29 de abril de 2010 09:39 AM
Imprimir

Usaban como pantalla dos plantas de acopio para vender cereal en negro

La Afip Río Cuarto detectó la comercialización irregular de 150 mil toneladas de soja y maíz. Están involucradas tres cerealeras de Oliva y Corralito. Un contador y dos empresarios habrían sido detenidos

La Afip Río Cuarto desbarató las maniobras de comercialización en negro de granos a tres importantes cerealeras de la región, que además de la utilización de empresas fantasmas, alquilaban dos plantas de acopio en desuso como pantalla para llevar adelante las maniobras de evasión.
En los procedimientos realizados días atrás, unos 60 agentes de la Afip local detectaron la comercialización en negro de 150 toneladas de soja y maíz, que representan una evasión de 140 millones de pesos en tres grandes empresas cerealeras, en el marco de una investigación que implicó el allanamiento de once domicilios de las localidades de Oliva y Corralito.
Alfredo Collosa, una de las máximas autoridades de la Regional Río Cuarto de la Administración Federal de Ingresos Públicos, que los allanamientos fueron dispuestos por el juez federal de Villa María, Mario Garzón, donde se secuestraron elementos centrales para determinar las maniobras de evasión en el pago de Ganancias e IVA en la comercialización irregular de granos.
El Juzgado Federal a cargo de Garzón habría dispuesto en las últimas horas de ayer la detención de un contador y dos empresarios cerealeros de Oliva acusados de “asociación ilícita”. Ayer también se habría realizado un allanamiento en calle Progreso al 400 de Villa María y estarían previstos otros para la jornada de hoy, confiaron fuentes seguras.
Collosa explicó que se secuestraron elementos que dan cuenta de la apropiación de claves fiscales de terceras personas, así como también la existencia de cheques y valores de terceros en propia cartera, que significan el retorno del dinero de parte de los proveedores inexistentes.
Fuentes seguras sostienen que sería una de las primeras ocasiones que los sabuesos pueden detectar la presencia en el lugar de claves fiscales o “prestanombres” de sujetos insolventes y sociedades fantasmas para ocultar los verdaderos operadores y, de este modo, obtenían créditos fiscales falsos, en la deducción de los impuestos a las Ganancias e IVA.
El funcionario de la Afip confirmó que las firmas investigadas arrendaban dos plantas de acopio completamente en desuso, para utilizarlas como pantallas con el fin de hacerse de mayores cantidades de cartas de porte y poder así movilizar el cereal comercializado en negro.
De acuerdo a los procedimientos realizados por los sabuesos, junto a la Policía Federal de Villa María, se pudo determinar la presunta participación de un importante grupo de empresas y profesionales cuya base de operaciones se encontraba en la zona rural del departamento Tercero Arriba.
Se indicó que “también se obtuvo una significativa información sobre un sinnúmero de productores agropecuarios que, al realizarse los allanamientos, estaban comercializando de manera ilegal su producción”.
En función de la gravedad de las maniobras detectadas, la Afip local interdictó sin derecho a uso 1.812 toneladas de cereal en negro encontrado en el momento de los procedimientos, equivalente a un valor aproximado de $ 1.500.000.

Relevamientos de existencias

Por otra parte, la Afip también realizó procedimientos de existencias mediante la metodología de cubicaje en ocho plantas de acopio ubicadas en las localidades de Tío Pujio, La Playosa, Colazo, Pozo del Molle, entre otras, donde se detectaron aproximadamente 16 mil toneladas de cereales y oleaginosas sin la correspondiente documentación respaldatoria.
Se informó que estos granos estarían destinados presuntamente a la comercialización marginal. Estas actuaciones serán objeto de fiscalizaciones e instrucciones sumariales para la aplicación de ajustes impositivos y sanciones pertinentes.

En plena campaña

Durante las últimas semanas de marzo, la Afip Río Cuarto detectó más de 10 mil toneladas de granos que iban a ser comercializados en el mercado marginal.
En los procedimientos efectuados por la División Fiscalización Agropecuaria de la Regional Río Cuarto en seis firmas acopiadoras del sur de la provincia detectaron que el 30 por ciento del cereal almacenado no estaba registrado, por lo que iba ser comercializado evadiendo el pago de impuestos.
La valuación de las 10.400 toneladas alcanza a valores del mercado los 7,5 millones de pesos, más los ajustes fiscales, que corresponden a los impuestos de Ganancias e IVA.
Del total de mercadería incautada, 6,2 millones de toneladas eran de soja, 2,7 millones de trigo y 1,5 millón de toneladas de maíz.
A la par de los controles sobre la existencia de granos que se comercializan al margen de la legislación, la Afip detectó que en las seis firmas acopiadoras controladas se detectó el 20 por ciento de trabajadores en negro. De 40 trabajadores que estaban cumpliendo tareas en estas empresas, se detectó que ocho no estaban registrados.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *