17 de abril de 2010 08:12 AM
Imprimir

El maíz y el girasol, con realidades bien distintas

En maíz, el dato sobresaliente es que por primera vez se superó la barrera de los 80 quintales por hectárea de rinde promedio nacional, con picos mayores a 17.000 kilos, según ...

En maíz, el dato sobresaliente es que por primera vez se superó la barrera de los 80 quintales por hectárea de rinde promedio nacional, con picos mayores a 17.000 kilos, según comentó Guillermo Alonso, de Nidera. Pero hay más datos: Hubo productores que exploraron siembras tardías con buenos resultados, ante la demora en la llegada de las lluvias.
Para Martín Díaz-Zorita, consultor, la generalización de esta práctica tendría que ser considerada "con precaución". Alonso dijo que para siembras tardías los híbridos deben tener, entre otras características clave, protección contra insectos (barrenador y cogollero). Gerardo Chiara, asesor del CREA Bragado, comentó que hicieron algunas experimentaciones en maíces de primera tardíos, sembrados en noviembre en ambientes con limitantes hídricas.  En varias zonas se apuntó a diversificar más la paleta de los híbridos usados. En este sentido, Hugo Blanco, asesor del CREA María Teresa, en el sur de Santa Fe, comentó: "En esta campaña se repartió algo más la paleta de híbridos usados: disminuyó Monsanto y aumentó Pioneer. La decisión se basó en la performance en la campaña anterior y en la sanidad de hoja mostrada frente a una campaña que suponíamos con mayor presión de roya de la hoja".
Pablo Romero, del CREA Larroque-Gualeguay, señaló que apuntó a adecuar los mejores híbridos a los mejores ambientes, con el nitrógeno necesario para altos rindes.  En algunas zonas, ciertos lotes con insuficiente nutrición con nitrógeno, en combinación con fuertes vientos y lluvias, pusieron en riesgo el "soporte" de las plantas. Leandro González, de Red Surcos, en el sudeste bonaerense, indicó que en Balcarce se observó quebrado de cañas (hasta 20% en algunos lotes). Juan Carlos Sampaoli, asesor en Arequito, añadió que fuertes vientos provocaron volcado con pérdidas promedio de 10 a 15 quintales.  En el sudeste cordobés, Luciano Ascheri, asesor del CREA Monte Maíz, observó "muchos problemas en enfermedades de caña, principalmente Fusarium y antracnosis".  Girasol En girasol, Gustavo Duarte, de la zona de América, destacó como negativo la fuerte aparición de roya blanca en estados vegetativos. Otro problema fueron los ataques de palomas. Diego Marozzi, de Agros Soluciones, contó que en el Chaco el grado de ataques de palomas llegó a niveles alarmantes.  Un punto positivo fue que la tecnología Clearfield sigue ganando espacio. Además, se observó una mayor superficie con alto oleico. Gustavo Almassio, de la Regional Necochea de Aapresid, observó esta característica en esa región. Y agregó: "Hubo hasta 50 dólares de prima para estos materiales".

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *