2 de diciembre de 2016 12:19 PM
Imprimir

EE.UU.: nuevo descubrimiento podría salvar al Cabernet Sauvignon del cambio climático

Una investigación histórica abre el camino al mapa completo del genoma de Cabernet Sauvignon, lo que podría ayudar a los viticultores a combatir el cambio climático, según investigadores de la Universidad de California, Davis.

La investigación también podría cambiar la forma en que se desarrollarán variedades de vid en el futuro.

La Universidad de California, Davis (UC Davis), reveló el primer borrador del genoma de Cabernet Sauvignon, los investigadores ahora están trabajando en la reconstrucción completa de los 19 cromosomas del genoma y en la asignación de funciones a los genes dentro de él.

El borrador del genoma fue generado utilizando tecnología de vanguardia de secuenciación y un nuevo algoritmo computacional y fue el resultado de un esfuerzo colaborativo entre el genetista vegetal Dario Cantù, del Departamento de Viticultura y Enología, y de Pacific Biosciences, una empresa de California especializada en secuenciación de ADN.

Se trata de un avance significativo, casi una década después de que el genoma de la vid común, Vitis vinifera, fue secuenciado en 2007.

“El objetivo general es entender la composición genética de las variedades de vid”, señaló Cantù. “Nosotros sabemos que diferentes variedades producen vinos con distintos sabores y aromas, nuestro objetivo es determinar qué genes son responsables de las características únicas de cada variedad”, agregó.

Además de decodificar el ADN de la variedad roja más famosa del mundo, Cantù cree que podría revolucionar la forma en que se desarrollen las variedades en el futuro, dando a luz a una nueva generación de variedades de vid mejor adaptadas al cambio climático.

Según Cantù: “Esta información ayudará a guiar los esfuerzos en el desarrollo de nuevas variedades que tengan una nueva combinación de sabor y aromas, pero que también estén mejor adaptadas al empeoramiento de las condiciones climáticas, particularmente en aquellos valles vitivinícolas de alta calidad, que pronto se volverán menos favorables debido al aumento de la temperatura y de la sequía”.

La sequía ha sido un tema presente en California, donde los viticultores cofinancian el trabajo de la UC Davis.

La secuenciación completa del genoma de la variedad Cabernet Sauvignon tomará dos años más en terminarse. Sin embargo, esta investigación hará que la decodificación de otras variedades sea más rápida y económica.

“Comenzamos aplicando aproximaciones similares a otras variedades importantes para comprender las características genéticas que las identifican”, indicó Cantù.

Añadió que: “Es razonable decir que ahora podemos generar un borrador de alta calidad del genoma de la vid por alrededor de USD 60.000 en aproximadamente un año”.

En 1997, Carole Meredith, genetista vegetal de UC Davis, descubrió usando el análisis de ADN que la variedad Cabernet Sauvignon es una cruza de Sauvignon Blanc y Cabernet Franc.

Hoy en día, la doctora Anita Olberholster también está investigando las condiciones óptimas para vinificar Cabernet Sauvignon y el impacto de la Enfermedad de la Mancha Roja de la Vid (o Red Blotch disease) en esta variedad.

Comentario:

En la Región del Biobío, Chile, se está desarrollando el Centro de Extensionismo Vitivinícola del Sur, iniciativa liderada por el Centro de excelencia de la Universidad de California Davis en Chile (UC Davis Chile), en coejecución con INIA Quilamapu, la Facultad de Agronomía de la Universidad de Concepción y la participación de algunas empresas vitivinícolas de la región.

Este centro, que cuenta con el financiamiento de Corfo, busca transformarse en un plan piloto que rescate las mejores prácticas del sistema de extensionismo de California, reuniendo y haciendo interactuar a los distintos componentes del sistema, como entidades generadoras de conocimiento (nacionales e internacionales), agentes de extensión, instituciones y políticas públicas.

El objetivo es atender las brechas tecnológicas, comerciales y organizacionales de los pequeños y medianos agricultores de los valles de Tutuvén, Itata, Biobío y Malleco, de manera de poder mejorar la calidad y competitividad de su vino.

Fuente:

Publicidad