17 de abril de 2010 02:20 AM
Imprimir

Un híbrido de maíz con triple acción

En el marco de la carrera por duplicar los rendimientos de los cultivos entre 2000 y 2030 que Monsanto se autoimpuso, la empresa presentó en esta localidad el nuevo maíz Genuity VT Triple PRO, que es la evolución de su antecesor, el MGRR2.

La protección que brinda el MG será superada, ya que esta segunda generación de maíz suma dos nuevas proteínas a su modo de acción. Así se mantiene el control de diatrea y se mejora el nivel de control de helicoverpa y spodoptera. Pero además incorpora una protección contra insectos subterráneos, como la Diabrotica speciosa (vaquita de San Antonio). A su vez, la tecnología RR2 aporta la resistencia al glifosato para controlar la maleza. Por eso, según explicó Hernán Ingrassia, representante del área de Desarrollo Biotecnológico de Monsanto, la denominación "triple" hace referencia a la protección aérea (diatrea, helicoverpa y spodoptera), subterránea (diabrótica) y contra la maleza. "Esta tecnología se podría estar comercializando para fin de año", adelantó Ingrassia. En este momento está en proceso de desregulación. Al ser el maíz un híbrido, cuya semilla el productor debe comprar año a año, Monsanto invierte más dinero en la Argentina en la investigación de este cultivo del que destina a los avances en soja, según explicaron en la compañía. Cuando el maíz VT Triple PRO se lance en el mercado lo hará acompañado del nuevo sistema de tratamiento de semillas, Acceleron, que Monsanto aprovechó también para presentar en esta localidad. "Este producto incluirá todos los mejores insecticidas y fungicidas que haya en el mercado", contó Ingrassia y agregó: "Queremos que este concepto [por Acceleron] le otorgue al productor la garantía de que se le va a dar lo mejor". La próxima meta para la que Monsanto se está preparando es el Smart Stax, un apilado de ocho genes que combina herbicidas, control de plagas y mayor eficiencia en el uso del agua, entre otras características. Pero, según comentó Ingrassia, este evento biotecnológico no se comercializará hasta dentro de tres o cuatro años. Por año, Monsanto invierte 1000 millones de dólares en investigación a nivel mundial en eventos biotecnológicos y de protección de cultivos. Es decir, unos 3 millones de dólares por día.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *