19 de abril de 2010 15:19 PM
Imprimir

El "dólar sojero" ya vale menos que durante los años de convertilidad

Después de que el titular de la Federación Agraria Argentina (FAA), Eduardo Buzzi, lanzara la primera piedra hacia el campo de la devaluación, la dirigencia agropecuaria decidió salir a pedir la baja de retenciones para paliar la pérdida de rentabilidad del sector, pese a la cosecha que será récord este año.

Según el Indicador de Coyuntura Agropecuaria que publica mensualmente la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BC) el "dólar agrario" para la soja vale $ 1,04.

La entidad llega a ese resultado al contabilizar el peso de las retenciones y de la inflación sobre los resultados de cada cultivo. Pese a que los números oficiales demuestran todavía un margen para caer por debajo de la paridad del período de la convertibilidad, si se "deflactan por la inflación que miden las consultoras privadas, el valor del dólar cae por debajo de la paridad del uno a uno, en el caso de la soja", indicó Ramiro Costa, economista de la BC.

Con ese análisis coincidió el ex presidente del Banco Central (BCRA), Javier González Fraga, y destacó que, pese a que el retraso cambiario es la única herramienta antiinflacionaria que le queda al Gobierno tras haber intervenido el Indec, la corrección se terminará haciendo por la vía de la devaluación.

Cabe recordar que durante la década de los noventa el precio de la soja osciló entre los u$s 150 y los u$s 300 por tonelada, cuando hoy, tras haber tocado un techo de u$s 600 ronda los u$s 360 por tonelada.

"No soy optimista respecto a que bajen las retenciones", dijo González Fraga, después de que el campo anunciara una movilización para el 3 de mayo en el sur de Buenos Aires, donde reclamarán por una baja de más de 10 puntos en los derechos de exportación para la soja y una quita total para los otros granos.

La medida se decidió en el seno de la mesa de enlace, después de que las declaraciones "devaluacionistas" de los dirigentes crisparan a más de uno.

Así, Eduardo Buzzi salió a aclarar que "la combinación del 35% de retenciones (para la soja) y ese cambio hacen un cóctel letal que perjudica más a los que tienen menos".

Según González Fraga, el campo se beneficiaría más por una baja de retenciones porque una devaluación impactaría en los costos. Por estos momentos, por caso, preocupa la suba del gasoil, que se vería más afectado con una apreciación cambiaria.

"Deben dejarse retenciones cero a las economías regionales, y no seguir cobrando el 35% a todos por igual. Hay que llevarlas a niveles razonables por tres o cuatro años, y luego sacarlas para que no sean sólo 1.000 ó 1.500 productores los que siembren todo en la Argentina", dijo Buzzi.

La soja es el grano con mayor nivel de retenciones. De esta forma, el dólar agrario para el trigo es de $ 1,24; para el girasol, $ 1,10; y para el maíz, de $ 1,29.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *