15 de abril de 2010 09:25 AM
Imprimir

Volverá a funcionar el frigorífico de aves Sagemüller

El frigorífico de carne aviar Sagemüller, volverá a reactivarse, según confirmó el secretario de Economía y Hacienda de Crespo, Omar Izaguirre, quien añadió que la empresa ya presentó toda la documentación.

La firma había despedido en 2002 a 180 trabajadores de la planta faenadora de pollos que ahora quiere rehabilitar.

Izaguirre se refirió también a los momentos de zozobra de Sagemüller, que en 2004 había solicitado un concurso de acreedores. “Ellos han ido avanzando. Llegaron a un acuerdo con sus acreedores”, dijo en diálogo con APF.

Según contactos informales que referentes de la firma han tenido con funcionarios municipales, en un primer momento tomarían entre 50 y 60 empleados con la intención de arribar a los dos centenares que tenían al momento del cierre, hace casi una década.

El incremento del empleo y la recuperación de una empresa que había quebrado son algo ” trascendental para la ciudad”, definió Izaguirre. Asimismo, puntualizó que la creación de servicios conexos para la planta puede ampliar en forma indirecta la generación de empleo y el consumo en la localidad.

Control ambiental
Por su parte, el secretario de Medio Ambiente de la provincia, Fernando Raffo, indicó que la planta “ya tiene certificado de aptitud ambiental. Presentó el estudio de impacto y cumplió con el procedimiento técnico – administrativo”.

El permiso provincial fue entregado ayer, a través de la resolución 37/2010 del organismo.

Raffo remarcó que la exigencia del área es que el estudio de impacto ” se haga público, que la gente acceda y pueda hacer observaciones y objeciones”, que no se realizaron.

El funcionario también mencionó que el informe ambiental de la compañía fue tenido en cuenta para la evaluación de la habilitación que la planta del frigorífico que está en medio de la ciudad y no en el parque industrial.

“El municipio autorizó la conexión de los efluentes líquidos a la red cloacal. Hay una indicación por ley que deben ingresar (los desechos industriales) a la cloaca con determinada calidad de efluentes. Supervisamos que la tecnología sea la calidad sea la adecuada y el municipio hizo las pruebas hidráulicas para ver si la red podía soportar y elevó la autorización final de uso de suelo y de conexión a las cloacas. Eso es competencia de la Municipalidad”, narró.

En la habilitación municipal dada por la secretaría de Obras Públicas del Municipio, se indica que la planta no podrá inyectar al sistema cloacal más de un millón de litros diarios de líquidos efluentes ni superar los 80.000 litros por hora en el volcado.

Los residuos sólidos deberán ser trasladados por un vehículo “especialmente acondicionado” hasta el relleno sanitario de la ciudad “para su disposición final”.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *