26 de noviembre de 2016 20:44 PM
Imprimir

Segadoras versus cortadoras: cómo recuperar 120.000 hectáreas de alfalfa

Un ensayo del Inta demuestra que si toda la superficie destinada a heno se cortara con segadoras, se podría recuperar la superficie afectada por los temporales

Si el total de alfalfa destinada a heno se cortara con segadoras, en una campaña se podría recuperar la superficie afectada por los recientes temporales.

El dato se desprende de una estimación realizada por el Inta, a través del Módulo Tecnologías de Forrajes Conservados, a partir de los problemas generados por la situación climática durante el otoño 2016 en el área central del país.

De las 750 mil hectáreas de alfalfa destinadas a henificación hasta el 2015, se vieron seriamente afectadas 120 mil, cuyo volumen se podría recuperar en esta campaña con los beneficios que aporta el corte con segadora.

 

 

Resultados a campo

En un ensayo a campo realizado por técnicos del Inta Manfredi pertenecientes al Módulo Tecnologías de Forrajes Conservados, se evaluó comparativamente el trabajo de una segadora con acondicionador y una cortadora tipo hélice; se logró demostrar en forma clara y contundente los tres beneficios que aporta el corte bien realizado.

En primer lugar, la segadora realiza un corte prolijo con mínimo deshilachado de los tallos, lo que favorece el rebrote y la producción de forrajes a lo largo del año con un incremento del ocho por ciento de la productividad de la pastura de alfalfa. Así, se logra un volumen extra anual de 852 kilos de materia seca por hectárea (kg/MS/Ha).

 

 

Pérdidas mínimas

El otro beneficio es que la segadora logra un corte preciso con mínimas pérdidas por repicado, con lo que se disminuye un 62 por ciento los trozos de tallos y hojas sueltas menores a seis centímetros que quedan tiradas en el lote y no son recolectadas por la rotoenfardadora o megaenfardadora. A lo largo de cinco cortes, la hélice perdió 1.487 kg/MS/ha, mientras que la segadora sólo dejó en el piso 568 kg/MS/ha.

A estos dos beneficios que permiten a la segadora poder cosechar una mayor cantidad de materia seca por hectárea se debe sumar un tercero: su diseño con una bandeja de corte de bajo perfil permite generar un flujo de forraje tal que posibilita el uso de acondicionadores.

Mediante el quebrado y aplastado de los tallos estos rodillos generan vías de escape al agua contenida en ellos; así se logra disminuir el lapso de tiempo que transcurre desde el corte hasta que la humedad llegue al 50 por ciento, momento en que la planta continúa respirando y consumiendo azúcares que afectan la calidad final del forraje.

 

 

Acondicionador

En la prueba a campo se trabajó con una segadora con acondicionador, donde la pastura de alfalfa lista para henificar poseía 22,4 por ciento de proteína bruta y 2,6 Mcal kg/MS, frente a la pastura cortada con hélice donde la calidad promedio fue de 20,8% PB y 2,4 Mcal kg/MS.

El ensayo demuestra que con la segadora acondicionadora quedan disponibles para henificar 11.780 Kg/MS/ha/año (con una energía metabolizable de 2,6 Mcal/kg/MS), mientras que con la hélice quedan disponibles 10.008 kg/MS/ha (con una EM de 2,4 Mcal/kg/MS).

 

 

Más carne y leche

Se concluye que, al utilizar una segadora, se obtiene una diferencia productiva de 5.263 Mcal/ha/año adicionales para producción, que se puede reflejar en 283 kilos de carne extra anual o, en el caso de los tambos, puede alcanzar un plus de 1.425 litros de leche por hectárea por año.

 

 

Amortización

Este dato indica que la falta de adopción de segadoras con acondicionador respecto de las hélices acusa un problema financiero y no económico, dado que la diferencia de precio entre ambas máquinas se amortiza en un muy corto lapso de tiempo.

En relación con estos cálculos, si en la actual campaña el total de la superficie destinada a henificación (estimada en 630.000 hectáreas) se cortara con segadoras, se obtendría una producción de 7,4 millones de toneladas de heno de alfalfa, volumen similar al obtenido en la campaña pasada con más de 750.000 hectáreas, pero que se vio restringido por haber sido cortada en un 69 por ciento con hélices.

La hélice no es la máquina apropiada para lograr alta producción por hectárea, pero tiene alta aceptación por la capacidad operativa similar a la segadora con un costo de adquisición cuatro veces menor con un muy bajo mantenimiento.

 

 

Trabajo público-privado

Mejorar la eficiencia de corte de alfalfa es un objetivo que Argentina debe lograr en el corto plazo en busca de una mayor productividad de carne y leche por hectárea.

Este es el desafío con el que trabaja la red público-privada Tecnologías en Forrajes Conservados, coordinada por el Inta e integrada por las empresas Agvance, Alfacal, Carlos Mainero y Cia., Case IH-CNH Argentina, Challenger-Agco Argentina, Claas Argentina, Industrias John Deere Argentina, Industrias Montecor, Ingersoll Argentina, Kuhn Montana Argentina, Massey Ferguson-Agco Argentina, New Holland-CNH Argentina, Oripon, Palo Verde, Tecnología Pérez y Yomel.

El Ministerio de Agroindustria de la Nación también juega un rol protagónico al estudiar la implementación de medidas concretas que favorezcan la eficiencia productiva, para permitir el acceso a estas tecnologías a productores ganaderos del país.

Autores. Informe elaborado por Mario Bragachini, Federico Sánchez, Gastón Urrets Zavalía, Pablo Cattani, Juan Giordano y Mauro Bianco Gaido. Módulo Nacional Tecnologías en Forrajes Conservados; Programa Nacional Agroindustria y Agregado de Valor (Inta).

Fuente:

Publicidad