4 de mayo de 2010 08:09 AM
Imprimir

Primer Encuentro Provincial de Profesionales Tamberos de Santa Fe

Más de 200 tamberos y 23 docentes (algunos con sus esposas e hijos) llegaron al INTA Rafaela para vivir una mañana productiva. El día no podía ser mejor y el espíritu de reencuentro invadió las actividades propuestas.

Empezó con las bienvenidas de las autoridades presentes y siguió con una charla sobre el valor de ser tamberos a cargo de Fernando Preumayr y un trabajo grupal en el que los tamberos valoraron las transformaciones vividas a partir de su participación en el curso, lo que falta y lo que significa ser un Profesional Tambero hoy. En el cierre, además de almuerzo compartido y sorteos, hubo un video testimonial que emocionó a todos.

Con la presencia del director del INTA Rafaela, ingeniero Carlos Callaci, que les dió la bienvenida enfatizando el valor de la palabra profesión en función del desarrollo de la vocación, del ex presidente de la Sociedad Rural de Rafaela, doctor Juan Inwinkelried, quien desde su cargo acompañó el lanzamiento de esta propuesta en la zona de Rafaela allá por el 2007, de Gabriela Pérez, del Ministerio de la Producción de la Provincia de Santa Fe y de la Ing. María Rosa Scala, coordinadora del Proyecto Lechero del Centro Regional Santa Fe del INTA, se realizó la apertura esta mañana del Primer Encuentro de Profesionales Tamberos de la Provincia de Santa Fe.

El director de la Experimental hizo hincapié en la alegría por el logro compartido, Inwinkelried recordó la demanda general de capacitación de la mano de obra de los tambos y la profesionalidad de la respuesta del INTA para organizar estos cursos, que ya cuentan con más de 1.600 graduados en el país y casi 800 en nuestra provincia, Pérez, como funcionaria de gobierno, habló de la importancia de la lechería para la gestión provincial y en este marco, de los que "ponen el lomo" haciendo el trabajo del tambo.

La aventura de aprender

En este concepto se centró la charla de Fernando Preumayr, conocido especialista en recursos humanos del sector y colaborador de publicaciones agropecuarias en este tema. El aprendizaje, como una aventura que implica meterse en lugares donde uno no ha estado antes y el sentido del trabajo, fueron los ejes sobre los que pivoteó su conversación. El juego entre conocer y hacer, la importancia de las creencias en los resultados conseguidos, la escucha como modo de entender desde dónde piensa el otro para poder hacer juntos y coordinar acciones, fueron algunos de los temas compartidos con los tamberos.

Resaltó el valor de un trabajo complejo y de la especialización que implica ser tamberos, conceptos que luego, en el video de cierre, Erika López y Raúl Gómez, como representantes de los tamberos profesionales, se encargarían de poner en palabras desde la propia experiencia de graduados.

Te lo digo porque sé

Esta frase, reiterada entre los tamberos durante el trabajo en grupos y también por los protagonistas del video final, rescata la esencia del planteo de este curso, que desde que se imaginó, superó el objetivo del entrenamiento para proponerse como un espacio en el que el conocimiento sea la puerta de ingreso a una nueva forma de percibir y valorar la actividad. Las respuestas de los grupos que trabajaron en el parque del INTA esta mañana dan cuenta con creces de esta transformación: los tamberos reconocen que El Profesional Tambero les sirvió para "darse cuenta", comprender los procesos del tambo, la reacción de los animales, de dónde surgen los problemas cotidianos con los que se enfrentan, la importancia de los tiempos y de darle confianza a los demás para que prueben y poder delegar. "Ahora puedo hablar con cualquiera y explicarle mi punto de vista sin vergüenza, y discuto si creo que tengo razón", y "cuando hay un error, en lugar de buscar culpables, buscamos soluciones" Los tamberos reconocen que lo que más cambió los resultados fue el aprender a trabajar en equipo, discutir los caminos posibles, conversar, compartir el conocimiento en el equipo chico. "Ahora falta que los productores también hagan el curso", se escuchó en varios grupos.

Plantearon la dificultad de implementar algunos cambios para los que dependen de los productores, seguir discutiendo formas de organizar el descanso en una actividad que consideran sacrificada a pesar del cambio sustancial en las condiciones de trabajo de los últimos tiempos, seguir capacitándose.

El orgullo de ser Profesional Tambero

Las respuestas a la pregunta ¿qué es para usted ser un profesional tambero? rondaron por el valor de nombrarse como profesional como cosa impensable hace sólo un tiempo, el sentirse respetados a partir de haber hecho conciente la importancia social de su trabajo. "Entendimos que la calidad de la leche nace en nuestras manos, que somos un eslabón muy importante en esta cadena, que les cuidamos el patrimonio a los productores". A uno de los técnicos que coordinaban los grupos se le ocurrió preguntarles si harían otra cosa por la misma paga, y la respuesta fue un contundente no. "Antes me daba vergüenza decir que era tambera, ahora lo digo con orgullo".

De dónde vinieron

Más de 400 km y 4 horas de viaje recorrieron recorrieron los tamberos de Venado Tuerto para estar esta mañana en el INTA. Vinieron grupos de Calchaquí, Sunchales, Moises Ville, Raquel, Humberto, San Guillermo, Villa San José, Gálvez, Carlos Pellegrini, Rafaela, San Cristóbal, Nelson, Sastre, Cañada Rosquín, Colonia Alpina, Ambrosetti y Rafaela.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *