20 de abril de 2010 19:31 PM
Imprimir

Diez proyectos de ley para cambiar la Oncca

Con autorías de todos los bloques ya hay una decena de proyectos en Comisión que se acumulan

Mientras la comisión de Agricultura y Ganadería de la Cámara baja no termina de redactar un dictamen para una ley que modifique la Oficina Nacional de Control Comercial Agropecuario (Oncca) –esta semana no se convocó a sesión de diputados, luego de la visita del ministro Julián Domínguez- siguen entrando proyectos para todos los gustos.

A las iniciativas presentadas en el periodo anterior (2009) que mantienen la vigencia de su estado parlamentario, se añaden los proyectos ingresados desde en el actual periodo parlamentario. Así la lista crece casi todas las semanas, y los asesores de la comisión no han terminado de leer lo que tienen en carpeta, que ya hay nuevos expedientes para analizar.

Repasando las propuestas legislativas, El Enfiteuta, se encontró con una decena de proyectos que impulsan la modificación parcial o total del organismo, cuando no su eliminación y/o reemplazo por un nuevo ente de control.

Algunos reflotan las viejas Juntas, tanto de carnes como de granos, lo cual implica meterse con la Oncca de manera directa o indirecta. Este es el caso del proyecto que dejó el entrerriano Raúl Solanas (FpV) antes de finalizar su mandato en 2009, para el caso de los granos. Y las dos iniciativas presentadas por Eduardo Macaluse este año que a la JNG suma la recreación de la JNC.

Otro de los que reemplaza el organismo por un nuevo ente de regulación y control es el socialista Lisandro Viale (Entre Ríos) que propone la creación de una “Agencia de Control y Arbitraje de Comercio y la Industria Agroalimentaria”, que amplía el marco de acción sobre toda la producción agropecuaria.

Otros proyectos, como el presentado por el diputado Francisco De Narváez, prácticamente lleva a la Oncca al año 1996 cuando se creó por un decreto de Carlos Menem y Roque Fernández para “estricto cumplimiento” del comercio agropecuario tras haberse desmantelado la JNC y la JNG en 1991.

Este año el PRO, con la firma del diputado Christian Gribaudo, también impulsó un proyecto para modificar el organismo en el que se mete directamente en la conducción, llevando a cuatro miembros los representantes del Estado y a igual número los del sector privado: la mesa de enlace (FAA, CRA, Coninagro y SRA).

Esta iniciativa deja en manos del Estado y de la oferta el completo control de la comercialización, sin injerencia para la demanda, es decir agroindustria y exportadores. Gribaudo ya había presentado otra iniciativa junto al jefe de la bancada macrista, Federico Pinedo, en 2009 (aún vigente) que derogaba todas las medidas dictadas por la Oncca que “impliquen cualquier distorsión” en el comercio.

Hasta la diputada Lidia Satragno, más conocida como Pinky, también de PRO arrimó su proyecto el año pasado creando en el seno de la Oncca un “Consejo Consultivo Asesor” integrado mayoritariamente por el sector privado, es decir que el Estado –no ya el oficialismo- queda en minoría dentro del cuerpo colegiado que por sus facultades es casi un organismo de conducción paralelo.

Recientemente las diputadas de la Coalición Cívica, Hilma Ré (Entre Ríos) y la porteña Patricia Bullrich, elevaron una propuesta que directamente borra todo rastro de la Oncca dejando en manos del Ministerio de Agricultura las funciones del organismo, y conservando en ese mismo ámbito su personal y estructura. Vale decir, la Oncca desaparece y es completamente absorbida por el Ministerio.

Como si todo esto fuera poco el radicalismo presentó en diciembre de 2009, apenas asumieron los nuevos diputados un proyecto encabezado por Atilio Benedetti (Entre Ríos) que también lleva la rúbrica de los federados Pablo Orsolini, Ulises Forte, y hasta la del hijo de Don Raúl: Ricardo Alfonsín.

La iniciativa, donde mucho tuvo que ver el ex presidente del organismo Marcelo Rossi, vuelve a la función original de control del organismo, pero no a 1996 sino a 2005, cuando se emitió el decreto 1067 firmado por Néstor Kirchner, el entonces Jefe de Gabinete, Alberto Fernández, y el Ministro de Economía, Roberto Lavagna.

Esta iniciativa radical elimina las modificaciones derivadas a partir de 2007 con la creación de las compensaciones que han sido objeto de múltiples denuncias en la prensa y en sede judicial. Pero incorpora un régimen de sanciones que le daría un mayor poder de acción al organismo y que ya Rossi reclamaba cuando conducía la Oncca, contra el rechazo de buena parte del sector privado.

Lo curioso es que en los últimos días el radicalismo presentó otro proyecto que lleva la firma del cobista Eduardo Kenny (La Pampa), Norah Castaldo (Tucumán), Silvana Giudici (CABA) más conocida por su cerrada defensa por la libertad de expresión contra la ley de medios del Ejecutivo, y el cordobés Héctor Del Campillo.

El proyecto de este segundo grupo radical es más parecido a lo que propone el diputado De Narváez que a sus correligionarios con la iniciativa que encabezó Benedetti. Planta, en pocas palabras, una Oncca que se asemeje a lo que era en 1996, cuando Menem la creó; que al decreto de Kirchner que lo elevó como ente autárquico y descentralizado.

Como las visiones respecto de lo que debe ser un organismo de Control para el comercio agropecuario son de lo más heterogéneas, y hasta se podría añadir que incompatibles en más de un caso. Esto último debido a que se parte de una concepción ideológica en materia de intervención del Estado que tornan imposible su coexistencia.

No es poca la tarea que le espera a la comisión que conduce Ricardo Buryaile

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *