22 de noviembre de 2009 00:14 AM
Imprimir

Las Parejas : Las fábricas se recuperan

Es por la demanda estacional de sembradoras y otros implementos agrícolas. El clima y la cosecha de los granos gruesos van a ser claves para consolidar este "repunte". Los talleres y las fundiciones siguen complicados por la crisis

En los últimos dos meses, los niveles de producción de las plantas de maquinaria agrícola crecieron entre un 20 y un 30 por ciento. En parte, la tendencia se explica por la lógica demanda estacional de sembradoras, en el medio de la ventana de implantación de los granos gruesos, y también se relaciona con las buenas expectativas climáticas de comienzos de la primavera.Pero la buena noticia -el repunte de fin de año- no alcanza para compensar “el rojo” que dejó el primer semestre del 2009 y el tramo final del año pasado. “Los trimestres más negativos desde el importante ciclo de crecimiento que se inició en el 2003″, destaca el último informe de la Cámara Argentina de Fabricantes de Maquinaria Agrícola (Cafma). Esta semana, Campolitoral pudo confirmar que empresas como Apache, Super Walter y Ombú, todas de la ciudad de Las Parejas, estiman que van a cerrar el 2009 con un retroceso del 40% en las ventas, en comparación con el 2008. Para Santa Fe es un dato económico relevante, porque en la provincia están radicadas más del 40% de las fábricas de este competitivo sector (ver infografía).”Es un año de transición, la verdad es que podría haber sido peor”, confiesa -con alivio- Daniel Scarpeccio, gerente comercial de Super Walter. Es que este empresario recuerda la primera parte del 2009, cuando la fábrica, que produce más de 300 sembradoras por año, estaba “semiparalizada” y trabajaba al 30% de su capacidad.El presidente de Apache, Carlos Castellani asegura que el balance es regular. “En agosto se reactivó y vendimos bien, en septiembre un poco menos, pero ahora las operaciones comenzaron a declinar y de vuelta sentimos cierta incertidumbre”, cuenta.En la planta de Ombú, la situación es parecida. El gerente de ventas, Horacio Carlachiani, le cuenta a Campolitoral que las operaciones repuntaron en el clímax de siembra (las tolvas para fertilizantes y los equipos inoculadores), pero hay que tener en cuenta que los números finales siguen siendo negativos. Las ventas del 2009 cayeron un 20% en relación al año pasado, y a la mitad si la comparación se hace con el 2007.Para comprender porque se cortó el envión hay que hacer un poco de meteorología. A mediados de agosto, los pedidos de sembradoras se incrementaban porque los productores y contratistas sabían que se pronosticaba un año “Niño” (muy llovedor en la región pampeana) y la estimación de la cosecha sojera era récord: más de 50 millones de toneladas.En este momento, el escenario es distinto. Los climatólogos reconocen que el fenómeno de El Niño -el calentamiento del Océano Pacífico- no es tan intenso como se esperaba (los especialistas brasileños hablan de un Niño débil) y viene algo demorado, a pesar de las muy buenas lluvias que recibió el centro y norte de Santa Fe durante esta última semana.Las previsiones de cosecha también se recortaron. El último informe de la Bolsa de Comercio de Rosario estima una producción total de granos de 77 millones de toneladas para la campaña 2009/10. La soja alcanzaría las 47 millones de toneladas (y no superaría las 50); y el maíz cerca de trece millones, es decir: algo menos de la mitad de la trilla maicera del 2007.Rubro por rubroLas cifras de producción de los primeros seis meses de este año, que recopiló Cafma, son un buen parámetro para entender porque las empresas del sector valoran el repunte de primavera. En ese primer semestre sólo se fabricaron 180 cosechadoras (lo habitual era más de 350), 1.750 sembradoras (un 35% menos), 360 tractores (30% menos) y 450 acoplados (la mitad del promedio).En la estimación global de la producción nacional de maquinaria agrícola, el número no deja dudas. En el primer semestre se produjeron 6.738 máquinas agrícolas (pulverizadoras, rastras, ordeñadoras y desmalezadoras, entre otros implementos). En los primeros seis meses del 2008, esa cifra superó las 8.000 unidades (16.500 en todo el año), y la brecha es mucho más significativa si la comparación se hace con el 2007, semestre en el que se fabricaron más de 10.500 fierros (21.086 en todo ese año).Los más vulnerablesEn Las Parejas hay unos 100 talleres de maquinaria agrícola y más de 10 fundiciones de acero. “Estas son las pymes que más fuerte están sintiendo el escenario recesivo”, asegura Haroldo Scarpeccio, presidente del Centro Industrial de Las Parejas.La demanda de trabajo en los talleres cayó a la mitad. Lo que sucede es que las fábricas de cosechadoras y sembradoras reestructuraron sus plantas de personal -porque tenían capacidad ociosa por la crisis- y dejaron de tercerizar insumos y tareas que cuando producían a todo vapor derivaban a estas pequeñas firmas.Fernanda Canulo, que gerencia el taller Na-can junto a su padre, lo reconoce sin vueltas. “En octubre había repuntado un poco, pero ahora no llama nadie. Vamos a tratar de aguantar hasta que llueva”, afirma.La cantidad de acero que producen las funciones también bajó en forma significativa. El jefe de planta de Acerías 4C, Héctor Chazarreta, confiesa que en el 2007 procesaron 107 toneladas de acero mensuales. Ahora esa cifra ni siquiera llega a la mitad (45 toneladas mensuales, promedio). Y encima se vienen los meses del verano, los de menor movimiento comercial porque el campo queda expectante hasta que comienza la cosecha en marzoEn la Fundición Dragón (también de Las Parejas), el gerente de la firma Alberto Dubini le cuenta a Campolitoral que están produciendo a sólo el 35% de su capacidad. “En septiembre y octubre levantó parcialmente y recuperamos el movimiento operativo al 55%, pero en noviembre la actividad bajó”, asegura Dubini.Primero, los porotosLos que conocen este negocio saben que una buena cosecha es lo que más estimula las decisiones de compra. “Lo más importante es la trilla, por eso es tan relevante el clima. Si no llueve el gringo se fastidia y no te compra”, explica Castellani. “También pesan el precio y el crédito”, agrega el empresario. Es decir, las cotizaciones de los granos y las tasas de financiación.Carlachiani (Ombú) juega una buena parte de sus expectativas de colocar tolvas autodescargables y cabezales maiceros -los productos de punta da la empresa- al volumen final de cosecha. “Creemos que va a ser un buena campaña”, se esperanza.Lo mismo piensa Daniel Scarpeccio de Super Walter. “La gente con la que hablo es optimista, creen que el precio del cereal va a ser bueno el año que viene. Las esperanzas están radicadas ahí”, opina. También en lo que pase con el mercado externo que empieza a mostrar algunos signos de recuperación (ver “Las ventas globales”).El mejor ejemplo es Agritechnica, la megamuestra de maquinaria agrícola que acaba de terminar en Hanover (Alemania). Hacia allí viajó una misión comercial de 35 empresas argentinas que apuestan a ganar un mayor protagonismo en los mercados globales. Si en la Argentina el clima acompaña, entonces las perspectivas para el año que viene son buenas. No es poco, para un sector que está saliendo de un largo y complicado letargo. campolitoral pudo confirmar que Apache, Super Walter y Ombú estiman que van a cerrar el 2009 con un retroceso del 40% en las ventas.  Las ventas globalesEl 46,7% de los empresarios de maquinaria agrícola tiene perspectivas de exportación optimistas para los próximos meses. Es una cifra importante si se tiene en cuenta que a fines del año pasado ese porcentaje ni siquiera alcanzaba el 15% (ahora, en cambio, se triplicaron). Otro dato relevante -que aporta el informe de coyuntura más reciente de Cafma -es que ha venido descendiendo la cancelación de pedidos de los importadores extranjeros, “lo que puede estar indicando una menor retracción de la demanda externa”, señala el informe.  /// el dato   En crisis. Los talleres pequeños y medianos continúan con ventas bajas y menor demanda de trabajo.En la Fundición Dragón, el gerente de la firma Alberto Dubini cuenta que están produciendo a sólo el 35% de su capacidad.  Lo más importante. Carlos Castellani, presidente de Apache, está convencido de que una buena cosecha es el estímulo más importante para comprar cosechadoras y sembradoras. El balance. Daniel Scarpeccio, gerente de ventas de Super Walter, calcula que van a cerrar el 2009 con una baja del 40% en las operaciones comerciales.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *