15 de abril de 2010 08:54 AM
Imprimir

La ganadería se analiza por regiones  (Seminario IPCVA)

Asi lo indicó un experto del INTA. "Es imposible pensar en un enfoque nacional del problema", agregó

El experto en ganadería del INTA Balcarce, Daniel Rearte, reclamó "un diagnóstico tecnológico completo en las provincias, con el objetivo de que se puedan formular políticas claras ganaderas para el país".
"Es imposible pensar en un enfoque nacional del problema: Acá tenemos que tener un diagnostico claro, tecnológico, para que luego vengan líneas de política claras que resuelvan el futuro de la ganadería", agregó.
Los conceptos del especialista fueron formulados durante la exposición de clausura de la Primera Jornada a Campo en La Pampa realizada este martes por el Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (IPCVA) que dirige Dardo Chiesa.
A modo de ejemplo para sustentar la postura de que el problema de la ganadería argentina requiere de soluciones regionales, Rearte explicó que "si no se trabaja con el pequeño y mediano productor del chaco no se va a resolver la producción de carne en esa provincia".
"Se imaginan que una propuesta para Corrientes puede ser igual que para el chaco, en absoluto son totalmente distintos porque los contextos y los sustratos sobre los que tienen que trabajar son diferentes", explicó a los 650 asistentes al encuentro.
También aclaró que el sector "no está para tirar manteca al techo" ya que sólo hay 20 millones de vacas (hembras) del disminuido stock argentino de 52 millones de cabezas.
El técnico del INTA reiteró que la Argentina tiene áreas diferenciadas que deben considerarse por separado.
Salta cambió en los últimos 15 años porque "ésta es la provincia de mas explosión ganadera" y el crecimiento "no se generó con los productores salteños" sino con "el empresario que vino de afuera, del exterior, de Santa Fe, Córdoba o La Pampa".
Rearte estimó que las diferencias entre "ese empresario nuevo con 2000 a 4000 cabezas que cuando llegó desmontó y sembró la variedad de pastura Gatton panic" (forrajera megatérmica), con el correntino son sustanciales.
"Corrientes tiene toda una historia (ganadera), una tradición que merece su análisis y una propuesta tecnológica diferente de acuerdo con el tipo de concentración de cabezas por pequeños y medianos productores.
En Buenos Aires, "si se quiere aumentar la generación de terneros hay que enfocar al 50 por ciento de los productores que tienen casi el 60 % de las cabezas de la provincia", dijo.
Mientras, en Corrientes, el tres por ciento posee el 53 % de las cabezas y en el Chaco, el uno por ciento de los ganaderos con más de mil cabezas no tienen más del 26 % del stock.
"Es un problema de difícil resolución, porque un productor de cría no es como uno de invernada, un tambo o un feedlot que puede trabajar en mayor o menor escala o una superficie más reducida", aseguró.
Recordó que la cría requiere de todas las categorías: "vacas, vaquillonas, toros y ternerada".
"Hay una escala mínima que es la que hace que no sea viable este negocio en forma competitiva porque se efectúa en un marco donde tenemos a la agricultura que nos esta soplando la nuca", explicó.
Por lo tanto, bregó por ser "eficiente y con una rentabilidad" que transforme al ganadero en "competitivo", posibilidad que hoy está favorecida por los mejores precios.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *