27 de abril de 2010 08:14 AM
Imprimir

Llegó el momento de quedarse con el tambo

La recuperación de los precios hace rentable la actividad. El valor de la vaquillona se duplicó en cuatro meses

Hace cuatro o cinco meses hablábamos en estas columnas de la concentración de la producción y de la desaparición de tambos, en especial los pequeños. Semana tras semana se conocía un nuevo remate de vacas lecheras y, de esa forma, se iban retirando productores de la actividad. Hoy nadie abandona el tambo y conseguir vacas lecheras es casi una odisea.Esta semana el precio de las vaquillonas Holando, con buena genética alcanzó los 6.000 pesos, cuando hace sólo cuatro meses su valor se llegó a ubicar en tres mil pesos. Este aumento se explica por la poca oferta de ejemplares que hay en el mercado, síntoma del buen momento que atraviesa el sector.La perspectiva incluso indica que el precio de la vaca para tambo va a seguir evolucionando luego de la gran liquidación de tambos que se registró durante el periodo 2008 y 2009. Hoy, los productores que lograron sostenerse en el negocio lechero sonríen ante las buenas perspectivas que ofrece el mercado.Para la liquidación de abril se ha confirmado un nuevo aumento a los productores, lo que reafirma la tendencia alcista que se observa desde comienzo de año.Qué cambio. Las razones para esta coyuntura son varias; por un lado está la inesperada firmeza de la demanda internacional y los altos precios que se están pagando en el exterior; también hay un importante crecimiento del consumo interno pese a los aumentos que han soportado los lácteos desde enero. De hecho, esta semana el Gobierno autorizó aumentos a las dos empresas más importantes, Sancor y Serenísima, que varían desde dos por ciento para los productos básicos hasta 19 por ciento para los premium.Esta nueva situación que vive el sector lechero ha impulsado a grandes y a chicos a revisar sus estrategias. Los pequeños productores no se deshacen ya de rodeos completos, e incluso están buscando la forma de aumentarlos en la medida de sus posibilidades. Los productores más grandes están saliendo al mercado a buscar, de cualquier forma y a cualquier precio, vacas lecheras y de buena genética. Por lo que no se puede decir a ciencia cierta cuál será el techo del precio de las vaquillonas Holando.Otra buena señal del actual momento lechero es el gran número de interesados en adquirir Milkaut; una verdadera batalla se está produciendo por comprar una de las empresas más grandes del segundo pelotón de lácteas del país. El creciente número de candidatos revela que las expectativas de los actores del sector, e incluso de algunos jugadores externos, son altas y ven la actual coyuntura como algo a sostenerse en el tiempo.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *