10 de diciembre de 2016 11:43 AM
Imprimir

La producción de carne, con horizonte para seguir creciendo

Dos especialistas del sector hicieron foco en que la Argentina tiene una gran oportunidad para volver a pisar fuerte a nivel mundial.

La ganadería ha sido una de las actividades que ha repuntado durante este año tras las políticas favorables para el sector. Por ende, los productores ya empiezan de vuelta a pensar en crecer en producción y productividad.

 

“El factor principal del crecimiento de la ganadería es el pasto, un tema que está olvidado”, comenzó analizando Fernando Canosa, consultor ganadero en un evento realizado por Adblick en Buenos Aires. “Con el pasto debe producirse una revolución, como sucedió con la agricultura, porque sino se incrementa el pasto, está comprometida el auge de la actividad porque no hay capacidad de carga. La vaca es la única máquina que la naturaleza nos dio para transformar celulosa en carne, que no tiene competencia, salvo con otros rumiantes”.

 

En este sentido, sostuvo que hay una gran diversificación de pasto durante el año y entre años. “Podemos producir tres veces más con una pastura cultivada versus el pasto natural y acá se incluyen los productos y subproductos que ayudan a atenuar esto. como el maíz, sorgo, rollos, silos, suplementos, etc”.

 

Con este panorama, y en base a datos que obtuvo en un trabajo junto a un equipo de investigadores sobre el potencial de la ganadería argentina, Canosa describió que en los últimos años se produjeron 2,5 millones de toneladas de carne. Pero a mediano plazo, conociendo la pastura y los índices productivos de los ganaderos de mediana productividad, ejes del estudio, obtuvieron que se podría alcanzar el doble de carne. Y en un futuro cercano, llegar a los 8 millones de toneladas de carne.

 

¿Cómo? Canosa detalló dos cuestiones principales:  la alimentación y el destete.  En la Argentina se producen cerca de 100 millones de toneladas de pastura en la actualidad, lo que debe aumentarse a 140 millones de toneladas y en una segunda etapa, lograr 170 millones de toneladas. Y por otro lado, que el consumo de maíz pase de 3 millones de toneladas (consumo actual) a 9 millones de toneladas y en otra etapa, a 14 millones de toneladas. “No debe salir más un grano de maíz de los puertos, sino que tiene que exportarse convertido en carne”, apuntó.

 

Y en referencia al destete, subrayó que se debe pasar del actual, que es de 65%, al 75% y posteriormente, al 82%. Así, superar de los 14 millones de terneros actuales, a 26 millones y luego, a 39 millones de terneros. Y de las 22 millones de vacas que hay en la actualidad, alcanzar las 35 millones y en una tercer etapa, las 46 millones de vacas.

 

A su turno, el especialista Víctor Tonelli hizo foco en los mercados y precios. En primer lugar, destacó la apertura de las exportaciones de los países para Argentina, sobre todo el de Estados Unidos (está en trámite) y Canadá.

 

“No se le dio la trascendencia que corresponde”, destacó Tonelli. Por qué dijo esto? Según explicó el consultor, EE.UU. y Canadá representan el 22% de las 11 millones de toneladas de carne que se comercializan a nivel mundial.  “Además, esto genera la visa para ingresar a otros países”, puntualizó.

 

Otro de los puntos que hizo hincapié es que el mercado internacional está volviendo con valores al alza después de casi dos años de caída y para la Argentina, es una gran oportunidad. “Rusia comienza otra vez a aparecer como comprador de magnitud. Hasta que salió del mercado, representaba el 12% del mercado internacional. China sigue comprando como si nunca hubiese comprado, con mucho entusiasmo y a su vez, el principal proveedor de China, Japón y Corea, que es Australia, entra en proceso de retención y caerá la oferta”, describió.

 

Con este contexto, Tonelli afirmó que la demanda sigue firme porque la población crece y hay un proceso de desplazamiento de personas del sector rural a la ciudad y esto provoca que se incrementa el salario y el poder adquisitivo de la población. En este sentido, estima según datos de la FAO, que en los próximos 10 años el consumo per cápita de carnes en el mundo (porcina, vacuna y aviar) va a crecer 4%.

 

Para graficarlo, Tonelli planteó que el mercado total en el mundo era de 7 millones de toneladas hace 10 años. Y hoy, es de 11 millones de toneladas, lo que marca un crecimiento de 45%, liderado por los países de Asia. Y se espera que crezca un 22% ese volumen en los siguientes años. Y el precio en los últimos 10 años, tuvo un auge del 60%.

Así, con este escenario favorable, la ganadería es otra de las actividades que vuelve a encontrar el rumbo buscando pensar a largo plazo

Fuente:

Publicidad