23 de noviembre de 2009 02:33 AM
Imprimir

Escenarios granarios :   La suba sigue, pero es demasiado empinada

Técnicamente se están dando señales de que deberíamos tener un ajuste negativo. No obstante la tendencia alcista es muy fuerte

Los mercados internacionales siguieron generando subas en la semana pasada, especialmente en el caso de la soja, sin embargo la tendencia se ha exacerbado y técnicamente se están dando señales de que deberíamos tener un ajuste negativo. No obstante la tendencia alcista es muy fuerte, y en estos casos las tomas de ganancias suelen postergarse.
Resulta conveniente aquí volver sobre el viejo tema de análisis fundamental y técnico. Estas dos formas de analizar la tendencia de precios en general han colisionado, y los analistas se reparten entre quienes siguen uno u otro.
El análisis fundamental trata de repasar los condimentos de oferta y demanda, para comprender hacia donde pueden ir los precios. El problema es que la cantidad de información que influye sobre los precios es enorme, con lo que indicar el valor al cual deberían moverse los precios podría resultar una “fatal arrogancia” de los analistas. Sin embargo, lo bueno de este análisis es que las conclusiones pueden justificarse, ya que se cuenta con los elementos detectados en la investigación de mercado.
El análisis técnico parte de analizar un gráfico de precios en el que se tratan de identificar patrones de conducta de los compradores y los vendedores. En definitiva los precios reflejan la puja diaria entre quienes creen que el mercado está demasiado bajo y quienes creen que ha subido demasiado, y apuestan dinero a ello. Esto implica tener millones de personas haciendo análisis fundamental, y tomar sólo sus conclusiones sin preguntarles porqué creen que el mercado sería alcista o bajista. Lo bueno del análisis técnico es que es relativamente sencillo. Se llega rápidamente a conclusiones, y es posible ver señales de que las tendencias se pueden revertir antes de que lo hagan. El problema es que el análisis técnico no da una just ificación consistente de porqué se debería esperar que los precios hagan tal o cual cosa.
A nuestro juicio, plantear esa dicotomía entre análisis fundamental y técnico es equivocado ya que los enfoques son complementarios. Debe usarse el análisis técnico para detectar señales de que las cosas puedan estar cambiando en el corto plazo, y el análisis fundamental para tratar de justificar esos movimientos.
Sin embargo en muchas ocasiones el análisis técnico dice una cosa, y el fundamental no logra justificarla. Luego cuando desde el análisis fundamental aparece la justificación, el mercado ya se ha movido demasiado.
En este momento estamos viendo desde el análisis fundamental que se van rompiendo máximos, y que las tomas de ganancias son cada vez más cortas, es decir que tenemos un mercado alcista. Pero los fundamentos nos muestran una enorme cosecha norteamericana de maíz, trigo y soja disponible en el mercado, con la cosecha Sudamericana de soja cercana, y con elementos alcistas que podrían verse recién más adelante como la demanda internacional o la lucha por el área en EEUU.
Pero lentamente van apareciendo justificaciones a lo que vemos en los precios, como esta semana donde OIL WORLD reconociendo la falta de lluvias en áreas claves de nuestro país, redujo la estimación de producción de 53 mill.tt. a 47 mill.tt. El mercado recordó lo sucedido el año pasado con el fracaso de nuestra cosecha, y le sumó la activa demanda que se ve hasta el momento por soja, y los precios se dispararon. Y al subir la soja arrastra al maíz y al trigo.
Sin embargo debemos tener presente que la volatilidad del mercado y la rapidez y profundidad de los ciclos se han hecho tan grandes que no es posible hacerse el distraído con estos mercados. Hoy más que nunca hay que aprovechar los precios y ejecutar coberturas.
Localmente la cuestión de la falta de lluvias en ciertas regiones hace que los productores sean reacios a vender. Sin embargo en el caso de la soja, se pueden hoy poner pisos en 220 U$S/tt con poco costo, y este precio hace un mes era un valor que nos preguntábamos si iban a aparecer en algún momento.
En el caso de maíz y trigo los precios también han mejorado, y lo importante es que el nivel de intervención que tienen estos mercados justifican que aceptemos los mismos y vendamos sin tardanzas, comprando CALL en Chicago, donde los mercados no están intervenidos.Dante Romano: Director Académico del Centro de Gestión Agropecuaria de Fundación Libertad

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *