23 de abril de 2010 07:36 AM
Imprimir

Sarna Ovina, una realidad que golpea a productores

Desde hace unos meses a esta parte, los productores con majadas en la zona de las seccionales 9ª y 10ª del departamento de Paysandú, han visto con preocupación como la aparición de animales con sarna y también piojo, generan un duro golpe en el aspecto productivo.

Es así que, apoyados por los Servicios Ganaderos del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP) y técnicos del Secretariado Uruguayo de la Lana (SUL), procuran combatirla con las herramientas que aportan los profesionales, pero fundamentalmente con el serio compromiso de los productores en cambiar aspectos de manejo y control de las enfermedades.
“Es una realidad que nos tiene muy preocupados y más que ahora con la baja de las temperaturas se aproxima un tiempo propicio para la sarna, porque se hace muy difícil de controlar”, manifestó en diálogo con EL TELEGRAFO, Jorge Hiriart.
El ex presidente de la Asociación Rural de Paysandú y productor de la zona de Paso del Parque, indicó que “a esto se suma que las ovejas están preñadas lo cual dificulta el manejo de la majada”.
En lo que va desde la aparición de los primeros casos hasta la fecha, se han efectuado dos reuniones para tratar la situación. La última de ellas, realizada hace una semana en el local Gastelú, sobre la ruta 26, reunió a unas 40 personas de la zona. Hiriart entiende que la reunión fue efectiva por el número de productores participantes, “en su gran mayoría de las seccionales 9ª y 10ª del departamento, comprometidos directa o indirectamente con el tema”.
Argumenta además que “no es sólo la sarna, sino que también aparecieron varios casos de piojo, entonces el tratamiento es doble”.
Consultado respecto a la forma de apreciar una enfermedad que hace años no se verificaba en la región, sostiene que “un hombre campero tiene conocimientos y se da cuenta de los problemas. Una cosa es el piojo, pero otra es cuando apreciamos que el animal comienza a perder la lana”.
Además, con cualquiera de estas dos afecciones “el animal se hace tremendamente pasador y cualquier alambrado que esté en malas condiciones lo pasa y da al vecino o a la calle, diseminando la enfermedad”.
Subrayó que “pierde kilos de carne y calidad en la lana”, aclarando que, “los productores no han sacado la cuenta de lo que se pierde, porque si no lo controlarían de otra manera”.
seguimiento
Sostuvo que los servicios veterinarios “deben realizar seguimiento, lo cual es fundamental”.
Jorge Hiriart explica que “desde los servicios veterinarios nos dicen que no tienen gente, pero poniendo un poco de voluntad en el tema, era para tomar medidas con anticipación, porque además, parece que hay productores que tienen vergüenza de decir que tienen sarna".

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *