2 de diciembre de 2016 07:45 AM
Imprimir

Las cuatro cadenas de valor de soja, maíz, trigo y girasol reclamaron soluciones

AcSoja, Argentrigo, Asagir y Maizar realizaron un balance de los cultivos y resaltaron que si bien ya no hay restricciones para comprar y vender divisas y se eliminaron o disminuyeron las retenciones, siguen existiendo algunos problemas para la producción.

 Las cuatro cadenas de valor de la soja, el maíz, trigo y girasol, AcSoja, Argentrigo, Asagir y Maizar realizaron un balance de los cultivos y resaltaron que “ya no hay restricciones para comprar y vender divisas, se eliminaron o disminuyeron las retenciones”, pero hay problemas.

También señalaron que “no hay restricciones para exportar, existe un mercado libre y único de cambios y está entrando en vigencia una legislación para la Pequeña y Mediana Empresa, que avanza en el camino de la simplificación tributaria y la promoción de inversiones”.

Los dirigentes señalaron que vieron “con agrado cómo el Congreso ha acompañado al Poder Ejecutivo, debatiendo y consensuando más de 70 leyes durante este primer año.

“Empezamos la campaña 2016-2017, con el mejor de los ánimos. Las ventas de maquinaria agrícola crecieron en más de un 90%, la demanda de fitosanitarios se incrementó más del 60% y hubo un aumento del 40% en la venta de fertilizantes, son muestra de que estamos respondiendo con todo lo que tenemos a nuestro alcance.

“Dios mediante, obtendremos una cosecha récord, que permitirá la recuperación del comercio y los servicios en los pueblos y ciudades del interior, así como de las industrias que directa o indirectamente están ligadas a nuestras cadenas de valor”, consideraron los responsables de las cadenas en el discurso en la Bolsa de Cereales de Buenos Aires.

Agregaron que “esto significa más trabajo, más empleo, más riqueza, más inversión, condiciones fundamentales para disminuir la pobreza de nuestro país”.

No obstante destacaron que “la pelea por conseguir los mercados de mayor poder adquisitivo y los más exigentes en materia de calidad, debe ser dada en todos los frentes, desde nuestras embajadas y agregadurías agrícolas hasta las tranqueras de nuestros campos. No será fácil transformarse en el supermercado del mundo. Tenemos que empezar a organizarnos para -por lo menos- ocupar las góndolas más rentables. Los productos argentinos tienen que estar a la altura de la vista, allí donde haya un consumidor ávido, con poder de compra”, dijeron. Evaluaron que deben “ser más competitivos, analizando nuestros costos internos, buscando mejorar a través de una mayor y mejor productividad e innovación”.

Sin embargo, creen que “hay algunos temas que aún debemos mejorar como país, y detallaron: el denominado costo argentino, impuestos, tasas y burocracia que nos colocan en desventaja frente a nuestros competidores en el mundo. Una modernización del Estado que facilite los trámites. Inversión en infraestructura: caminos, hidrovía, ferrocarriles y sistemas de comunicación. En este sentido, vemos con agrado la licitación del plan maestro del Río Salado, y el proyecto del Plan Belgrano. Aguardamos entusiasmados por su pronta ejecución. Desarrollar una estrategia nacional para captar volúmenes de cosecha de los países limítrofes para abastecer nuestra agroindustria.

“Es por ello que le pedimos tanto al Ejecutivo como a los legisladores de los diversos bloques que nos ayuden a ser cada vez más competitivos”, solicitaron.

Fuente:

Publicidad