18 de diciembre de 2016 19:35 PM
Imprimir

Advertencias de los frigoríficos con señales de alerta en el negocio de la carne

•Un importante volumen de hacienda ingresó al mercado en los últimos meses y deprimió los precios del ganado. Mientras tanto, las plantas procesadoras plantean la urgencia de descomprimir con más exportación. También denuncian perjuicios por las empresas “cartelizadas” que pagan menos por el recupero.

La recuperación de la oferta de hacienda, el crecimiento de la producción de carne y la escasas válvulas de escape para descomprimir el mercado interno -a pesar de un incremento de las exportaciones- configuran un “combo” amenazante para la cadena de ganados y carnes. La señal más preocupante: en menos de dos meses el valor promedio de la hacienda retrocedió más del 10%. A tal punto que la participación sobre el precio de la carne en el mostrador quedó debajo de la media de los últimos 8 años.

A esto se suma la denuncia de “cartelización” que los frigoríficos plantearon contra las empresas que compran el recupero (cueros, grasa, huesos), acusándolas de tener un comportamiento oligopólico y no trasladar la mejora del tipo de cambio al precio que pagan por esos productos, que se destinan mayormente a la exportación. De hecho el cuero salado hoy vale menos que dos años atrás. Al respecto, Buenos Aires reaccionó primero con la propuesta -a través de su Mesa de Ganados y Carnes- de habilitar a las plantas para que puedan exportar un cupo de cueros crudos, en base a un porcentaje de su propia faena.

Muchos contra pocos

El último reporte mensual de la Cámara de la Industria y el Comercio de Carnes y Derivados (CICCRA) advirtió que en noviembre “se puso en evidencia lo que se venía intuyendo en el sector de ganado bovino”. El aumento de la faena, la caída de los precios del ganado en pie, el consumo interno sin signos de recuperación, demostraron que, si no aumentan las exportaciones de manera significativa, se destruirá el precio del ganado en pie y se retrocederá en el incipiente crecimiento que el sector ganadero mostraba a través de los índices de retención de vientres y del aumento en el peso del animal enviado a faena.

Por otra parte, la entidad denunció que continúa “la insostenible cartelización de las curtiembres y de los menudencieros” que, a pesar de haberse beneficiado con la revalorización del dólar, no lo han trasladado a los precios que pagan a la industria frigorífica, “aumentando aún más las altas tasas de ganancias de los dos grupos oligopólicos del sector de ganados y carnes en detrimento del sostenimiento de la actividad en su conjunto”.

La queja es porque los precios de los subproductos ganaderos (cueros, menudencias, grasas y huesos) recibidos por los frigoríficos no aumentaron en los últimos meses, a pesar de que la mayor parte de esos subproductos se exportan y el dólar tuvo un significativo incremento.

Según CICCRA, el actual “integrado por subproductos” (recupero bruto) obtenido por los frigoríficos es más bajo que un año atrás, cuando el tipo de cambio efectivo (valor del dólar y retenciones mediante) era menos de la mitad del actual.

Esto se explica -afirmaron- en parte por el aumento de los costos locales de conversión medidos en dólares (en particular la energía). “No obstante, la causa fundamental es la escasa capacidad de negociación individual que los frigoríficos tienen frente a una notable concentración económica y cartelización de los demandantes mayoristas de subproductos ganaderos: son cinco o seis curtiembres, dos o tres exportadoras de menudencias y tres o cuatro ‘levantadores’ de sebo y huesos”, protestaron.

Para la cámara, “la atomización exagerada de la oferta de subproductos (más de quinientos “locales de faena”), unida a la apuntada concentración de la demanda es un cóctel permanentemente ruinoso para la industria frigorífica y para la producción pecuaria”.

Datos de la Federación de Industrias Frigoríficas Regionales Argentinas (FIFRA), difundidos en su último boletín mensual, indican que el precio de los cueros salados en frigorífico, al 2 de diciembre, en plantas de Córdoba y Santa Fe, valieron (en pesos por kilo): novillos $11,40; vacas de consumo $9.40; vacas de conserva $8.74; novillos livianos $11,40. En agosto, habían sido: novillos $11,70; vacas de consumo $10,97; vacas de conserva $9,95; novillos livianos $11,70.

Desde otra entidad sectorial, como el Consorcio Exportador de Carnes ABC, el precio del cuero salado de novillo en términos de dólares estadounidense está en el nivel más bajo desde 2010: 0.76 US$/kg.

8-9_2_CAR2.jpg

Deprimidos. Los cueros salados, importante fuente de ingresos para los frigoríficos, no copiaron la devaluación, pese a ser productos con destino de exportación. Foto: Archivo

Gestiones

Frente a este panorama, el Gobierno de la Provincia de Buenos Aires propuso que se evalúe la posibilidad de exportar a los frigoríficos una cuota de cuero crudo de sus respectivos índices de faena, lo que permitiría un mejor ingreso a las empresas para neutralizar la baja de los precios del recupero y de los mercados internacionales.

La iniciativa surgió en el marco de una nueva reunión de la Mesa Provincial de Ganados y Carnes, que encabezó el ministro de Agroindustria provincial, Leonardo Sarquís, quien anticipó que se irá “a un camino de fiscalizaciones más profundas pero vamos a dar las herramientas que se necesitan para regularizar en forma consensuada las distorsiones que existe”.

Junto a representantes de la producción primaria (productores y feedloteros), del servicio y comercio (consignatarios/Mercado de Liniers), de la industria frigorífica y los del comercio minorista (carnicerías y supermercados), propuso que se evalúe la posibilidad de exportar a los frigoríficos una cuota de cuero crudo de sus respectivos índices de faena. De esta manera, se señaló, se permitiría un mejor ingreso a las empresas para neutralizar la baja de los precios del recupero y de los mercados internacionales.

En cambio, el Consorcio ABC, que agrupa al 90% de los frigoríficos de exportación del país, se reunió con el Presidente de la Nación Mauricio Macri para plantearle la necesidad de alguna medida para que el sector tenga competitividad en un momento en que la hacienda vale más que en países de la región.

“En este momento de materia prima escasa (el novillo de exportación), estamos pagando un 20 a 25% más que países de la región”, señaló el titular Mario Ravettino. Y agregó: “hay que buscar alguna medida que nos de competitividad hasta que se recupere el stock”. En el sector calculan que se necesitará hasta un año y medio más para que se note un mayor crecimiento de las existencias vacunas. “Se comprometieron a tomar medidas”, dijo Ravettino.

Los precios

En materia de precios, el reporte de CICCRA indica que, por segundo mes consecutivo, en noviembre el precio promedio de la hacienda en pie registró una caída, de 2,8% mensual y, de esta manera, retornó al nivel promedio del bimestre junio-julio de 2016. El promedio mensual se ubicó en un nivel de $ 24,28 por kilo vivo. Y al comparar con noviembre de 2015, el ritmo de aumento disminuyó a 23,2%, constituyéndose en la variación interanual más baja de los últimos trece meses.

La disminución de precios entre octubre y noviembre del corriente año fue generalizada. La única categoría que mantuvo el valor promedio fue la de toros (+0,1% mensual). En cambio, los MEJ (machos enteros jóvenes), los novillitos, las vaquillonas y los novillos, fueron las categorías que mayores ajustes experimentaron: -5,9%, -3,7%, -3,3% y -3,2%. Por su parte, las vacas registraron una pérdida de 2,4% en su valor promedio y los terneros otra de 1,7%.

Al comparar noviembre de 2015 con noviembre de 2016, se observa que casi todas las categorías aumentaron más que el promedio general, habiendo quedando sólo las vacas del otro lado del promedio. Esta última categoría exhibió un alza de 20,6%. Entre las que mayores aumentos registraron estuvieron: novillos, terneros, MEJ y novillitos, con subas entre 29,7% y 27,0% anual.

8-9_INFOGRAFÍA_INFO29.jpg

Al combinar la baja del precio promedio con la depreciación del peso argentino, el precio promedio por kilo vivo medido en dólares tuvo una nueva caída de 3,5% mensual, llegando a 1,587 dólares por kilo vivo durante noviembre de 2016. En línea con eso, fueron los MEJ y los novillitos los que mostraron las mayores disminuciones. En tanto, en términos interanuales, el ajuste del precio promedio de la hacienda llegó a -22,5%, habiendo sido liderado el proceso contractivo por la categoría vacas (-24,1% anual).

Cuando se analiza el comportamiento de los precios de las principales carnes en el mostrador, surge que la carne vacuna no registró modificación durante noviembre pasado. En tanto, la carne aviar mostró una caída de 2,5% y la carne porcina una suba de 3,4%. En función de ello, el mes pasado la carne vacuna se abarató con relación a la porcina en 3,2% y se encareció 2,5% con respecto a la carne aviar.

LO IMPORTANTE

Exportaciones en alza

Según CICCRA, la liberación del mercado cambiario y la eliminación de los derechos de exportación y de las trabas administrativas a la exportación, permitieron que en los primeros once meses del año las exportaciones de carne vacuna crecieran 21,2% en términos interanuales, hasta totalizar 229,9 mil toneladas r/c/h. Su importancia en relación a la producción total subió de 7,55% a 9,59% del total entre los períodos analizados.

El consumo por habitante de carne vacuna se mantuvo en 55,2 kg anuales en los primeros once meses de 2016, lo que arrojó una caída de 7,5% interanual.

8-9_ANALISIS_EFE25496.jpg

Fuente:

Publicidad