3 de diciembre de 2016 01:26 AM
Imprimir

EE.UU.: investigación contribuye al desarrollo de papas más nutritivas

Stephanie Walker, especialista vegetal de la Universidad Estatal de Nuevo México (NMSU, por su sigla en inglés), está trabajando en conjunto con la genetista Kathy Haynes del USDA, para evaluar si sus nuevas líneas de papas más nutritivas pueden ser cultivadas en Estados Unidos.

La papa es el vegetal más consumido por los estadounidenses. Es una excelente fuente de potasio, contiene 45% de la cantidad diaria recomendada de vitamina C y proporciona todos los aminoácidos esenciales.

La genetista Kathy Haynes, del Departamento de Agricultura de EE.UU. (USDA, por su sigla en inglés), ha trabajado por casi 30 años para mejorar el valor nutricional de las papas. Es así como ha desarrollado una papa más nutritiva, similar a la “papa criolla” de Sudamérica.

Haynes ha trabajado en colaboración con la Universidad Estatal de Nuevo México NMSU, para desarrollar ensayos en campo y verificar si las nuevas líneas de papas pueden ser cultivadas en Nuevo México como un cultivo de especialidad.

La investigadora señaló: “Las papas son el vegetal más consumido, pero son bajas en compuestos antioxidantes, a diferencia de las papas criollas. Esta investigación está tomando un vegetal que le gusta mucho a la gente para hacerlo aún más nutritivo”.

Las papas blancas, normalmente cultivadas en Estados Unidos, son bajas en carotenoides los que actúan como antioxidantes contribuyendo a la salud ocular. Los carotenoides de las papas criollas de Sudamérica, que le dan el color amarillo a la pulpa, son la luteína y la zeaxantina, que ayudan a prevenir la degeneración macular relacionada con la edad. Un estudio sugiere que la zeaxantina también podría mejorar la agudeza mental en las personas de edad avanzada.

Actualmente en los mercados de Estados Unidos, las mejores fuentes alimenticias de luteína y zeaxantina son los vegetales de hojas verdes oscura como la berza, la col crespa (o rizada) y las espinacas.

En 2014, después de haber seleccionado 500 líneas con posibles rasgos comerciales en Maine, Haynes solicitó la colaboración del NMSU y de la Universidad de Florida, para llevar a cabo ensayos de campo en zonas con poblaciones hispanas de tamaño considerable, con la esperanza de generar interés entre las personas que ya están familiarizadas con las papas criollas.

Walker plantó varios centenares de líneas de cruzamiento de papas en Las Cruces y Los Lunas en 2015 y 2016. También ayudó a reducir ese número a 150 en 2016. De los datos de la cosecha, cerca de 40 líneas están programadas para su evaluación continua en 2017.

Haynes sostiene que la papa criolla podría volverse popular entre dos grupos de consumidores dado que: “La población hispana está aumentando en los Estados Unidos y ellos ya están muy familiarizados con esta papa de su tierra natal. También atraerá a otros consumidores que asocian el color con una buena nutrición”.

Comentario:

En 2015, el Servicio Agrícola Ganadero (SAG) señaló que tenía 211 variedades de papas nativas registradas, provenientes de una colección de la Universidad Austral de Chile. No obstante, se estima que esta cifra podría aumentar ya que existen numerosas variedades de papas nativas aun no descritas.

Actualmente, el Centro Nacional de la Papa de INIA Remehue, trabaja en unificar las colecciones de papas existentes en Chile a través de técnicas moleculares, para luego definir los genotipos únicos. Uno de los rasgos distintivos de las papas nativas de Chile es la variación en el color de su pulpa, que va desde el blanco, crema y amarillo pálido hasta el rojo, azul y morado.

Los colores son proporcionados por los carotenoides y antocianinas que tienen reconocidas propiedades antioxidantes. Los carotenoides presentes en la pulpa de la papa se denominan xantófilas, los pigmentos corresponden a la anteraxantina, zeaxantina, luteína y violaxantina, estos dos últimos son los más predominantes en las papas nativas. Varios estudios han demostrado que los fitonutrientes que otorgan el color a las papas tienen grandes beneficios para la salud, reduciendo el riesgo de patologías cardiovasculares, algunos tipos de cáncer y de enfermedades relacionadas con el envejecimiento.

En 2013, gracias a gestiones del Instituto de Desarrollo Agropecuario (Indap), se estableció una alianza comercial entre productoras de papas nativas de Chiloé y la empresa Tika Natural Chips, para dar valor agregado a este tubérculo. Tika compra las papas a mujeres chilotas, capacitadas y supervisadas por Iindap, para su producto Tika Chips Chiloé, el que se comercializa en más de 850 puntos de venta en todo el país, además de otros países de Sudamérica y Europa.

Fuente:

Publicidad