3 de diciembre de 2016 10:57 AM
Imprimir

Miel correntina con valor agregado para el mercado interno

CompartiremailFacebookTwitterAires de Campo dialogó con Pablo Vallejos, asesor de las cooperativas apícolas de Corrientes que trabajan en conjunto en la producción de miel bajo una marca propia, y que recientemente fueron reconocidas por la Fundación ArgenINTA con el primer premio a la calidad agroalimentaria. El profesional, extensionista del Inta Monte Caseros, explicó que el proyecto […]

Aires de Campo dialogó con Pablo Vallejos, asesor de las cooperativas apícolas de Corrientes que trabajan en conjunto en la producción de miel bajo una marca propia, y que recientemente fueron reconocidas por la Fundación ArgenINTA con el primer premio a la calidad agroalimentaria.

El profesional, extensionista del Inta Monte Caseros, explicó que el proyecto de las cooperativas apícolas busca potenciar y agregar valor a la miel correntina con el posicionamiento de la marca propia del producto en el mercado interno.

“Hace algunos años hicimos una exportación de miel a granel a Francia y vimos que no era mucho el agregado de valor con los volúmenes que manejamos nosotros; por eso buscamos la manera de agregar valor en el mercado interno”, explicó el asesor.

En este sentido, el trabajo de las cooperativas se centró en la presentación del producto bajo una marca propia (“Sol Nativo”) y con un envase original para el alimento, en un “doy pack”, conocido como envase de otros alimentos, como aderezos o dulces.

“De esta manera, lo que hacen las cooperativas del resto de la provincia es enviar su miel a granel desde sus salas de extracción a Monte Caseros, y aquí se brinda el servicio de empaque; se les devuelve la miel envasada y las mismas cooperativas se encargan de la comercialización”, comentó Vallejos.

El perfil de apicultor de Corrientes sirve también para potenciar el proyecto. El asesor explicó sobre esta cuestión que se trata de pequeños productores, que tienen a la apicultura como actividad primaria o complementaria, pero siempre acompañada por otra actividad. “Eso nos permite también tener distintas variedades de miel: de citrus, de monte y de eucaliptus”, explicó el profesional casereño.

Asimismo, comentó que el sistema cooperativo permite que el proyecto sea rentable para los apicultores, y un gran porcentaje de la apicultura correntina se trabaja bajo la órbita de las cooperativas. “El promedio de colmenas del apicultor correntino es de 15, con una capacidad de producción de 100 a 120 kilos por año”, señaló.

Fuente:

Publicidad