26 de abril de 2010 19:29 PM
Imprimir

Conejos: origen de los problemas respiratorios

Al empezar a escribir este articulo, me vienen a la memoria aquellos conejos que se criaban de forma artesanal en los pequeños conejares familiares, con no más de dos o tres conejas reproductoras, y digo criaban, porque era muy frecuente hasta hace pocos años encontrarlos en las zonas rurales.

Hoy, sin embargo, aunque todavía persisten algunos, han ido desapareciendo, unos debido a la fuerte despoblación reciente del medio rural y otros por la transformación en grandes explotaciones cunícolas.

En esas pequeñas y familiares granjas de conejos, fue donde tuve mi primer contacto con esta especie animal, y recuerdo que ya se observaban síntomas de algunos de los problemas patológicos que hoy siguen siglo XXI afectando a estos animales, fundamentalmente diarreas, que causaban a su vez la muerte de muchos gazapos y algunos reproductores. Pero, lo que nunca tuve ocasión de ver en aquellos animales fueron síntomas de algún proceso respiratorio.

Actualmente, sin embargo, tras ocho años ligado a la cunicultura industrial, a través de la empresa de alimentación animal en la que desarrollo mi profesión de veterinario, puedo ver que cada vez son más frecuentes estos problemas en las explotaciones cunícolas modernas.

Bajo mi punto de vista, la gran diferencia entre las explotaciones familiares del recuerdo y estas grandes granjas modernas, con equipos e instalaciones tan sofisticados en muchos casos, radica en la finalidad de su concepción; aquéllas para obtener unos gazapos para autoconsumo y éstas para conseguir un objetivo fundamentalmente económico como cualquier otra empresa, con una viabilidad financiera, basada fundamentalmente en la producción de gazapos.

Por ello, en estas modernas explotaciones se barajan conceptos e índices de producción que antes no tenían sentido, como: Tasa de ocupación, intervalo entre partos, N° de gazapos producidos por jaula hembra y año, etcétera.

Estos sistemas actuales de producción tan intensiva suponen una mayor presión sobre los animales que, en este caso, al igual que ocurre con las máquinas tienen un límite y cuando éste se sobrepasa empiezan a fallar por algún punto débil.

Por lo tanto, a la hora de prevenir y controlar eficazmente estos problemas en los conejos, hay que pensar de forma global en la situación en granja de todos aquellos factores que puedan concurrir en su aparición y desarrollo.

El síndrome respiratorio cunícola

De acuerdo con la lógica expuesta anteriormente, deberíamos hablar, como en otras especies animales, de un proceso patológico de origen multifactorial, un complejo respiratorio o "Síndrome respiratorio", originado por un grupo variable de agentes etiológicos o causales de tipo microbiológico, apoyados a su vez por un conjunto de factores ambientales externos, predisponentes o agravantes, que hacen a los animales más susceptibles de sufrir estas enfermedades o bien las complican aún más, unido a la susceptibilidad endógena de los propios animales.

Agentes etiológicos + = Animales >>>>>Síndrome Respiratorio – Factores externos

1) Agentes Etiológicos

En los animales que presentan síntomas de patología respiratoria, se han aislado e identificado muchas especies de microorganismos; algunos de éstos no parecen importantes, pero otros pueden causar infecciones en los tejidos animales y por lo tanto, tienen implicaciones directas en el proceso, siendo los causantes principales de esa sintomatología.

Los principales agentes microbianos identificados e implicados en ocasiones en este síndrome respiratorio son:

Pasteurella multocida
Pasteurella haemolitica
Bordetella bronchiséptica
Staphylococcus aureus
Haemophilus influenzae
Pseudomonas aeruginosa
Francisella tularensis
Streptococcus spp.
Micoplasma spp
Aspergillus spp.
Yersinia spp.
Chlamydia ,spp.
Klebsiella spp.
Virus de la mixomatosis
Otros

Aunque éstos son los gérmenes que suelen provocar la sintomatología respiratoria, hay que tener en cuenta también a los demás virus, bacterias, hongos y parásitos, que pueden colonizar otros órganos no respiratorios de los conejos y de forma indirecta-debilitando a los animales, provocando lesiones de entrada, etc.- podrían favorecer estas infecciones respiratorias.

De la lista de agentes anteriormente citados, los más peligrosos por su frecuencia de aparición o aislamiento y la gravedad de las lesiones que provocan, son Pasteurella multocida y,Staphylococcus aureus, además del virus de la mixomatosis.

A) Pasteurella multocida

La pasteurelosis o infección por Pasteurella spp. es una de las enfermedades más comunes de los conejos de granja, siendo Pasteurella multocida la especie microbiológica más frecuentemente aislada y la que provoca los procesos más graves. Como microorganismo, Pasteurella multocida es una bacteria Gram. negativa, muy, sensible a la baja humedad y de la que se han identificado diferentes serotipos dependiendo de su localización geográfica.

Se trata de una enfermedad de fácil contagio por vía aérea entre animales muy cercanos, o también de forma di recta por contacto de madres a gazapos verticalmente, a través de estornudos, mucosidades, agua de bebida e incluso el personal también podría transmitirla.

La principal vía de entrada de esta bacteria patógena en los animales es, por lo tanto, la respiratoria; así, a través de las fosas nasales y vías respiratorias altas algunas cepas de Pasteurella multocida penetran en sus hospedadores causándoles diferentes síntomas y lesiones que variarán dependiendo de su localización y la gravedad de la infección.

Su localización es muy amplia y se debe a que una vez que entran en el animal, favorecidas por otros agentes infecciosos concomitantes como Bordetella bronchiséptica, Micoplasma o virus, unidos a factores ambientales externos desfavorables para los animales, provocan la infección y su posterior difusión por vías aéreas respiratorias y por la sangre a todos o algunos de esos órganos, finalizando incluso con la muerte de los animales tras una septicemia hemorrágica que afecta a órganos vitales.

Dadas estas diferentes manifestaciones de la pasteurelosis, que como hemos visto no son sólo respiratorias, y dado que ésta es una patología de colectividad, en las granjas afectadas podemos encontramos con individuos infectados por P. multocida en diferentes situaciones: animales muertos o moribundos; animales con síntomas respiratorios o de otro tipo mas o menos graves – rinitis, neumonías, mamitis, etc. con presentaciones subclínicas agudas o crónicas- y animales que son portadores asintomático de Pasteurella – que tras la infección expulsan bacterias con potencial infectante al ambiente sin padecer síntomas de ningún tipo.

Si esta enfermedad no se controla eficazmente en sus inicios, la situación en granja puede llegar a ser tan grave que puede obligar al vació sanitario y cierre temporal de la explotación.

Septicemia hemorrágica

B) Staphylococcus aureus

Es una bacteria Gram. positiva, muy ubicada en la superficie externa y vías respiratorias de los animales y en determinadas circunstancias (heridas, picaduras, mordeduras, arañazos, etcétera) puede ocasionar infecciones en la piel de los conejos, comúnmente llamadas estafilococias, abscesos cutáneos similares a los producidos por P. Multocida, pero que además puede infectarlas mamas o matriz de las conejas reproductoras y originar también mamitis o metritis, e incluso al penetrar por la vía nasofaringe o aerogena pueden causar infecciones en diferentes puntos del aparato respiratorio

C) Mixomatosis atípica

El virus de la mixomatosis, además de producir las típicas lesiones nodulares o mixomas de la forma clásica o nodular, también puede provocar manifestaciones de tipo respiratorio, con predominio de síntomas como conjuntivitis, rinitis, secreciones nasales serosas, lagrimeo, etcétera.

Esta mixomatosis atípica o respiratoria, es muy frecuente encontrarla actualmente en las granjas industriales con problemas por este Poxvirus y muchas veces, por su sintomatología similar, resulta difícil diferenciarla de la pasteurelosis; sin embargo, es imprescindible conocerla e identificarla sin demora para su prevención y control eficaz.

D) Otros agentes infecciosos

Los demás microorganismos de la lista de agentes etiológicos enumerada antes, pueden ocasionar de forma esporádica algunas infecciones poco importantes en el aparato respiratorio, pero lo más grave es que muchas veces su presencia favorece o complica las infecciones por : Pasteurella multocida o pasteurelosis.

Este es el caso de la Bordetella bronchiséptica que por si sola parece que sólo es capaz de producir una rinitis, o de los Micoplasmas que también parece que puedan estar implicados de forma secundaría en algunos procesos de este tipo.

2) Factores predisponentes

Dentro de los factores secundarios a esos agentes etiológicos, que podrían afectar al inicio y desarrollo de los problemas respiratorios de los conejos, hay algunos propios de los animales o endógenos y otros del ambiente que les rodea o externos, así como algunos relativos a los propios microorganismos:

A) Factores endógenos

Edad: Las conejas jóvenes y los gazapos al final del cebo parecen ser más propensos a sufrir procesos agudos; los animales adultos tienden a padecer procesos más crónicos.

Sexo: Los machos padecen con may frecuencia rinitis y coriza que las hembras.

Estado fisiológico: En las conejas madres tras el parto y en los gazapos después del destete, suelen agravarse estos problemas, probablemente por el estrés ocasionado.

Genéticos: Parece posible la selección genética de los conejos por su resistencia a estas enfermedades, lo que ayudaría de forma importante a su prevención y control.

Inmunológicos: La posibilidad de generar anticuerpos en los conejos vacunados con bacterianas o autovacunas podría reducir la incidencia de estos problemas.

Animales portadores: Los conejos enfermos o portadores asintomático de Pasteurella son una fuente de contagio para los demás, por lo que deben ser controlados a su entrada o eliminados de las granjas para reducir la incidencia de la enfermedad

Enfermedades concomitantes: La coexistencia de otras infecciones o parasitosis debilita y sensibiliza a los animales, haciéndolos más susceptibles como ya se ha visto.

B) Factores externos

Ambientales y de manejo

Como se ha podido comprobar hasta ahora, el ambiente en el que se crían los conejos en una granja junto con su manejo intensivo, es quizás uno de los factores predisponentes más importantes en el desarrollo de estas enfermedades, y sobre el que se debe trabajar eficazmente, modificando los sistemas de manejo o las instalaciones para corregir aquellos defectos que puedan conducir al fracaso.

Los factores externos que tienen mayor incidencia en estas enfermedades son aquellos que afectan a la calidad del aire respirado y a su circulación sobre los animales:

Temperatura

Las temperaturas muy bajas (<10° C) o excesivamente altas (>30° C), así como los cambios bruscos de temperatura (+/- 5° C al día), pueden desencadenar alteraciones respiratorias importantes. Se debería trabajar en las granjas dentro del rango óptimo de temperatura ( 1 S-20° C), por lo que a veces hay que recurrir a sistemas mecánicos regulables de ventilación y calefacción o refrigeración en las instalaciones.

Humedad relativa

También aquí hay un margen óptimo de trabajo (60-75 %), que está íntimamente relacionado y depende de los valores de temperatura ambiental; así, los niveles muy altos (>80%) o muy bajos (<50%), favorecerán la aparición de los problemas respiratorios en los conejos, sobre todo cuando la temperatura también es desfavorable.

Para conseguir estos niveles de humedad relativa adecuados en el interior dc las granjas, puede ser necesario utilizar sistemas de humidificación para aumentarla o de calefacción y ventilación para reducirla.

Ventilación

Los mecanismos de ventilación tanto automáticos como naturales, juegan un papel importante para prevenir estas enfermedades, debido a que una ventilación suficiente debe aportar una correcta renovación del aire de la granja que permita retirar los excesos perjudiciales de concentración de amoníaco (>8ppm.) y de CO, y a la vez, proporcionar el oxígeno suficiente para la respiración de los conejos, aparte de sus efectos positivos para regular la. temperatura y humedad ambiental.

Además, es muy importante la regulación de la velocidad del aire sobre los animales para evitar las tan desfavorables corrientes directas de aire frío sobre los conejos.

Densidad de los animales

El hacinamiento de los conejos en las jaulas por encima. de ciertos límites, frecuente en explotaciones industriales actuales, puede ser una causa muy importante de problemas respiratorios, pues aparte de favorecer los contagios bacterianos entre ellos, al estar más próximos, se reduce el volumen de aire disponible por cada animal dentro dc la nave.
Si, además, esa situación se asocia con una temperatura ambiente elevada y una insuficiente ventilación, el problema todavía se agravará más.

Higiene y limpieza

La incorrecta o descuidada limpieza y desinfección de todas las instalaciones de la granja – suelos, fosas, paredes, techos, jaulas, nidales, ventiladores, comederos, silos y tolvas, bebederos y conducciones de agua, etcétera, así como de los materiales utilizados para tratamientos sobre los animales -inyectables, vacunaciones, inseminaciones, etcétera -, pueden ser una causa directa de contagio para los conejos o potenciadotes de las infecciones ya presentes cuando no se utilizan correctamente.

Además, el exceso de polvo en el ambiente de la granja puede resultar
perjudicial, dado que al ser respirado por los conejos, puede ser vehículo de agentes patógenos y provocar lesiones en las vías respiratorias que favorecen las infecciones.

Manejo y estrés

Las situaciones de manejo de los animales -cubriciones, inseminaciones, palpaciones, destetes, tratamientos, etcétera- que provoquen un mayor estrés sobre ellos, los predisponen para sufrir o agravar cualquier enfermedad, dado que merman su capacidad de defensa.

Asimismo, las demás situaciones estresantes que se puedan dar en la granja, a consecuencia de posibles fallos de manejo, producción muy intensiva, accidentes, etcétera, tienen efectos desfavorables similares sobre los conejos.

Nutricionales

La alimentación, generalmente con alimentos compuestos, cuando es deficiente en cantidad o calidad, por defecto de nutrientes esenciales como vitaminas, aminoácidos, minerales, energía, etcétera, puede provocar el adelgazamiento progresivo de las conejas madres y reducir las defensas de los conejos frente a las infecciones, lo que facilitará el desarrollo de las enfermedades.

También un exceso de polvillo en los piensos, al ser respirado por los conejos, podría vehicular gérmenes patógenos y ocasionar lesiones en las vías respiratorias. Además, el agua de bebida, cuando no está suficientemente higienizada, también puede ser un vector de transmisión de patógenos respiratorios.

C) Factores microbianos

Grado de patogenicidad

No todas las cepas de Pasteurella multocida, parecen tener la misma capacidad para colonizar y desarrollar infecciones en los conejos.

Resistencias microbiológicas

El abuso masivo en la utilización de antímicrobianos para combatir estas y otras patologías, ha motivado la creación de resistencias por parte de algunos microorganismos a muchas de esas sustancias químicas.

Conclusiones

A día de hoy, el principal problema de mortalidad y bajos rendimientos en la cunicultura industrial se achaca fundamentalmente a la enterocolitis; las medidas de profilaxis médica se centran en esta patología, sin embargo, a mi juicio, se están descuidando otros problemas patológicos de fondo, como los respiratorios, que podrían ser a su vez causa secundaria. de brotes de enteropatías de mayor gravedad.

Por ello, debemos tratar de mantener los conejos en las granjas con el mayor grado de salud global posible y de esta manera los problemas patológicos esporádicos que les puedan afectar ni serán tan graves ni tendrán tan dificultosa solución.

Conocer el origen y toda la constelación causal de los problemas respiratorios de los conejos, es la base fundamental para establecer unas medidas adecuadas y eficaces de prevención y control de dichos procesos, lo que además nos permitirá ahorrar mucho tiempo y dinero a la hora de enfrentarnos a ellos.

Desde aquí y con este artículo, pretendo recordar, ayudar y animar a todos aquellos que tengan algún contacto con esta especie animal, a buscar las mejores condiciones de crianza para estos animales, que supongan a la vez un trato más humanitario para ellos y una reducción de los problemas sanitarios en las granjas cunícolas.

José M. Lozano
Servicio Técnico Veterinario para Cunicultura
SAPROGAL

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *