10 de diciembre de 2016 11:00 AM
Imprimir

Identificar la carne por calidad, un objetivo de Agroindustria para 2017

A partir del consenso obtenido en la cadena, la nueva tipificación de reses bovinas se implementará el año próximo. El subsecretario de Ganadería, Rodrigo Troncoso, adelantó cómo sería el sistema.

Con un calendario que incluye los cuatro años de gestión, el contenido de la agenda ganadera, según precisó el subsecretario, se estructura en seis grandes tópicos.

 

Ordenamiento. Es una acción que incluye a todas las cadenas pecuarias. “El crecimiento sustentable requiere de las mismas reglas de juego para todos los eslabones”, apuntó Troncoso.

Como parte de esta estrategia figura, por ejemplo, la unificación alcanzada en el sistema impositivo de Ingresos Brutos entre las provincias para el comercio de carne. “Córdoba y Buenos Aires unificaron en 0,5 por ciento la alícuota del impuesto para matarifes y frigoríficos, y la idea es avanzar con todas las provincias en el mismo esquema”, aclaró.

La unificación del estatus sanitario para la industria frigorífica es también parte del ordenamiento. En julio pasado, el Consejo Federal Agropecuario consensuó avanzar en esa dirección.

El objetivo es que los frigoríficos provinciales tengan los requisitos para el tránsito federal.

 

Mercados. Incluye tanto al mercado interno como la exportación, con una interacción entre todas las cadenas.

En el ámbito internacional, el foco apunta a la negociación para mejoras arancelarias en cada una de las especies, en aquellos mercados identificados por el sector privado.

Sobre el desempeño que tuvo la exportación vacuna durante 2016, Troncoso lo condicionó a la falta de novillos.

“Pusimos al ganadero en la dirección correcta, a partir de la eliminación de las retenciones, la mejora en el tipo de cambio, y la liberación de las exportaciones. Ahora hay que esperar que la recría de novillos, que se está dando, se traduzca en oferta para el año próximo”, observó.

A nivel interno, Agroindustria avanzó con el sector privado en la creación de un Fondo de Promoción para la Carne de Cerdo. Los productores harán un aporte voluntario de un peso por capón faenado y Agroindustria aportará tres millones de pesos en 2017.

Lo que se busca con este instrumento de promoción doméstica, según explicó Troncoso, es tratar de que el consumidor conozca todos los cortes y así dar sustentabilidad al negocio de la cadena.

 

Simplificación. Este punto de la agenda pretende simplificar la tarea de los productores, con la reducción e incluso la supresión de algunos trámites en reparticiones oficiales. “No implica menos fiscalización, sino hacer más simple el trámite”, aclaró el subsecretario. A su juicio, existen muchas reglamentaciones históricas, que nunca nadie las suprimió, y que ya no tienen una función práctica.

En esa dirección, el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) eliminó la figura del predespacho para los novillos destinados a la exportación. Una disposición que implicaba la revisión por parte de un veterinario de la tropa en el campo antes de ir a faena, con el objetivo de comprobar que estuviera libre de aftosa.

 

Productividad. La estrategia de desarrollo también incluye a todas las especies. La Subsecretaria de Ganadería está trabajando junto con el Inta en la identificación –a través de un mapeo nacional de carne bovina– de las limitantes productivas por tamaño de productores.

El objetivo, según explicó Troncoso, es conocer cuáles son las carencias tecnológicas que impiden producir más terneros y cuáles deberían ser las tecnologías a aplicar, con el objetivo de generar políticas concretas.

 
Sanidad. A partir del consenso con la actividad privada, el Ministerio de Agroindustria analiza la reformulación de algunos planes de sanidad.

La idea desarrollada desde la Subsecretaría de Ganadería es rever la agenda sanitaria prioritaria para cada especie y analizar sus costos y beneficios.

“Toda esta iniciativa se da en el marco de un ámbito de buenas prácticas de planeamiento, no solo desde el punto de vista técnico sino desde la posibilidad de medirlo: de dónde arrancamos y hasta dónde llegamos. Para poder modificar si algo no funciona”, aclaró Troncoso.

 

Financiación. El Ministerio está trabajando en la adecuación de todas las herramientas de financiación disponible, con el objetivo de que el productor pecuario pueda tenerlas a su disposición.

“Muchas herramientas financieras conocidas en otras actividades no han sido utilizadas en ganadería porque requerían adecuaciones normativas. Se están identificando esos temas, y solucionándolos uno por uno”, mencionó el funcionario.

La lista de herramientas, que abarca otras reparticiones, incluye el leasing ganadero, el warrant, la prenda y los fideicomisos.

Fuente:

Publicidad