16 de abril de 2010 14:04 PM
Imprimir

Un centenar de frigoríficos ya reducen horas de trabajo por freno a la exportación

La barreras a las exportaciones de carne que se le atribuyen al secretario de Comercio, Guillermo Moreno, y la falta de hacienda ya lograron que un centenar de frigoríficos redujeran horas laborales e inclusive frenaran su producción.

El dramatismo de la situación llevó a que gigantes como JBS Swift interrumpa la faena y procesamiento de productos en su planta de San José, Entre Ríos, donde se produce la carne de calidad de Cabaña Las Lilas y se procesan novillos pesados, que hoy faltan en el mercado. Además, elabora productos cocidos, como patés, y emplea alrededor de 500 trabajadores.

Según el listado presentado por un sector del gremialismo liderado por Silvio Etchehún, cuyo sindicato está ahora intervenido, las plantas con disminución horaria superan las 100 en Chaco, Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe, Entre Ríos, La Pampa, Neuquén y Río Negro.

Por la tarde de ayer, se informó de que otras tres plantas fuera de ese listado habrían frenado su producción, pero esa versión fue desmentida por la Federación Gremial del Personal de la Industria de la Carne, enemistada con Etchehún.

Pese a que algunos industriales cuestionaron la validez de este listado, sí coincidieron en que la situación es comprometedora en la gran mayoría de las plantas del país, “y de no mediar una acción oficial concreta, seguirá profundizándose la crisis”.

La industria cárnica emplea alrededor de 45.000 trabajadores, y según la información emitida por la gremial de Etchehún, al menos un tercio de ese total ya tiene algún tipo de recorte horario.

Según pudo saber El Cronista, una parte de los trabajadores está cobrando el dinero que corresponde a la garantía horaria de 140 horas que les corresponde por convenio “pero sabemos que no es la situación de los trabajadores informales del sector”, confió una fuente de la industria.

La situación llevó a la Federación de la Industria de la Carne y sus derivados, liderada por José Alberto Fantini, a una masiva manifestación hasta la cartera de trabajo, por la que logró el compromiso del ministro Carlos Tomada de “garantizar las 200 horas mensuales con lo colaboración de los empresarios o no” para los trabajadores de la carne, indicaron desde la entidad, que aseguró que en la próxima semana desde el sindicato estarán monitoreando que “la dinámica de lo que nos prometieron se cumpla. De lo contrario, analizaremos nuevas medidas”, según informó a este diario el dirigente Carlos Molinares.

Los frigoríficos apelaron primero a tareas de refacción para mantener a su personal cumpliendo las horas de trabajo, pero sin materia prima para producir ya no resistieron y, ya entrado el mes de abril, comenzaron con serios recortes de las jornadas laborales. A nivel nacional, la faena cayó entre 30% y 40% en el primer trimestre del año, según indicó Molinares.

Mientras que el ministro de Agricultura, Julián Domínguez, ratificó su voluntad de mantener las exportaciones en el umbral de las 400.000 toneladas anuales, desde las empresas insisten en que los permisos de exportación “no salen”. Tanto que Rusia, principal destino de los cortes de menor calidad de la Argentina, se quejó por la situación.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *