13 de diciembre de 2016 23:48 PM
Imprimir

Conozca causas y tipos de lesiones en los talones de los bovinos

Las afecciones podales constituyen la tercera causa de descarte de vacas en predios, después de las enfermedades reproductivas y la mastitis. Una inadecuada nutrición, deficiencias en el manejo animal y factores genéticos aceleran los daños en los miembros inferiores.
La suciedad combinada con la humedad tiene una alta relación con la presencia de las cojeras, es decir, puede producir erosión en los talones, dermatitis digital e interdigital o pododermatitis con complicaciones.
Cesar Jiménez, médico veterinario, especialista en sanidad animal, explicó que hay factores de riesgo que inciden en la aparición de cojeras como la conformación de los miembros, las instalaciones del predio o el manejo.
De acuerdo con Jiménez, las lesiones en los talones pueden estar relacionados con la constitución de las patas delanteras y traseras. Los animales con malformaciones o con problemas en las articulaciones tienden a cojear.
Cuando la afección está relacionada con el medio ambiente donde se encuentra el animal puede ser porque aumentó la humedad o el fango en el piso.
El especialista explicó que cuando el manejo del ganado no es adecuado y este debe movilizarse mucho para encontrar su alimento o trasladarse de un lugar a otro, la predisposición a este tipo de malestares crece.
“Lo ideal es hacer un diagnóstico claro para saber en cada caso cuáles son las condiciones que predisponen las cojeras y hacer las correcciones. Si es un caso clínico, hay que ser tratamientos con pediluvios y un buen uso específico para las cojeras”, indicó Jiménez.
Por ejemplo, si hay una pezuña podrida, se deben aplicar antibióticos. Si aparece un tejido velludo en el talón, se debe limpiar el área infectada con agua y jabón, aplicar tetraciclina en polvo y vendar el área.
Según el médico veterinario, las lesiones de los talones en bovinos se pueden producir de acuerdo a la fisiología de las patas o por traumatismo.
Hay diferentes tipos de lesiones en esta parte de las patas, entre ellas están: la erosión, la putrefacción y la hiperplasia de talón.
La erosión de talón se presenta cuando hay pérdida de la queratina suave que existe en esa región y se crean fisuras. Tiende a aparecer en instalaciones húmedas, con poca higiene y está asociada a la dermatitis interdigital y/o digital.
Cuando las fisuras se hacen más profundas, se puede llegar a complicar o infectar, produciendo así la putrefacción del talón.  El tejido necrosado debe ser eliminado, pues este tiende a causar mucho dolor.
La hiperplasia de talón no es común. En estos casos se tiende a formar un callo en la zona, que generalmente es pequeño y poco doloroso. Su extirpación es simple y se realiza a través de un proceso quirúrgico.
Ante cualquier duda, sospecha o presencia confirmada de la enfermedad, la recomendación es consultar siempre con su médico veterinario de confianza para que sea él quien le indique el procedimiento más indicado a seguir
Fuente:

Publicidad