posibles campos de acción e intervención en el corto y mediano plazo.
Fue así que entre abril y octubre del año 2016, las organizaciones socias impulsaron un ciclo de seminarios y paneles de discusión en torno a las potencialidades y oportunidad de cinco tecnologías puntuales en el sector productivo agropecuario del semiárido central argentino:
  • Cercos virtuales | Se trata de un producto que busca brindar una solución económicamente viable y flexible al problema de cercado de terrenos para la ganadería. A partir de la tecnología de bluetooth, la propuesta es reemplazar cercos físicos por virtuales, permitiendo desarrollar un sistema de pastoreo rotativo rápidamente sin la necesidad de cercar un terreno.
  • Impresión en tres dimensiones | La impresión 3D ha pasado de ser un raro invento a uno de los fenómeno tecnológicos de la última década. Especialistas de diversas áreas se encuentran aún explorando múltiples aplicaciones de esta tecnología, que van desde artículos de moda a la biomedicina. Al descubrir usos concretos en el mundo productivo, las impresoras 3D han terminado por conducir a una nueva gama de fabricaciones digitales que llegan para solucionar problemáticas diversas, entre ellas las derivadas de las prácticas agrícolas y ganaderas, a diversas escalas.
  • Gestión de la información | Las TIC permiten disponer de mayor y mejor información que lleva a una optimización de la planificación y gestión. Al mismo tiempo favorecen la autogestión y con ella el teletrabajo, lo cual permite a los tomadores de decisión eficientizar tiempos, haciendo compatible su trabajo con otras múltiples actividades, una característica esencial del productor agropecuario actual.
  • Geoinformática | Las aplicaciones de Geoinformática, disciplina producto de la unión de la Informática y la Geografía, permiten combinar y visualizar de manera simultánea una gran cantidad de información espacial y temporal clave para la toma de decisiones. Esto facilita la gestión de diversas problemáticas asociadas a la planificación de los territorios, la producción y el uso de los recursos naturales, especialmente en zonas de gran extensión, de difícil acceso o con una distribución heterogénea. En el mundo agropecuario existen diversas aplicaciones de esta tecnología que permiten visualizar datos variables del clima, la topografía, los suelos y el estado de la vegetación.
  • Trazabilidad animal | En la Argentina, los primeros registros de identificación animal datan de fines del siglo XIX. Desde esa época hasta la actualidad, se han utilizado diversos sistemas de identificación: marca a fuego, señales, tatuajes, caravanas y, más recientemente, microchips. La trazabilidad electrónica de los animales ha generado no sólo un fenómeno de marketing y ha ampliado las posibilidades de negocio de muchas cabañas, que con esta tecnología acceden a mercados exigentes como los de la Unión Europea; también representan un cambio de paradigma en el control sanitario, nutricional y reproductivo del ganado, a la vez que permite el acceso a información clave en tiempo real que eficientiza la toma de decisiones.

 

Casi 600 personas se interesaron en el Ciclo durante el año 2016, entre ellos: profesionales y estudiantes avanzados de grado y posgrado de distintos campos del conocimiento (Agronomía, Ciencias de la Computación, Informática, Electrónica, Comunicación Social, Veterinaria, Geoinformática, Geología, entre otras) interesados en el desarrollo de TIC; productores agropecuarios; agentes del  ámbito público; decisores gubernamentales; actores del sistema de ciencia y tecnología provincial y nacional; asesores agropecuarios; empresas; organizaciones de productores; colegios profesionales y emprendedores tecnológicos.
Además de las cinco instituciones convocantes, también participaron de alguna de las actividades desplegadas otras organizaciones de relevancia nacional e internacional como la Cámara de Impresión 3D y Fabricaciones Digitales de la Argentina, Microsoft, la Internet Society (ISOC), la Escuela del Sur de Gobernanza de Internet, la Universidad de Washington y la Asociación Argentina de Consorcios Regionales de Experimentación Agrícola (AACREA). Acompañó además un medio de comunicación nativo digital (Elsemiarido.com) que, con la fuerza de las TIC, aborda la problemática agropecuaria en el semiárido central argentino.
Fuente:

Publicidad