12 de diciembre de 2016 08:18 AM
Imprimir

«Comprar miel española es invertir en salud»

El propietario de Apícola de Montoro alerta de la mala calidad y las mezclas de la miel de China

A sus 64 años, Lorenzo Ruiz trabaja la miel desde que en el año 1978 cayera en sus manos el libro «Como ser apicultor». Treinta y ocho años por tanto, al frente de su empresa Apícola de Montoro, SL, que compaginó con su trabajo de Policía Local -ya jubilado- en Montoro. Esta labor lo ha situado como uno de los principales productores de miel en la provincia, actual responsable de apicultura en la Unión de Agricultores y Ganaderos de Córdoba (COAG).

Ruiz, que aún no se ha retirado del oficio de castrar colmenas, alerta del peligro que supone para los productores españoles la competencia china. Señala que el apicultor está trabajando alrededor de 80 céntimos por debajo de costes y que en España está creciendo el consumo de miel, pero está bajando el procedente de España. «Se ha pasado de un 30 a un 10 por ciento del consumo de miel que es española. El resto de miel que se consume es jarabe de maíz, jarabe de arroz, procedente de China».

Al respecto, indica que hay que concienciar al consumidor que «cuando compre miel, lea la etiqueta de su procedencia, y que compren miel del apicultor español. El que consume miel está invirtiendo en salud. Y el que invierte en salud, no compra la miel de China», sentencia.

En cuanto al futuro del sector apícola español, su futuro es bantante incierto. «Tenemos cuatro enfermedades: el cambio climático; la importación de miel de China; la falta de investigación para acabar con la varroa (un ácaro que ataca a las colmenas) y el fin de las ayudas económicas por parte de las administraciones», lamenta este veterano apicultor.

Fuente:

Publicidad