25 de abril de 2010 09:01 AM
Imprimir

Animales más pesados para aumentar la producción de carne

El Gobierno busca aumentar la producción de carne y hacer más rentable el negocio del sector ganadero de la mano del aumento del peso de faena y del pago de compensaciones al engorde de novillos pesados a corral, así como la entrega de fondos.

El objetivo es garantizar la actividad ganadera mediante un "salto cualitativo" en los niveles de producción, señalaron desde el Ministerio de Agricultura, que acaba de lanzar el Plan Ganadero del Bicentenario para impulsar el desarrollo del sector, y en el que incluye, también ,a las carnes aviar y porcina, entre otras.

En este marco se inscribe la decisión de concentrar las compensaciones que actualmente reciben los feedlots (establecimientos dedicados al engorde de ganado bovino a corral) en la producción de novillos gordos (de más de 430 kilos). Hasta ahora, los feedlots recibían subsidios por el engorde de hacienda de cualquier categoría, independientemente del peso al que llegaran los vacunos.

Asimismo, la cartera agropecuaria dispuso elevar el peso mínimo de faena, desde los anteriores 260 kilos hasta 320 kilos en febrero de 2011, una medida anunciada hace unos años y postergada en forma sucesiva a raíz de distintos inconvenientes.

Desde abril, el peso mínimo obligatorio de faena (por debajo del cual no puede sacrificarse ningún vacuno) subió a 280 kilos en pie (equivalente a 154 kilos res con hueso); y a partir del 1 de mayo, será de 165 kilos res con hueso (300 kilos en pie).

Así, según la cartera agropecuaria, a fin de 2011 "por cada animal faenado se habrán sumado unos 30 kilos a la oferta de carne dando un salto cualitativo en los niveles de producción, a través de mejoramiento genético, manejo sanitario y reproductivo".

"La sanción a la faena comercial así como a la comercialización con destino a faena de la categoría terneros mamones (macho y hembra), en el mediano plazo, redundará en un aumento de la oferta de carne en el mercado por mayor peso y rendimiento", se indicó en la resolución que dispuso el aumento del peso mínimo de faena.

El objetivo de estas medidas es revertir la situación del sector, caracterizada por la disminución del stock ganadero, principalmente a raíz de la sequía de 2008/2009  y la disminución de la superficie ganadera.

A la falta de pasto y agua provocada por la sequía, que causó estragos en el rodeo nacional por la pérdida de cabezas y peso; se sumó la disminución de la superficie ganadera a manos de la agricultura.

Superada una de las sequías más duras de la historia, la ganadería enfrenta una etapa diferente, coinciden distintos especialistas, quienes destacan los buenos precios, el excedente de pastos y granos, y la buena relación entre el maíz y la carne.

"En el pasado, por la sequía que afectaba a nuestro país y el derrumbe de los precios de este sector, se hizo necesario subvencionarlo para que exista mayor cantidad de carne en el mercado", recordó el titular de la Oficina Nacional de Control Comercial Agropecuario (ONCCA), Juan Manuel Campillo, en referencia a la política de compensaciones a feedlots.

En la actualidad, el aumento del precio de la hacienda vacuna mejoró la relación entre el kilo de carne y el kilo de maíz, lo que "permite que los establecimientos afronten el gasto en la alimentación de la hacienda sin afectar sus ganancias", explicó Campillo, al anunciar la eliminación de las compensaciones.

En el caso del nuevo peso mínimo de faena, el secretario de Ganadería, Alejandro Lotti, consideró que "no va a impactar en la oferta ni en el precio; la medida sólo incide en el 10% de la faena y no en todas las categorías de animales que van a faena".

"Quienes dicen que va a escasear la carne están equivocados", señaló Lotti, para quien "matar un animal de 180 kilos, cuando se le pueden agregar 100 ó 200 kilos más, es una aberración".

En cambio, representantes de la producción advirtieron que el peso mínimo de faena disminuirá la oferta de carne y no incentivará a los productores a agregar más peso a sus animales.

"Al haber menos hacienda por no estar en condiciones de ser faenada por la nueva limitante impuesta por el Gobierno, habrá una menor oferta, por lo que al consumidor le costará más llegar al bife", aseguró Angel Girardi, presidente de la Asociación Productores de Carne Bovina (Aprocaboa).

Para Girardi, "los aumentos de peso de faena se logran acá y en el mundo abriendo mercados, aumentando exportaciones y con un horizonte claro; sin trabas, registros de exportación, encajes, precios mínimos ni limitaciones de peso para la faena".

Y para la Sociedad Rural Argentina (SRA), la implementación de esta medida "sólo generará menos oferta de carne al mercado interno, perjudicando al productor ganadero pero especialmente a los consumidores".

Sin embargo, Carlos Pujol, secretario de la Cámara Argentina de Consignatarios de Ganado, afirmó que "aumentar el peso de faena siempre es positivo", aunque consideró que "el tema pasa por cómo poner en marcha una decisión de esas características".

Eventuales subas en los precios por la reducción en la oferta de hacienda liviana "se van a compensar cuando la hacienda llegue al mercado con los mayores kilos requeridos", consideró Ignacio Gómez Alzaga, consignatario y vicepresidente del Mercado de Liniers.

"Para que el mercado se estabilice van a pasar dos a tres meses, plazo que va a necesitar la hacienda para terminar de engordar y alcanzar los nuevos pesos mínimos de comercialización con destino a faena", añadió Gómez Alzaga.

La medida "no debería redundar en un aumento del precio de la carne al mostrador" ni afectar la rentabilidad de los feedlots, estimó el presidente de la Cámara Argentina de Engordadores de Hacienda Vacuna (CAEHV), Juan Carlos Eiras.

Si bien "este año no va a ser fácil en cuanto a la oferta de hacienda, con lo cual los precios van a estar firmes, no tendríamos que tener un escenario de mayor suba a la que ya tuvimos, no tendría que ser un escenario crítico", estimó. Asimismo, en los últimos días las provincias de Buenos Aires, Entre Ríos, Chaco y La Pampa adhirieron al Plan Ganadero del Bicentenario.

En este marco, Buenos Aires recibió $64,5 millones, de los cuales $42 millones que se destinarán al financiamiento de proyectos productivos, y $22,5 millones para que la entidad bancaria pueda entregar créditos a tasas subsidiadas.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *