22 de abril de 2010 11:45 AM
Imprimir

Donde sí hubo cosecha gruesa, la situación es alentadora

Según el sondeo efectuado ayer por este diario, la actividad del sector transportista ha evidenciado un leve repunte en algunos distritos del sudoeste bonaerense. Esto se debe a dos factores: por un lado, a la aceptable cosecha gruesa en lotes ubicados al norte y este de la región; por el otro, a que varios camioneros han logrado ser contratados en la zona núcleo de las provincias de Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe, donde la cosecha de soja fue excelente.

El éxodo de camioneros a otras zonas tuvo un beneficio adicional para los que eligieron quedarse, ya que redujo la competencia.
En Coronel Suárez, empresarios del sector señalaron ayer que la situación es "alentadora". Según el presidente de la Cooperativa de Transporte de esa localidad, Héctor Rolhaiser, el trabajo ha aumentado.
"Como comenzó la cosecha en esta zona, hay mucho movimiento. Además, algunos transportistas locales emigraron hacia al norte en busca de trabajo, por lo que no hay tantos camiones" explicó.
Con respecto a las perspectivas para este año, Rolhaiser indicó que se espera tener más trabajo que años anteriores, gracias a que ha mejorado la situación climática. Esto posibilitará tener continuidad laboral.
El referente indicó que actualmente se aplica la tarifa 2009 de la Cámara Argentina de Transporte Automotor de Carga (CATAC), aunque hay problemas con los cupos de descarga en el puerto de Ingeniero White.
"Actualmente se cobra 71,25 pesos por el transporte hasta Bahía Blanca, lo que representa una buena tarifa. Lo que se complica es la entrada al puerto, porque hay pocos cupos. Nos dijeron que la semana próxima se normalizaría la situación, algo que realmente esperamos", indicó el transportista.
En Coronel Dorrego la situación de los transportistas de carga de cereales también evidenció un leve repunte, aunque en este caso por efecto de la buena cosecha gruesa en el centro de la provincia de Buenos Aires y sur de Córdoba y Santa Fe, según admitió Aníbal Abraham, directivo de la Cooperativa de Transporte local.
"En nuestro partido la recolección recién se inicia, pero en los últimos años la situación fue muy complicada debido a magras cosechas y al paro agropecuario. Esto hizo muy difícil la subsistencia, y obligó a la mayoría de los camiones del distrito a trabajar fuera de los límites de Dorrego", explicó.
"Durante este crítico período, se tomaron varias medidas tendientes a ajustar al máximo el cinturón. Incluso nuestra cooperativa, que siempre ha sido solvente, tuvo que reducir la carga horaria del personal, entre otras disposiciones", dijo.
Abraham admitió que las perspectivas para el sector durante este año no sólo dependerán de los resultados de las próximas cosechas, especialmente la fina (principal actividad productiva del distrito dorreguense), sino también de la implementación de tarifas acordes para los fletes y la distribución equitativa de las cargas durante todo el año y no sólo en los meses de mayor actividad.
En Pigüé, la lenta recuperación del trabajo en el sector también tiene directa vinculación con la más que favorable cosecha de soja, que ha llevado a los camioneros a buscar otros horizontes para trabajar, según lo aseverado por el gerente de la Cooperativa de Camioneros "La Unión", Alberto Maica.
"Desde hace un mes, aproximadamente, hemos empezado a tener trabajo con cierta continuidad", dijo.
"Estamos trabajando bastante en Fortín Olavarría. En el distrito, si bien el movimiento es más reducido, nos hemos llevado una sorpresa porque parece que hay bastante soja y girasol", añadió.
Después del fracaso de las últimas tres cosechas, el sector se encontraba con serias dificultades para su subsistencia, por lo que esta leve recuperación –enfatizó– permite ser un poco más optimista de cara al futuro.
"Seguimos complicados igual pero, de aquellas malas perspectivas que teníamos, esta pequeña recuperación del trabajo nos permite mejorar un poco el ánimo", señaló.
En cuanto a la tarifa, dijo que se ha actualizado en parte, aunque los últimos aumentos que sufrió el gasoil no están contemplados.
"Igualmente, hay que aceptarlas. Otra no queda", sentenció.
Un balance similar trazaron los transportistas pringlenses, distrito donde se logró una aceptable cosecha gruesa y, al mismo tiempo, mermó la cantidad de camiones disponibles.
"En este momento estamos trabajando a full. Es mucho el trabajo que hay y no tenemos camiones para cubrir todo, por lo que el balance es muy positivo", afirmó Armando Haderne, presidente del sector de transportistas agremiados a CATAC.
"Además, estamos muy bien en cuanto a que se respeta la tarifa, entre otras cosas, por lo que no nos podemos quejar", subrayó.
Al ser consultado por las perspectivas para lo que queda del año, se mostró con una actitud optimista, aunque reconoció que depende de las medidas que tome el gobierno nacional.
"Estimo que vamos a trabajar de esta manera durante todo el año. Las perspectivas son muy buenas, aunque también depende de cuestiones políticas", mencionó.
"Tendremos que esperar a ver qué decisiones toma el Estado Nacional, por ejemplo, con el tema de las exportaciones, pero de todas maneras somos optimistas", concluyó.

Las escasez de combustible también afecta al sector
Uno de los temas que preocupa al sector del transporte es la escasez de combustible que les impide continuidad en el trabajo.
Según el presidente de la Cooperativa de Transporte de Coronel Suárez, Héctor Rolhaiser, está muy complicado el tema de la provisión de gasoil.
"Nosotros tenemos habilitadas varias estaciones de la región pero muchas veces vamos a cargar y se han quedado sin combustible", manifestó.
Haciendo referencia a la estación de servicio YPF que la cooperativa posee en Coronel Suárez, Rolhaiser indicó que los domingos generalmente se quedan sin gasoil y recién los camiones llegan el miércoles a la noche para abastecerlos.
"Entonces sólo podemos abastecer de jueves a domingo; en Pringles el martes (la antevíspera) había más de 20 camiones y ni una gota de combustible, lo mismo sucedía en Pigüé, sólo se consigue combustible en empresas de otra bandera", reclamó.
"Encima ni siquiera te llenan el tanque del camión, como máximo venden 400 pesos, es decir alrededor de 110 litros", se quejó.
Desde las petrolera YPF la respuesta a los camioneros es que no pueden abastecer todo el mercado, al tiempo que tampoco aumentan el cupo a las estaciones de servicio.
"Como es la petrolera que tiene el combustible más barato en el mercado, es lógico que los camiones se vuelquen hasta que se termina, además no actualizan los cupos de las estaciones de servicio, ya que son los mismos que teníamos hace 7 años atrás cuando la realidad es que ha aumentado muchísimo el consumo", enfatizó.
"No hay solución, en Suárez tenemos dos estaciones YPF y los cupos están dados de manera que alternadamente tiene combustible uno u otra, es decir cargan una los lunes y el miércoles a la otra, es decir si bien siempre hay combustible en las estaciones, no se llega a abastecer a todos", reclamó.
En este sentido, el transportista expresó que la situación se va a complicar aún más la semana próxima, cuando el sector agropecuario comience con la cosecha a pleno.
"Esta semana comenzó el movimiento muy suave, pero después se va a necesitar mucho combustible para las cosechadoras y si bien algunos precavidos habían acumulado gasoil en sus campos, cuando comience la cosecha van a necesitar más", dijo.
Al ser consultado ante la posibilidad de que los dirigentes gremiales puedan ejercer alguna presión para destrabar esta situación, el transportista indicó que esta es una situación conocida por todos.
"Lo saben los gremialistas y el gobierno; lo saben todos", se lamentó y agregó que "lamentablemente la YPF no puede abastecer a todo el mercado porque es el combustible más económico; realmente las otras estaciones de servicios trabajan cuando se acaba el gasoil más barato".

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *