28 de abril de 2010 14:14 PM
Imprimir

Este año van a destrabarse las inversiones para el agro

La rama agropecuaria de la química Dow en Argentina inauguró ayer la ampliación de una planta que debió ser terminada en 2009. Pero la crisis internacional retrasó la inversión de u$s 12 millones con la que Dow AgroScience culminó las obras que le permitirán crecer en el mercado de los llamados fitosanitarios –herbicidas, insecticidas y fertilizantes– especialmente en las ventas de glifosato, el agroquímico más usado por el agro.

Dow espera saltar del 4% al 12% de participación en ese mercado a nivel local, y aumentar sus exportaciones del producto a Uruguay, Paraguay, Chile y Bolivia desde el puerto San Lorenzo, en Santa Fe, donde están las instalaciones. Hoy, el principal jugador en el mercado local es Atanor, único que produce glifosato íntegramente en el país.

En términos de ventas, la expectativa es alta porque este año mejoraron las perspectivas de un negocio que “crece gracias a las lluvias”, indicó Rolando Meninato, presidente de Dow Argentina.

–¿Volvieron las inversiones en el sector agropecuario?

–En el último tiempo hubo empresas que decidieron hacer esperar sus inversiones para ver qué pasaba, por la crisis y porque la sequía ocasionó pérdidas millonarias en el sector agropecuario. Pero los mejores precios y las lluvias están reanimándolas.

–¿También ese fue el caso de ustedes?

–La inversión en esta planta se atrasó unos tres o cuatro meses, por los problemas financieros globales. Tuvimos parada la ampliación, pero ya está operando.

Dow completó recientemente otra ampliación en la provincia. Se trató de una planta de semillas en Venado Tuerto, que le costo u$s 4 millones. La firma posee fábricas también en Buenos Aires, en Bahía Blanca, Colón y Zárate.

–¿Tienen más proyectos en carpeta para la Argentina?

–Estamos mirando ahora hacia inversiones más chicas como nuevas formulaciones de herbicidas e insecticidas. Estamos atentos también a la evolución de la superficie cultivada con maíz, viendo potenciales inversiones en genética.

–¿El avance del canje de deuda nacional mejora las condiciones para invertir?

–Es un factor positivo después de la incertidumbre que generó la discusión por el uso de las reservas para pagar la deuda, que hizo ruido en una compañía como la nuestra. Es reconocer que hay que honrar la deuda que había quedado pendiente.

La facturación del sector agro de Dow en la Argentina fue de u$s 250 millones en 2009. Si se suman las ventas desde la Argentina a los países del Cono Sur, se adicionan u$s 100 millones, lo que, en conjunto “representa cerca del 10% de la facturación global” del segmento agropecuario de Dow a nivel mundial, indicó Meninato, quien agregó que, con la ampliación de la planta, esperan que ese monto aumente hasta los u$s 420 millones.

–¿Cuáles son sus estimaciones de crecimiento global para el mercado interno?

–Estimamos que las ventas crecerán 15% respecto del año pasado. En el caso del glifosato, hubo entre 25 y 30 millones de litros que se dejaron de aplicar por la sequía. Este año el nivel se va a recomponer.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *