3 de diciembre de 2016 09:54 AM
Imprimir

USDA proyecta el tercer año con caída en la producción de leche en Nueva Zelanda.

Cualquier semajanza con Uruguay... Los precios subieron y se llega a niveles de equilibrio o leve rentabilidad. Pero el alto nivel de endeudamiento limitaría la inversión necesaria para el crecimiento en la oferta.

La recuperación en los precios internacionales sería insuficiente para evitar una tercera caída consecutiva en la producción de leche en Nueva Zelanda. De confirmarse esto en 2017, se llegaría a la racha más larga negativa en la oferta desde la década de 1960.

Los técnicos del USDA en Nueva Zelanda divulgaron su primer pronóstico sobre la producción de leche en ese país proyectando un descenso interanual de 0,6% frente a 2016 llegando a 21,17 millones de toneladas.

El reporte indica que la recuperación de los precios –que llevó los valores de Fonterra a NZ$ 6 por kilo de sólido “empujará a la mayoría de los productores a lograr el equilibrio o una pequeña rentabilidad”. Esto, sin embargo, “probablemente no será suficiente para estimular un incremento en la oferta de leche” en 2017 debido al nivel de endeudamiento que enfrentan los productores neozelandeses.

Los técnicos del USDA indicaron que los productores en ese país perdieron –en promedio- NZ$ 1,31 por kilo en los 12 meses cerrados a mayo, el peor resultado en 13 años. “En la medida que regrese la rentabilidad, el repago de la deuda tendrá prioridad sobre la inversión para aumentar la producción”, señaló el reporte.

Hacia delante el USDA ve creciendo la oferta de leche neozelandesa entre 1%-2% desde 2018 a 2022 de la mano de un incremento en la productividad. A pesar de ello, “es probable que lleve entre dos a tres años antes de volver a los niveles de producción alcanzados en 2014”.

El análisis del USDA no es trasladable directamente a Uruguay aunque existen fuertes analogías. Los productores empiezan a tener números equilibrados…antes de considerar el nivel de obligaciones con bancos o proveedores. Y es este límite el que se debería aliviar para llegar a una recuperación más rápida de la oferta.

Fuente:

Publicidad