3 de diciembre de 2016 11:02 AM
Imprimir

Mayores reintegros a la exportación de lana, peras, manzanas y camarones

Lo oficializó el gobierno nacional, a través del Decreto 1207/16 publicado en el Boletín Oficial

El Gobierno nacional oficializó un aumento en los reintegros en productos de origen frutícola, lanares y de pesca a través del Decreto 1207/16 publicado en el Boletín Oficial.

La decisión compensa en parte otra resolución publicada también en el Boletín Oficial, que atañe de manera específica a los puertos patagónicos, en la que se derogó el sistema de reembolsos a las exportaciones realizadas desde puertos del sur del país, que suelen ser los puntos de salida de las producción del Alto Valle de Río Negro.

“El Estado nacional ha iniciado la implementación de medidas efectivas tendientes a revertir los indicadores negativos de la economía argentina teniendo particularmente en cuenta la situación de las diversas economías regionales”, argumentó el Ministerio de Hacienda al fundamentar la decisión.

“La producción frutícola contribuye en buena medida al crecimiento social y económico por lo que resulta necesario darles condiciones competitivas a la mencionada actividad, por lo que se estima oportuno y conveniente promover la actividad, recuperando los niveles del Reintegro a la Exportación que a la fecha se encuentran reducidos, que por ello, el incremento de los niveles del citado beneficio favorecería la producción de frutas y sus ramas industriales derivadas e incentivaría su comercialización”, sostiene el decreto.

En el mismo sentido el escrito se refirió al sector lanero y, en cuanto a la actividad pesquera, remarcó que “se observa una situación de crisis, por lo que es conveniente y oportuno modificar los niveles de reintegro”, a parte de subrayar el aumento en los costos internos y la caída de los precios internacionales.

De esta manera, según lo informado por el Ministerio de Agroindustria de la Nación, la mejora en los reintegros pasara en el caso de las peras y las manzanas del 5% al 8,5%, en las lanas del 2,8% al 8,6% y en la pesca del 1,6% al 3,9%.

“La cadena de peras y manzanas se beneficiará con un aumento de competitividad equivalente al introducido por el régimen de reembolsos, con la ventaja de mediano plazo de aplicarse a todas las exportaciones, lo que permite mejoras en todos los eslabones de la cadena”, aseguraron desde Agroindustria.

También informaron que el Estado le reintegrará a las empresas pesqueras en términos globales u$s 55 millones, “lo que significaría un 148% más de los que reciben con las alícuotas vigentes”.

En este sentido, el presidente del Consejo de Empresas Pesqueras Argentinas (Caipa), Oscar Fortunato, consideró en cuanto al aumento de los reintegros y la derogación de los reembolsos que “esto viene a nivelar las posibilidades de todos y nos pone en una situación normal. Es un aliciente”.

“Nosotros siempre propusimos reintegros en función de la carga impositiva y del grado de elaboración, como dicta la Organización Mundial de Comercio (OMC) por los aumentos de los costos y la baja de los precios internacionales, lo que generó que no tengamos competitividad”, indicó Fortunato y agregó que “desde el 2007 a la fecha perdimos competitividad y en los últimos tiempos estuvimos muy mal. Sacar los derechos de exportación y con la devaluación pensamos que nos iba a ayudar pero la inflación nos comió”.

Por su parte, el director ejecutivo de la Cámara Argentina de Fruticultores Integrados (CAFI), Marcelo Loyarte, manifestó que la toma de dichas medidas “todavía estamos evaluando los números finos de estos decretos. El aumento de los reintegros pone en el nivel que corresponde la devolución de los impuestos indirectos, pero perdimos un incentivo como lo eran los reembolsos patagónicos. A nosotros la cuenta nos da que los reintegros deberían ser un poco más alto un punto, porque de esta manera hemos perdidos algunos millones de dolares”.

Por último, el vocero de la Federación Lanera Argentina, Randolf Davis, estimó que el incremento en los reintegros “es una señal positiva ya que nos agarra en un estado crítico. En un par de meses vamos a poder ver los resultados”.

“Los reembolsos afectaron mucho a la industria lanera, porque resultaba mucho más viable exportar lana sucia, lo que dejó a las fábricas palmadas, al mismo tiempo que generaron una distorsión. Era todo un desestímulo”, concluyó.

Fuente:

Publicidad