30 de abril de 2010 08:18 AM
Imprimir

Islandia lucha por la exportación de carne de ballenas

Reykjavik.- Las posiciones en la disputa por la prohibición mundial de caza de ballenas se vuelven a endurecer: cuando falta alrededor de un mes para la reunión anual de la Comisión Ballenera Internacional (CBI), Islandia insiste categóricamente en su derecho a la exportación de carne de cetáceos.

El funcionario responsable de la caza de ballenas en Islandia, Tomas Heider, rechaza de plano una propuesta de compromiso de la presidencia de la CBI, que prevé la prohibición de las exportaciones a cambio de un limitado permiso de capturas."Estamos totalmente en contra de una prohibición del comercio internacional. En tanto esté vigente, no estamos dispuestos a negociaciones sobre la limitación de nuestras capturas", dijo hoy Heider a la agencia dpa.La semana pasada, ambientalistas y protectores de los animales bombardearon con críticas diametralmente opuestas la propuesta de la CBI. "La propuesta es una capitulación ante los países balleneros", sostuvo la portavoz de la organización Pro Wildlife, Sandra Altherr.Con la reacción islandesa se perfila también para la sesión anual de la CBI de junio en la ciudad marroquí de Agadir una repetición del ritual de negociaciones, en el fondo sin resultados, que todos los años se produce en la reunión de la organización.Japón y Noruega, los otros dos países balleneros, reaccionaron de una manera totalmente diferente: mientras que los japoneses se manifestaron cuidadosamente optimistas frente a la propuesta de compromiso de la presidencia de la CBI, desde Oslo trascendió que no se espera ningún acuerdo.Tras las categóricas declaraciones de Reykjavik, aumentó la probabilidad de que la reunión se encamine de nuevo a no llegar a ningún acuerdo.Sin embargo, Islandia, como candidato a ingresar a la Unión Europea (UE), tiene un mayor interés en poner fin a la disputa sin fin sobre la caza de ballenas."Si lográramos un acuerdo en la CBI, se facilitarían las negociaciones con la UE", dijo Heidar.Pero la exportación de carne de rorcual por parte de Islandia, algo muy controvertido a nivel internacional, es un obstáculo en el camino hacia un acuerdo.En los países de la UE está totalmente prohibida la exportación de carne de rorcual y en Holanda esta medida ya hizo que se confisque un contenedor que iba de Islandia a Japón.Que se estén presentado dificultades para vender la carne de ballena en el Lejano Oriente es algo que no hace tambalear la posición islandesa. Se trata de una "cuestión de principios", sostuvo Heidar. "Necesitamos el ingreso y los empleos".Frente a Islandia se cazan desde 2006 de nuevo rorcuales y ballenas enanas. El país argumenta que las poblaciones ya no están más en peligro.Al contrario: la gran cantidad de ballenas son para la industria pesquera una competencia, ya que son consumidores de otros habitantes marinos

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *