26 de noviembre de 2016 01:52 AM
Imprimir

Cadena cárnica: frenar la informalidad, la meta del Gobierno

La cartera continúa las reuniones con frigoríficos, productores y gremios para consensuar políticas de control. Qué medidas ya se acordaron

El Ministerio de Agroindustria, junto a frigoríficos, productores y gremios, busca consensuar políticas de control en el mercado de carnes para frenar la informalidad impositiva y previsional en el sector, y también fiscalizar el incumplimiento sanitario.

Según admitieron fuentes del sector privado e integrantes de la Mesa Nacional de Carnes, esta temática forma parte de los encuentros realizados por productores, exportadores y frigoríficos con funcionarios de la Subsecretaría de Control Comercial del Ministerio de Agroindustria, a cargo de Marcelo Rossi, el otrora titular de la ex Oncca, y también del SENASA y la AFIP.

Entre las medidas consensuadas figuran, por caso, la aplicación de un sistema que permita determinar la titularidad de los establecimiento de faena, ya que actualmente estos se logran ocultar detrás de matrículas que aportar terceros.

También se buscará promover la obligación del pago a cuenta en la AFIP del IVA e Ingresos Brutos antes que se autorice la faena de los animales bovinos, el control de pesos y categorías con la instalación de cámaras de video y también balanzas electrónicas, que contarían con una “caja negra” para evitar su adulteración. Allí las autoridades sanitarias buscarán también renovar el sistema de identificación animal y de trazabilidad para incorporarlo a todos los campos de cría con el objetivo que los terneros nacidos puedan calificar para un destino exportador.

Sobre estas cuestiones vienen trabajando desde hace meses los funcionarios nacionales con los miembros de la Mesa de Carnes, la cual está integrada por un total de 24 entidades que incluyen productores, frigoríficos, exportadores, feedloteros y también gremios.

Las medidas que ya fueron acordadas se relacionan mayormente con cuestiones tales como la necesidad de facilitar la identificación de cada animal, disponer su trazabilidad desde su salida del campo hasta la llegada al frigorífico y su posterior tráfico a las góndolas o bien a la exportación.

El objetivo central de toda la cadena será recortar los niveles de informalidad que pesan, actualmente, sobre la actividad cárnica.

Fuente:

Publicidad