27 de abril de 2010 08:03 AM
Imprimir

Dos eslabones asociados en el reclamo ganadero

Con dos días de no mandar hacienda a Liniers, Carbap hizo punta para apoyar el reclamo sindical por despidos en frigoríficos

Una mano lava la otra: como ocurrió en pasajes del enfrentamiento con el Gobierno por las retenciones -todavía sin resolverse- sectores de la producción agropecuaria se apoyan mutuamente con algunos sindicatos, como la Uatre del "Momo" Venegas o los trabajadores de la carne.Ahora el respaldo va desde los productores al sector laboral: entidades de la Mesa de Enlace salieron a respaldar la movilización de los trabajadores del Sindicato de la Carne de Buenos Aires. Estos operarios están en la cuerda floja desde hace tiempo por el cierre de las exportaciones, ahora con una crisis acentuada por la fuerte caída de la faena en las plantas frigoríficas.El paro ganadero por dos días lanzado para el jueves y viernes próximos (este último con una movilización) no tendrá el alcance de los últimos ceses de comercialización emprendidos por el agro, de mayor duración. Y estará acotado a la hacienda con destino a faena (no abarcará la comercialización y los remates de invernada y cría), según aclaró ayer Confederaciones Rurales Argentinas (CRA).En Córdoba, la Confederación de Asociaciones Rurales de la Tercera Zona (Cartez), una de las entidades asociadas en CRA, esperaba para adherirse una definición de la Mesa de Enlace en cuanto a si la medida tendría alcance nacional o sólo se ejecutará en la provincia de Buenos Aires, desde donde Carbap impulsó la protesta en respaldo de los trabajadores de la carne.La aparente contradicción de llevar a cabo una medida de fuerza cuando los precios ganaderos están en franca recuperación, tiene sus fundamentos: la estrategia de la carne barata y de exportaciones a cuenta gotas desde 2006 se expresan ahora puertas adentro de las plantas: 3.200 despedidos, 3.800 empleados de empresas de servicios por contratos temporarios parados y otros 14 mil operarios de la industria frigorífica en garantía horaria, según el sindicato que comanda Adolfo Silvio Etchehun.En la vereda de los ganaderos, las consecuencias no fueron mejores: la política de precios oficial dejó en el camino a unos 10 mil pequeños productores de cría.Coninagro se solidarizó y apoya la protesta que se genera, explicó Carlos Garetto, "como consecuencia de la falta de una política ganadera sustentable y que genere incentivos al productor".Según la entidad que agrupa a productores y empresas de estructura cooperativa, debe impulsarse la retención de vientres y perspectivas de mercados libres, en equilibrio con las necesidades del consumo.Los actuales remezones han hecho que los frigoríficos exportadores-en mejor posición relativa para competir en la compra de hacienda- estén captando faena que por la otra vereda pierden los frigoríficos "consumeros". De allí que aún puedan ingresar en los acuerdos para colocar "baratas" y acceder a los restringidos permisos de exportación.Si la faena nacional cayó en promedio un 25 por ciento, los consumeros se desbarrancaron un 50 por ciento, según evalúan en la industria.Por el lado de los granos, los reclamos comienzan a presionar vía tipo de cambio y el nivel de las retenciones. Por eso hay propuestas para eliminar los derechos para girasol, trigo o maíz y también para una rebaja del IVA en los insumos.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *