18 de abril de 2010 00:00 AM
Imprimir

Menores en tamaño, grandes en producción

No es un secreto que Colombia cada vez se destaca más por su desarrollo pecuario. Una muestra de eso es la cantidad de especies de ganado bovino que ofrecen una enorme producción de carne y leche, además de ser tenidas en cuenta para las montas o para la manufactura del cuero en los diferentes productos que existen en el mercado actual, algunos de ellos, con calidad de exportación.

Todos estos son elementos que contribuyen con la economía y el desarrollo del país, y que le dan un buen nombre a las diferentes regiones de Colombia.

Expofinca, la feria agropecuaria, agroalimentaria y agroindustrial más relevante de Antioquia, destaca enormemente, esta variedad de ganado que hay en el país, gracias a las exhibiciones y juzgamiento de razas, en una muestra pecuaria que incluye 680 animales distribuidos en la exposición nacional de ganado Angus-Brangus, la exposición de ganado Simmental-Simbrah, y las exhibiciones de otros bovinos como Sénepol, Limousin, Gyr, Búfalos, Ayr Shire y Holstein.

Especies menores

Pero así como el ganado es una gran fortaleza para el desarrollo del sector, comienzan a tomar fuerza las que se llaman especies menores, no porque sean de menor calidad o importancia, sino, principalmente por su tamaño en comparación con el ganado bovino, que pueden causar inclusive, un mayor impacto económico en el desarrollo agropecuario del país.

Las aves de corral por ejemplo, superan el consumo percápita del país en carne de res. Mientras el desarrollo de un pollo hasta su venta final se demoraba 75 días, hoy se demora sólo 41 días gracias a los avances e investigaciones tecnológicas.

La crianza de cabras y carneros comienza a convertirse en un gran atractivo, debido a las potencialidades que hay en la producción y venta de los derivados de su leche, y a la calidad de su carne. De hecho, Colombia apenas empieza a trabajar con estos animales, cuando en países europeos, ya ellos son quienes proporcionan altos niveles de desarrollo económico y aportan gran parte de la alimentación de las comunidades que los tienen.

Los perros y gatos, son también considerados especies menores, pero su aporte al sector es más desde el punto de vista del crecimiento social. Así lo afirmó Gustavo Cuartas, experto en temas agropecuarios, quien explicó que la presencia de uno de estos animales en una familia genera cierta cantidad de responsabilidades y sentimientos que unen a sus integrantes, además de convertirse en parte importante del crecimiento familiar.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *