20 de noviembre de 2016 13:41 PM
Imprimir

Uruguay : Productores agropecuarios vuelven a ser rehenes de los conflictos gremiales del transporte y combustible

En un momento clave en donde convergen la logística para obtener el resultado de lo plantado durante el invierno y la esperada siembra de cultivos de verano, el paro de los transportistas –que aún no tiene solución– y de las estaciones de servicio tiene de rehenes a los productores, que deben aguardar la solución de […]

En un momento clave en donde convergen la logística para obtener el resultado de lo plantado durante el invierno y la esperada siembra de cultivos de verano, el paro de los transportistas –que aún no tiene solución– y de las estaciones de servicio tiene de rehenes a los productores, que deben aguardar la solución de los conflictos para reiniciar su tarea.
En relación al paro de transportistas de granos, la Asociación Agropecuaria de Dolores emitió un comunicado rechazando las medidas de las agremiaciones, que han paralizado el transporte de la cosecha de invierno en plena zafra, “que no hacen más que perjudicar al productor agropecuario, deteriorando los magros o deficitarios ingresos que nos reportan los cultivos de invierno, que son realizados muchas veces para cumplir con planes de uso y manejo de suelos”.
Los productores “fuimos aludidos a través de una nota de la gremial del transporte, por no estar participando de las negociaciones. Lamentablemente ninguna de las partes que negocian las tarifas nos ha invitado a la negociación, pero nos disgusta ser incorporados cuando se produce el conflicto, y además, no nos parece adecuado negociar en el ámbito de la presión que genera un paro en plena cosecha”, sostiene.
Asegura que “se da la paradoja de que quien paga, no negocia la tarifa y resulta ser el principal perjudicado”, por lo que reclama: “Es nuestro interés que, para las zafras venideras, seamos parte desde el inicio de las negociaciones, generando alternativas sustentable para todos”.
“Los productores podemos buscar alternativas internas para el manejo de nuestros granos, pero actitudes como estas no colaboran para nada con el Uruguay productivo que todos queremos, sino que generan más enfrentamientos entre los actores de la cadena productiva, incrementando aún más ya el pesado costo de producir en Uruguay”, añade. “Las puertas de la Asociación Agropecuaria de Dolores están abiertas para el diálogo fecundo, pero no para apoyar medidas que afecten la producción nacional”, finaliza.

 

RECIBOS COMPLICADOS
El recibo de granos en las plantas de acopio está siendo “muy complicado”, manifestó a EL TELEGRAFO el ingeniero agrónomo Luis Simean, gerente de la Cooperativa Agraria Nacional (Copagran), filial Paysandú, refiriéndose al conflicto del transporte.
Aclaró que afecta “sobre todo al productor, especialmente por la medida de los piquetes que impide la movilización de los camiones, determinando que los productores deban tomar algunas medidas de contingencia, como embolsar el grano en la chacra o demorar un poco la cosecha”.
Precisó que todo esto “es un costo que debe asumir el productor, porque al final de la cadena siempre está el productor y es el que termina asumiendo los costos, por algo que no tiene nada que ver”. La paralización de camiones y la falta de combustible “en el momento que se está sacando la producción, afecta en forma muy importante ”, dijo.

 

COSECHA SE AFIRMA
La cosecha se está afirmando, “en una zafra bastante particular porque se han corrido las fechas previstas para la cosecha, pero aparecen problemas de humedad y grano verde, y eso hace que el productor vaya avanzando pero muy lentamente, porque se ha atrasado por el tema del clima ya que la primavera vino atrasada”, explicó Simean.
Sostuvo que el frío de la primavera “fue favorable para los cultivos de invierno, lo que se está expresando en buenas calidades y rendimientos, salvo algún problema de baja proteína que ha aparecido en algún caso”, y aclaró que el rendimiento y calidad “está por encima de las estimaciones que se venían haciendo previa a la cosecha”.
El clima fue favorable para la producción agrícola en lo que va de la primavera, “lloviendo cuando los cultivos estaban llenando el grano. El frío hizo que sanitariamente las condiciones fueran buenas y se diera un llenado de grano lento, redundando en los buenos rendimientos”.
En cuanto a los rendimientos obtenidos, señaló que “aún es difícil saber qué rendimiento final se va a obtener. Pero ya hay chacras en el departamento y la región del litoral, con rindes de 3.500 y 4.000 kilos en cebada, mientras que los trigos también están buenos, aunque algo atrasados ya que las primeras cosechas son básicamente de cebada. De nuestras filiales las únicas que han comenzado son las de Paysandú y Río Negro, mientras que en el sur estamos a una semana aproximadamente de comenzar la cosecha”, precisó.

 

ZAFRA DE VERANO
Las siembras de verano de soja arrancaron “muy firmes” con productores que estaban “muy ansiosos por sembrar”, acotó Simean. Todo lo que era de primera se sembró “con buenas condiciones de suelo y con las lluvias de días atrás que vinieron muy bien y le dieron el toque de humedad que faltaba para lograr una buena implantación”.
La ansiedad actual de muchos productores “es lograr levantar la cosecha de invierno rápidamente para hacer la siembra de segunda”. Se está sembrando a buen ritmo la soja “y también algún sorgo, que es normal que se siembre un poco más tarde”, dijo.
Respecto a la posible falta de semillas por los problemas originados en el otoño anterior por el exceso de lluvias, Simean expresó: “Si bien todos teníamos miedo si habría disponibilidad, los ajustes finales que se hicieron en cuanto a densidades de siembra y previsiones de tenerla en fecha hicieron que no fuera una limitante para la siembra”.

Fuente:

Publicidad