23 de abril de 2010 12:57 PM
Imprimir

La cadena del tabaco quiere impedir mayores restricciones al negocio

Representantes de la producción de las siete provincias tabacaleras argentinas, funcionarios, cámaras empresarias del interior e industriales del sector estuvieron ayer presentes en el Congreso para manifestar su postura en contra de que el Senado trate la ratificación, por parte de la Argentina, del Convenio Marco para el Control del Tabaco (CMCT).

Se trata de un tratado internacional impulsado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y firmado por 167 países. Pese a que Argentina se adhirió en 2003, necesita ratificación del Senado, instancia que aún no fue lograda. Por lo tanto, el país es uno de los pocos del mundo en desarrollo que no forma parte de un convenio considerado el primero en materia de salud.

De suscribirse, afectaría a 30.000 productores de Misiones, Salta, Jujuy, Chaco, Corrientes, Catamarca y Tucumán; a 800.000 puestos de trabajo, y a los argentinos fumadores que llegan al 32% de la población, uno de los mayores índices de cigarrillos per cápita de América del Sur.

El senador porteño Daniel Filmus, presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores, encabezó la reunión de ayer que se celebró en conjunto con la Comisión de Salud. Allí, productores e industriales plantearon su oposición a una normativa que trata temas sobre la publicidad de los cigarrillos, los impuestos a la industria, el ordenamiento del espacio público y hasta regulaciones de producción.

El primer perjuicio que ven los agricultores es que, si se ratifica el tratado, el Gobierno deberá dejar de entregarles el dinero proveniente del Fondo Especial del Tabaco (FET) porque no podría sostener económicamente la actividad. “Sin ese fondo se producirá menos tabaco que pasará a ser provisto por otros países sin que baje el consumo”, se quejó ayer un vocero.

También se alertó sobre la pérdida de soberanía que creen que provocaría la adhesión al convenio. De todos modos, hubo acuerdo con que se dictamine una ley nacional para regular el sector, debate trunco desde 2005, cuando el ministro de Salud era Ginés González García.

Facundo Etchebehere, director de Asuntos Corporativos de Nobleza Piccardo, indicó que “el debate debe ser sobre la ley nacional porque daría certeza para operar en el mercado”.

Tras la reunión, industriales y productores hicieron un balance positivo. El titular de la Cámara del Tabaco de Jujuy, Pedro Pascuttini, destacó que los productores recibieron “el apoyo de los legisladores que nos manifestaron que no van a perjudicar la producción, ya que saben de la importancia socioeconómica que tiene”. Ese apoyo podría disminuir la semana que viene, cuando sea el turno de las asociaciones antitabaco.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *