1 de diciembre de 2016 01:25 AM
Imprimir

Radiografía de la industrialización de soja en la Argentina

Con 205 mil/tn/día ocupa el segundo lugar (detrás de China) y supera a EEUU. La BCR comparó el crushing del país con los otros principales sojeros

Argentina ocupa el segundo lugar en el mundo por su capacidad de procesamiento de soja con un volumen de 206.000 toneladas elaboradas por día, detrás de China que procesa 430.000 t/día (129 Mt anuales) y aventajando a Estados Unidos -3er lugar- con 205.000 t/24h.

El ranking fue elaborado por la Bolsa de Comercio de Rosario que realizó un trabajo comparando el caso argentino con el resto de los países mencionados, sumando a Brasil, que tiene una capacidad instalada de procesamiento algo mayor a 180.000 t/día.

Argentina se diferencia por la concentración geográfica de sus plantas, ya que alrededor del 80% de la capacidad de molienda argentina se ubica en la zona del Gran Rosario, listas para despachar los productos derivados de la industrialización a distintos destinos a través de las terminales del Up-River.

Como contracara del perfil netamente exportador de la industria procesadora de soja argentina se encuentra el perfil netamente dirigido al consumo interno de la industria China. Aunque este país puede procesar mucho más poroto que el resto del grupo, las producciones derivadas se consumen domésticamente.

Los otros dos países mencionados, EE.UU. y Brasil, también son importantes exportadores de productos del complejo sojero, pero el consumo doméstico tiene un peso relativo muy superior al de Argentina. Nuestro excedente productivo en los derivados de la industria aceitera hace que nuestro país abastezca la mitad de las compras mundiales de harina y aceite de soja año a año.

 

 

Exportación

Estados Unidos produce poco más del doble de soja que Argentina y exporta proporcionalmente más poroto que subproductos. Mientras tanto, Argentina ha privilegiado estimular el agregado de valor en la industria procesadora de oleaginosas (similar a lo que hace China).

De este modo, mientras que Estados Unidos exporta el 82% del poroto de soja que produce, el 16% de la harina y apenas el 2% del aceite; en Argentina sólo se exporta el 22% de la producción de grano como tal, mientras que para la harina y el aceite de soja los envíos al exterior representan el 66% y 12% del output anual, según los datos del USDA para la campaña 2015/16.

La BCR resaltó que el “bajo” porcentaje de exportaciones de aceite de soja argentinas en relación a su producción se explica por la demanda del sector productor de biodiesel, y es, en gran medida, despachado al exterior. De los casi 2.700 millones de litros que se estiman producir en el año 2016, alrededor del 56% se exportaría.

 

 

Campaña 2016

Para lo que fue este año año, la Bolsa de Rosario remarcó que mientras que Argentina batió récords en volúmenes de procesamiento a comienzos del año 2016 (correspondientes a los últimos meses del ciclo comercial 2014/15) para comenzar a decaer desde mes, Estados Unidos tuvo el inicio de campaña más promisorio de su historia en los meses de septiembre y octubre.

En el ciclo 2015/16 (abril 2015 a marzo 2016), Argentina registró el mayor volumen de procesamiento de soja de su historia con 45,1 Mt, un 17% por encima del año anterior. Desde julio en adelante, todos los meses el volumen procesado superó la media de los últimos cinco años, incluso cuando la disponibilidad de poroto se hace estacionalmente más escasa en Argentina en los meses de verano.

Sólo en enero de 2016 se industrializaron casi 4 millones de toneladas, prácticamente el doble de lo que es usual para ese mes del año. Al mismo tiempo, el máximo estacional que normalmente se obtiene en mayo, durante el año 2015 ocurrió recién en julio con un volumen de 4,8 millones de toneladas, máximo histórico para nuestro país.

El fuerte impulso del crushing con el correr de los primeros meses del 2016 se explica en parte por el cambio de gobierno en diciembre de 2015 y de las políticas que afectan al agro que devinieron del mismo.

Fuente:

Publicidad