3 de mayo de 2010 08:18 AM
Imprimir

Búfalos: una alternativa potencial para los tambos en riesgo

Desde su introducción en el país, los búfalos encontraron en las provincias del norte un ambiente propicio para la explotación ganadera extensiva. Es en Formosa, Chaco o Corrientes donde se concentran los rodeos más grandes, que se orientan a la producción de carne mientras se desaprovecha el potencial lechero de la raza por las limitaciones propias del ambiente y la inexperiencia de los productores en esa materia.

Desde su introducción en el país, los búfalos enc
Con el objetivo de impulsar la lechería bubalina, en la Escuela Granja de Esperanza, dependiente de la Universidad Nacional del Litoral, desarrollan un programa experimental para generar un “know how” que permita expandir la actividad. Y, en segunda instancia, también aprovechar la infraestructura de la institución para elaborar muzzarela de búfala, un producto con grandes posibilidades en el mercado mundial.
“En toda la zona donde está desarrollado el búfalo hoy les resulta sumamente complicado encarar proyectos de este tipo”, precisó el ingeniero agrónomo y miembro de la Asociación Argentina de Criadores de la raza, Bernardo Alemán, quien lleva adelante la iniciativa junto al médico veterinario, Eduardo Baroni, con la colaboración de los productores formoseños Laura y Bernardo de Hertelendy (que prestaron los animales).

El trabajo se realiza con 10 hembras que llegaron preñadas a la escuela y que desde hace más de un mes pasan a diario por el tambo para ser ordeñadas. Cada una entrega entre 3 y 6 litros de leche antes de retornar con su bucerro (así se denomina al ternero de la raza). Son animales que provienen del monte formoseño, por lo que el trabajo también consiste en acostumbrarlos al contacto con las personas.

“Toda la logística que requiere un tambo es mucha y aquí está al alcance de la mano mientras en el norte difícilmente eso se pueda desarrollar”, explicó Alemán, para señalar que “el futuro lechero del búfalo está en esta zona”.

Baroni, por su parte, explicó que “este proyecto de investigación tiene un fin con responsabilidades, que es publicar todo lo actuado. Para ello se requiere apoyo económico serio, para que pueda tener continuidad. Por ahora se está armando y posicionando en función de buscar recursos y darle sustentabilidad”.

“Creemos que hay muchos tambos que ya no son viables, por diferentes motivos, para la lechería bovina”, señaló el referente de la Asociación Argentina de Criadores de Búfalos, y remarcó la posibilidad de que esos establecimientos encuentren en los animales de origen asiático una salida rentable.

La muzzarela de búfala es considerada una “especiality” (todo lo contrario de una “commoditie”) y la producción mundial no alcanza para abastecer una demanda cada vez más creciente. Argentina, en tal sentido, corre con algunas ventajas respecto de los principales países productores y consumidores.

“El búfalo es poliestrico estacional; es decir que entra en celo cuando empieza a refrescar o a disminuir la luz solar. Y eso sucede en contraestación respecto del hemisferio norte, que es el gran consumidor de muzzarella y los lácteos”, dijo Alemán. Gracias a ello, agregó el agrónomo, los productores argentinos podrían producir con costos mucho más bajos que, por ejemplo, los italianos (líderes en la materia) “porque ellos tienen que desestacionalizar la búfala, lo que les cuesta disminución en producción y tienen serios problemas para hacerlo fuera de temporada”.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *